martes, 19 de mayo de 2009

Existe una manera natural de explicar el fenómeno religioso

Daniel Dennett«Entrevistador: ¿No es un provocación recurrir a Darwin para llegar a Dios?

Daniel Denett: Desde el primer momento tuve la sensación de que me estaba metiendo en territorio vedado, pero no he querido buscar la provocación. Lo que yo sugiero es que hay una manera natural de explicar el fenómeno religioso, sin ese halo de supernaturalidad con el que se reviste siempre. En pocas palabras, que la religión surge como producto de la evolución biológica y cultural de la especie humana, como aparece el lenguaje y la música. No creo que esto pueda resultar insultante. He intentado ser respetuoso y cortés con los creyentes, pero he procurado ser honesto y directo también. ¿Por qué no voy a poder escribir sobre la religión con el rigor con el que he intentado escribir sobre otros asuntos? ¿Por qué no se puede hablar de las Iglesias como se habla de los partidos políticos o de las corporaciones? Hay mucha gente interesada en mantener el conjuro, en preservar la religión en el terreno mítico y sagrado, y condenar cualquier aproximación filosófica o científica.

Entrevistador: Usted ha llegado a decir que, desde un punto de vista científico, la religión podría explicarse como se explica el cáncer. ¿No le parece una comparación hasta cierto punto ofensiva?

Daniel Denett: Por esa analogía me he ganado unas cuantas críticas. Pero la suscribo y reitero: a veces, la religión se comporta como el cáncer; a veces, alcanza formas tóxicas que se propagan por las comunidades humanas y arruinan la vida de la gente. Por eso creo que la comparación con el cáncer es bastante atinada: no tenemos más que ver lo que ocurre con el fundamentalismo en nuestros días. Pero no quiero decir que siempre se comporte así: la religión puede también tener efectos beneficiosos. Lo que no admito es que me critiquen, como ha hecho el antropólogo David Sloan Wilson, alegando que para poder analizar un asunto tiene que gustarte apasionadamente. Yo me pregunto: ¿los investigadores del cáncer tienen que estar maravillados por los progresos y la capacidad de reproducción del cáncer? Yo he conocido a un par de ellos, y lo que tienen es un profundo respeto por su objeto de estudio. Lo mismo he procurado hacer yo. No soy una persona religiosa, pero me interesa la religión como objeto de estudio.

Entrevistador: Y díganos, ¿por qué tanta gente cree en Dios?

Daniel Denett: La buena razón, la razón feliz diría yo, es que los hombres piensan que creyendo en Dios van a ser más buenos, que abrazando una religión va a ser más fácil apartarse del mal. La otra razón, más prosaica, es que hay gente que necesita encontrarle un sentido a la vida más allá de lo que hace, y la manera más fácil es uniéndose a una Iglesia: así formas parte de algo mayor que tú, de la mayor historia jamás contada.

Entrevistador: Usted se educó como protestante, ¿cómo y cuándo rompió con la religión?

Daniel Denett: A los 17 años o así perdí toda mi convicción. Pero no fue un distanciamiento fulminante. Mi propia experiencia con la religión me hace sentir una mayor reverencia por mi objeto de estudio. Las ceremonias religiosas me han interesado siempre mucho y, por supuesto, la música que incluyen: mi mujer y yo llegamos a coleccionar música de Navidad de todo el mundo.

Entrevistador: ¿Y su interés por Darwin empezó a gestarse al mismo tiempo?

Daniel Denett: Más o menos. Empezó cuando estaba interpretando un papel en una obra de teatro en la Universidad. Necesitaban alguien con una voz profunda para interpretar a un vendedor de Biblias que pudiera cantar y decir cosas muy reaccionarias, y condenar a Darwin. Digamos que fue mi introducción. Sentí curiosidad y quise saber más sobre él.

Entrevistador: Más de una vez le han llamado fundamentalista darviniano ...

Daniel Denett: Lo que pasa es que no he encontrado a nadie con un argumento más convincente sobre la vida en el planeta. Es más, si tuviera que dar una medalla de oro a la idea más brillante de la Historia, se la daría a Darwin por su teoría de la evolución por selección natural, por delante de pensadores tan importantes como Einstein o Newton. Tal vez no es la idea más profunda o más compleja que se haya tenido, pero sí es la idea integradora, la que unifica el mundo del propósito con el mundo de la materia bruta, o al menos así lo veo yo. Gracias a Darwin es concebible pensar que la vida surgió a partir de cosas no vivientes, que la conciencia ha evolucionado a partir de seres no conscientes, que el mundo ético ha evolucionado a partir de un mundo en el que no existía la ética. La noción del bien y el mal no ha existido por los siglos de los siglos. Algunos pueden pensar que la moralidad es un regalo divino; yo creo que es un producto de la evolución.

Entrevistador: ¿Y la noción de Dios?

Daniel Denett: La idea de Dios aparece por ese atributo humano de querer encontrar un agente o una causa detrás de todo lo que se mueve. Las religiones surgen para explicar todo lo que de otro modo no se podría explicar, y de paso sirven también para reconfortarnos frente al sufrimiento y el miedo a la muerte, y para dar cohesión y unidad a los grupos.
Y las religiones también evolucionan: del estado primitivo, como parte de la cultura folclórica de los pueblos, a las instituciones que todos conocemos. La religión tiene una explicación evolucionista. Darwin sirve para explicar casi todo en esta vida, incluida la noción de Dios. Yo me suelo referir al darwinismo como el ácido universal que atraviesa todos los aspectos de la ciencia, de la cultura, del pensamiento humano y, por qué no, de la religión.

Entrevistador: ¿Condenamos, pues, a la hoguera las teorías del creacionismo y del diseño inteligente?

