viernes, 23 de enero de 2009

La televisión no fomenta que los niños piensen por si mismos

René Avilés FabilaComo no quisieron pagarle sus servicios, el flautista, furioso, decidió vengarse raptando a los niños de aquel ingrato pueblo. Los conduciría por espesos bosques y altas montañas para finalmente despeñarlos en un precipicio. Sus padres jamás volverían a verlos. Para ello no era suficiente su flauta mágica, sino algo más poderoso. Optó entonces por prender el aparato televisor: los niños encantados lo siguieron hasta su perdición.

El flautista electrónico de Hamelin
[Cuento de René Avilés Fabila]

Enlace permanente

PensadorReneAvilesFabila

······Entradas relacionadas:


1 comentarios:

Guillermo Vergara dijo...

parece que no solo se lleva a los niños, si no que a la sociedad completa!