jueves, 27 de noviembre de 2008

La eficacia de una religión radica en lo que se predica, no en lo que se practica

Los Conjurados de Roma (2007)«-¿Dios lo querrá así? -murmuró Jorge con una irónica sonrisa.

Viviani lo miró entre la oscuridad.

-¿Dios? -repitió en profesor con el mismo tono socarrón; y encogiéndose de hombros añadió-: Pues, vaya uno a saber, mi querido Jorge. Pero, ahora que lo mencionas, tu pregunta me ha recordado un viejo cuento que hablaba de eso ¿Quieres escucharlo?

Jorge asintió gustoso y, mientras se descolgaban las últimas gotas de lluvia y el cielo empezaba a escampar, Viviani contó la historia de un comerciante llamado Giannotto hombre de gran fe y rectitud que traficada sedas en los mercados de París. Giannotto tenía un amigo judío, Abraham, negociante en el mismo rubro, a quien apreciaba mucho por su honradez y lealtad. Sin embargo, se condolía de que un alma tan noble hubiese extraviado el camino de la verdadera religión, y a raíz de ello empezó a rogarle que abandonara el judaísmo y se convirtiera a la fe cristiana. No obstante, pese a los ruegos de su amigo, Abraham se mantenía en sus trece, pero Giannotto insistía tanto y hablaba con tal dulzura acerca de las bondades del cristianismo, que el judío, abrumado con las palabras de su colega, terminó aceptando un pequeño trato: “Muy bien -concedió-, puede que me convenza de tus razones, pero antes de convertirme quisiera ir a Roma y ver a ese que vosotros llamáis el vicario de Dios en la Tierra. Si sus obras logran persuadirme de la superioridad de tu religión, te prometo unirme a ella de corazón, pero si no es así, continuaré siendo judío como hasta ahora”.

-Imagínate -dijo Viviani mientras eludía unos charcos de lodo-, al oír aquellas palabras, Giannotto se dio por perdido. Si Abraham marchaba a Roma, pensó, vería por sí mismo la endemoniada y licenciosa vida que llevaban la mayoría de los clérigos, y eso, naturalmente, lo espantaría de cualquier posible conversión. Trato de persuadirlo y evitar aquel viaje, pero el judío ya había tomado una decisión y pocos días después marchó hacia Roma.

Una vez en la Ciudad Eterna, continuó el profesor, Abraham caminó por sus calles, preguntó a la gentes y escuchó los más variados testimonios. Supo de las costumbres de Papa, de los cardenales, obispo y prelados, y tras algunos días llegó a la conclusión de que la mayoría de ellos vivía entregada a lujos inauditos y placeres vecinos a la depravación. También observó que la envidia, el interés y la avaricia eran moneda corriente en aquel lugar, que los obispados y los cardenalatos se vendían al mejor postor, y que los sitios más visitados por la clerecía eran las tabernas y las casas de putas. Aquello, desde luego, impresionó hondamente al judío, quien creyó haber visto lo suficiente y poco después regresó a Paris.

- Naturalmente, Giannotto lo recibió consternado. Sabía de antemano que el judío, tras haber visto las numerosas infamias y podredumbres que cobijaba la ciudad de Roma, no sólo renegaría del cristianismo, sino que lo acusaría de mentiroso y falsario. No obstante, se animó a preguntarle acerca de su viaje y qué opinión le habían merecido el Papa, los cardenales y la corte romana en general. Por su puesto, Abraham no lo pensó dos veces y le respondió que había hallado una ciudad enviciada y corrupta, un antro digno de los peores criminales, y que a su juicio, antes que el centro de la cristiandad, Roma semejaba la antesala del infierno.

El profesor se demoró un instante, escurrió algunas gotas de agua que caían de su sombrero y sentenció:

-Sin embargo, el judío resolvió convertirse.

Con un gesto de sorpresa, Jorge preguntó:

-¿Convertirse? ¿Pero por qué?

