lunes, 26 de enero de 2009

Las personas desorientadas buscan líderes que los protejan

Interesante cortometraje de la canadiense Naomi Klein que hace reflexionar sobre como a través del shock se fuerza a la gente a ser obediente. Un trauma colectivo, una guerra, un golpe de Estado, un desastre natural, un atentado terrorista nos hace entrar en estado de shock.



La doctrina del shock (2007)
[Cortometraje de Naomi Klein]

Enlace permanente

PensadorNaomiKlein

······Entradas relacionadas:


2 comentarios:

Marcelo dijo...

Quiero citar este párrafo de un "libre pensador" de nuestros tiempos que habla en relación puntualmente de la religión, de nuestra tendencia a abrazar dogmas y delegar nuestro propio poder a terceros que se convierten en "líderes" de nuestras mentes y nuestras vidas:


¿Qué entendéis por religión, señores? El dogma organizado, la creencia, el ritual, el culto de una persona por grande que sea, el recitar plegarias, repetir los Shastras, citar la Biblia -¿es eso religión? ¿O la religión es la búsqueda do la verdad, de Dios? ¿Podéis encontrar a Dios mediante la creencia organizada? Llamándoos hindúes y siguiendo todos los ritos del hinduismo o de cualquier otro “ismo”, ¿Hallaréis a Dios o la verdad? Lo que yo desacredito no es ciertamente la religión, ni la búsqueda de la realidad, sino la creencia organizada, con sus dogmas y con sus fuerzas e influencias separativas. Nosotros no buscamos la realidad sino que estamos atrapados en la red de las creencias organizadas, de los ritos siempre repetidos. Toda esa historia la conocéis, y yo le llamo desatino, porque se trata de narcótico que distraen e impiden buscar; ofrecen escapatorias, con lo que embotan la mente y la tornan ineficaz.

Krishnamurti.

Bayo dijo...

Hola Marcelo:

¡Qué interesante! Me encantó eso de las "creencias organizadas".

Yo pienso que pueden haber tantas religiones (creencias) como seres humanos. Sin embargo, qué difícil es para un ser humano no ser parte de la "creencia organizada" del lugar donde nació, ya que desde que nace las personas que lo rodean le fomentan esa creencia ... ¡desde que nace!

Es un círculo muy complicado de romper. Algunas personas, pueden salirse de ese círculo, como yo, sin embargo, y a pesar de lo feliz que me hace haber salido, es muy triste el rechazo que siento de la mayoría de gente y de hasta mi propia familia.

Saludos.

Bayo