Daniel Denett: Las ponemos en su sitio y las denunciamos como lo que son: un fraude. Decenas de pensadores y científicos hemos contribuido a ello en este libro que tengo sobre la mesa, El Pensamiento Inteligente. Mi ensayo se titula El engaño del diseño inteligente y cómo se ha perpetrado. Estamos obligados a denunciar lo que no es ciencia y pretenden vendernos como tal. Michael Behe, el autor de La caja negra de Darwin, debe saber toda la evidencia que está suprimiendo, ocultando y manipulando cuando habla de la complejidad irreducible y alimenta la especulación de que hay una mano inteligente diseñando la vida. El auténtico diseño es el de la propia Iglesia para protegerse a sí misma. Ahí está el libro La vida con propósito, de Rick Warren, que lleva vendidos más de 30 millones de ejemplares. Warren es un tipo muy brillante, pero su libro está lleno de falsedades: asume la verdad literal del Génesis y viene a decir, más o menos, que antes del diluvio universal no llovía, que Dios irrigaba la Tierra».

Daniel Dennett
[Extracto de una entrevista de Carlos Fresneda]

Enlace permanente

PensadorDanielDennett

······Entradas relacionadas:


5 comentarios:

It / Señor de Xibalba dijo...

Excelente entrada. Creo que todo nuestro comportamiento (incluyendo las creencias) tiene una explicación lógica y natural y creo que en su momento dichas creencias y las religiones cumplieron con su función. El problema es que ahora ya no son necesarias pero muchas personas se niegan a aceptarlo.

Saludos.

Biodroide dijo...

Mientras se mantenga la humanidad encadenada a las cosas primitivas; que le sirvieron de soporte para ir hacia adelante, jamas evolucionara.
Jamas tomara conciencia de otra nueva conciencia, jamas se dará cuenta que esta pisando algo tan débil, frágil y vivo.
Los dioses han sido un lastre, solo viven, por que el hombre lo permite.

Carlosdu dijo...

Es por eso que Dawkins también la define como el virus de la fe.

La única iglesia que ilumina es aquella que arde.

Clemente Nebreda Blanco dijo...

La Religión,...poder factico.

Ademas de TodoPoderoso Caballero Don Dinero..., otro poder factico que domina a una inmensa parte de la humanidad son las Religiones, estas lejos de contribuir a ejercer un libre pensamiento entre los que a su semejanza todos devieramos ser iguales aún con distintas creencias...lo que más bien inculcan es de ser cada una de ellas la que esta en la verdad de lo moralmente correcto y de el verdadero camino a seguir para conseguir la felicidad ( sin querer entrar a recordar las barbaries, guerras y trajedias que en nombre de ellas en la historia hán acontecido y nos han enfrentado ), me pregunto yo cual es lo verdaderamente correcto para mí..¿??, quizas lo que yo considere necesario para ser y hacer ser a mis semejantes felices..no sea correcto a los ojos de los demas ¿..??, sea así trato de expresarme en mi condición de profano en la matería de saber explicar mis pensamientos a traves de las palabras que con las yemas de mis dedos imprimo esta noche como pensador en el blog, bueno pues sea... mi religión por llamarlo así ya que estamos....consiste en mi relacción de el día a día con el mundo que me rodea..., con la atención.., con el trato..., con el respeto hacia los demas y con lo que yo como persona y con mi calor de ser humano pueda aportar a todas y todos aquellos que me voy cruzando en mi vida cada 24 horas a traves de la rutina que llevamos gran parte de la vida, no creo que en esto tengamos muchas diferencias...,bueno eso sí solamente ponerlo en practica por parte de todas y todos...?,ya sé que no digo ni mucho ni gran cosa, pero así lo que entiendo yo, que la sencillez muchas veces basta, para concluir no me queda casi más que decir, solo que claramente y además con mucha fé, que mi Dios es el día a día...en lo que tu puedas percibir de mí y en como yo te traté a tí, se me olvidaba, de defectos no quiero saber de los de nadie...que de esos bastantes tengo yo.

Salud !!

Clemente Nebreda Blanco

Chary Serrano dijo...

Parece ser que todos los comentarios son en contra.
Sin embargo, yo estoy a favor de la religión. Soy religiosa, practicante, no fanática ni de misa diaria.

Me considero una persona moderna progresista, lo que no está reñido con mis creencias.
Respeto a todo el mundo: a los que creen en algo, a los que no creen en nada, a los que pasan de puntillas y a los que les avergüenza confesar públicamente que creen en una religión.
Llevamos muchos años que parece que confesarse creyente es políticamente incorrecto.

Dice Señor de Xibalba "El problema es que ahora ya no son necesarias pero muchas personas se niegan a aceptarlo".

Sr. para usted no serán necesarias, pero para otros si.
Si hemos alcanzado libertad y democracia, precisamente es
para hacer y dejar hacer a los demás.

Briodroide:
No creo que sea algo primitivo. antiguo, si. Pero antiguedades hay con gran valor y se siguen admirando.
Lastre tampoco.
Y no veo impedimento para ir adelante.

Carlosdu: una iglesia que arde es tan terrible como si ardiera un museo, una biblioteca o una Casa del pueblo.

Clemente Nebrada:
La Iglesia católica a través de los siglos ha hecho verdaderas barbaridades, como las hicieron Reyes, Ministros y señores feudales de todo el mundo. La historia está ahí y no se puede negar.
Pero todo evoluciona.

Estoy de acuerdo en muchas de sus afirmaciones y siempre he dicho que la mejor religión es ser buena persona.
Respetando siempre a los demás, dándodose dia a dia y procurando no hacer daño a nadie.

Eso lo puede hacer un creyente y el que no lo es, también.