lunes, 12 de enero de 2009

El sistemático desprecio humano hacia las otras especies es vergonzoso

Crudo fragmento del documental Earthlings que pretende concientizar sobre las crueles condiciones generadas por las industria alimenticia hacia los animales.



Earthlings (2003)
[Fragmento del documental]
Ver aquí documental completo

Enlace permanente

······Entradas relacionadas:


3 comentarios:

Justo S. dijo...

Imágenes espeluznantes; no he podido resistir hasta el final. A quien estas secuencias lo dejan indeferente, puedo atestiguarle un deterioro psíquico muy serio, y quien pretenda desconocer esta realidad, miente.
Soy vegetariano por convicción, pero no es mi intención misionar en este terreno; estoy convencido de que la humanidad, por necesidad o para satisfacer su apetito, siempre seguirá consumiendo proteinas animales; sólo espero que, algún día, sepamos asumir sin compromiso la responsabilidad que hemos adquirido con estas pobres criaturas, y les ofrezcamos unas condiciones “mínimas” de vida, de acuerdo con su naturaleza.

Bayo dijo...

Hola Justo:

Te encuentro la razón. Sólo quiero agregar lo siguiente: que la responsabilidad hacia las demás especies y hacia nosotros mismos se ha perdido con la codicia (bien personal por sobre el común), porque no me cabe duda que si el fin no fuera ganar más dinero, todo sería muy distinto. Por ejemplo (por dar una idea a la necesidad de consumir proteinas animales), en el caso del video, me imagino alimentándonos sólo de animales que mueren de viejos y que han tenido una vida sin sufrimiento.

Muchas gracias por tu comentario.

Saludos.

Bayo

El Primo Ralsa dijo...

Estoy de acuerdo en que el trato a los animales no ha de ser gratuitamente cruel, pero opino que se está llevando en ocasiones el tema a un punto cuasi (o sin cuasi) fundamentalista, y no me refiero al caso presente, aclaro. EL consumo de animales ha sido (y va para los amantes de la falacia naturalista) parte de la naturaleza humana y del propio reino de la vida. Pretender construir un mundo sobre equívocas premisas pseudomorales que pretenden igualar en derechos a cualquier animal y a los humanos despreciando la propia naturaleza y el propio desarrollo social y cultural de la humandidad prescindidiendo de ganadería y pesca me parece un absurdo y cercano a la ciencia ficción más pesimista de "Demolition Man". Creo que es una derivación absurda del más acomodado hombre civilizado al que le sobra tiempo y recursos para pararse a pensar en que hay que eliminar ganadería pesca y pastoreo para mayor gloria de su conciencia al precio que ello suponga, y, por favor, dejémonos de utopías fascistas vegetarianistas. Desde el punto de vista del mismo un matadero de una ciudad de millones de habitantes es abominable, pero una desangración de una res por parte de los masai se puede presentar como un hecho cultural y antropológico digno. ¿Por qué estas distinciones? Y si también ve nefasto y salvaje la costumbre masai... ¿qué hacemos con la propia naturaleza del hombre, que obivamente forma parte de la misma? No me confundan, crueldad nunca, pero admitámoslo... es bastante difícil establecer una línea objetiva y menos cuando se a creado un activismo dogmático al respecto.