-Pues muy sencillo, amigo mío: le dijo a Giannotto que si la religión cristiana aún perduraba y seguía creciendo pese a las muchas aberraciones del clero y a los infinitos crímenes, robos y violaciones que perpetraba la Iglesia, debía ser porque evidentemente estaba protegida por el Espíritu Santo...

Jorge sonrío en medio de la oscuridad y celebró lo ingenioso del relato.

-No es mío -se apresuró a revelar Viviani-. Lo cuenta Boccaccio en el Decamerón.

-Pues, vaya que parece actual -observó el muchacho meneando la cabeza».

Los Conjurados de Roma (2007)
[Extracto del libro escrito por Miguel Betanzos]

Enlace permanente

PensadorMiguelBetanzos

······Entradas relacionadas:


3 comentarios:

Marcelo dijo...

Lo que cito a continuación es algo que escribí en relación a este tema y como respuesta a los mismos y paupérrimos argumentos de quienes han cedido su responsabilidad y autonomía de pensamiento:

"A la iglesia la hacen los hombres y fundamentalmente sus líderes que manejaron y manejan el rebaño a su antojo (yo diría seres humanos, pero también el patriarcado y el machismo son adorados en esa institución)... La iglesia no es algo abstracto, o que está en el aire, es como cuando ustedes dicen que condenan la homosexualidad pero no a los homosexuales, da la casualidad que la homosexualidad se concreta en las personas y no es el pecado quien para ustedes va al infierno y al castigo eterno.
Cuando el líder de su institución predica la humildad y su vestimenta es más cara que mi casa y tiene una flota de autos de superlujo a su disposición y no va con los pobres entre los más pobres (todo lo contrario) como lo hacía el que dicen representar, y vive rodeado de oro que robaron después de masacrar a las culturas aborígenes americanas, y predican el amor al prójimo pero sus líderes apoyaron por acción u omisión al nazismo y las dictaduras americanas (de hecho, lo mismo que hicieron con el holocausto indígena americano) como lo hicieron y hacen con la terrible guerra e invasión de EEUU a Irak (aunque muestren con discursos más que tibiecitos lo contrario), y quemaron en la hoguera a inocentes, atrasaron el conocimiento científico siglos!!!, sin mencionar el hecho de que se hacen llamar "santos padres", y mientras el mundo se caga de hambre ellos viven en la opulencia etc, etc, etc... Y puedo seguir prácticamente hasta lo interminable, y si vos no tenés la menor idea de historia o de prácticamente ninguna ciencia por lo que demostrás una y otra vez, no es mi problema, informate, cultivate, estudiá, porque lo único que hacen ustedes es defender lo indefendible y terminar todavía más en evidencia. Cada vez que he planteado un tema como corresponde no fueron ni son capaces de refutar UNA SOLA CUESTIÓN con argumentos basados en el más mínimo sentido común. Yo puedo fundamentar lo que digo y que ustedes se encargan de exigir sin la menor verguenza, aunque por una cuestión lógica y razonable (cosa que no se si entiendas) de espacio y dinámica del propio foro se hace imposible. Pero de acá en más les voy a pedir a ustedes que fundamenten todas y cada una de las cosas que dicen a ver que hacen, porque hasta ahora no pudieron con UNA SOLA.. Y hay cosas que no posteo por respeto y cierta pena a la gente que los sigue con la mejor de las intenciones, pero no te puedo explicar la cantidad de material bibliográfico e interdisciplinario que tengo en relación al accionar horroroso de la institución iglesia a lo largo de la historia y en el presente."

Y quiero felicitar a Bayo por este excelente Blog... Saludos.

Ser Pensador dijo...

Hola Marcelo:

Agradezco tu felicitación y comentario. Has sido un gran aporte al tema y espero que te animes a comentar en otros. Quedas cordialmente invitado a hacerlo.

Saludos,

Bayo

eyruths dijo...

hola soy syndyx y quiero saber si alguien sabe como leer el libro completo de los conjudadores de roma pues no me da la opcion,nunca he leido uno y en vez de pensar en como hacer cosas malas no me quiten la idea de mejor interesarme por la lectura gracias respuestas eyruths@hotmail.com