martes, 23 de junio de 2009

La economía libre sería justa si se aplicara con responsabilidad

Bayo"Porfirio Cristaldo Ayala, analista económico, en su artículo Desigualdades odiosas, según mi parecer, hace una tendenciosa afirmación al decir que la economía libre es justa.

Por un lado, dice que la riqueza no crece de la nada, que debe ser producida:

La riqueza no crece en los árboles, debe ser producida por el esfuerzo y el ingenio humanos. Toda la riqueza que existe, desde un lápiz hasta un rascacielos, ha sido creada por miles de personas, que invierten y arriesgan sus ahorros y esfuerzos en su producción.

Por otro lado, dice que para optar a mayores ingresos se requieren cierto tipo de características:

Es natural que la producción origine desigualdades, dado que las personas son desiguales en aptitudes, dedicación y voluntad. Pero esas desigualdades se refieren sólo a que algunos obtienen más ingresos que otros por ser más productivos, talentosos, arriesgados. Bajo una economía libre, la desigualdad de ingresos es justa y beneficiosa para la sociedad porque promueve los valores de la productividad y el ahorro. Esa desigualdad debe ser motivo de celebración, pues conduce a los más talentosos y ricos a incentivar a las demás personas a producir con mayor dedicación y esfuerzo. Los ricos se hacen tanto más ricos cuanto más productivos hacen a sus trabajadores, adquiriendo tecnología y procurándoles formación, lo cual beneficia a éstos.

De este segundo texto puede desprenderse que la economía libre es justa, ya que, como dice el analista, los ingresos de una persona dependen de lo productiva, talentosa y arriesgada que es. Sin embargo, si se tiene en cuenta el primer texto, es decir, que una persona obtiene su riqueza del trabajo de un conjunto de personas, puede deducirse que la economía libre no es tan justa. Y esto lo digo por una sencilla y lógica razón; porque las personas ricas tienen todos los medios de influir, o simplemente la libertad de participar, en los instrumentos sociales existentes, tales como la política, la religión y los medios de comunicación, con el fin de que las personas que trabajan para ellos (y de las que trabajarán para sus hijos) no adquieran esas características que les podrían dar la oportunidad de obtener mayores ingresos. Por lo tanto, las personas ricas, con el poder que les da su riqueza, intervienen en la sociedad para moldearla a su conveniencia, es decir, intervienen para que no se fomente que los individuos aprendan a ser productivos y arriesgados y no se les despierten talentos. Por lo menos, esto es lo que veo que ocurre.

Quizás, la economía libre sería más justa si se aplicara con responsabilidad, y esto será así cuando los individuos tengan conciencia de que son 'parte' de una sociedad y que contribuir a mejorarla los beneficia tanto a ellos como a los demás".

Bayo

Enlace permanente

······Entradas relacionadas:


3 comentarios:

Minerva dijo...

Hay una frase que dice: "Nadie hace una fortuna sin hacer harina a los demás". Creo que muchos patrones no dan las condiciones justas a los trabajadores. Si así fuera, las clases sociales no estuvieran tan polarizadas.
Un saludo.

Señor de Xibalba dijo...

Hay muchos principios del sistema liberal que son interesantes como la no injerencia estatal debidamente entendid; los principios de laissez faire, laissez passer; el establecimiento de un marco legal duradero y seguro; la idea de la mano invisible de Smith, que deberían ser tomados en cuenta.

Saludos.

el ecologista dijo...

Xibalba tiene razòn Bayo, y agregaria la economìa libre NO EXISTE, hoy hay monopolio en el dinero, la salud, el periodismo de TV, de prensa escrita, de imponer, gobiernos de produccion de armas, etcy por la tanto los bancos someten las economias del mundo todo: en USA, Europa y donde se te ocurra con lo que tenemos esa realidad de que la mano que mueve la cuna del mundo dormido de hoy , la mano invisible de Smith, de samuel y de Jacobo nos arruyan a todos y ni quien pueda chistar. Saludos