lunes, 22 de junio de 2009

La pena de muerte es el más premeditado de los asesinatos

Reflexiones sobre la guillotina (1957)«Admitamos que sea justo y necesario compensar el asesinato de la víctima con la muerte del asesino. Pero la ejecución capital no es simplemente la muerte. Es tan diferente, en su esencia, de la privación de la vida, como el campo de concentración lo es de la prisión. Es un asesinato, sin duda, y que paga matemáticamente el asesinato cometido. Pero agrega a la muerte un reglamento, una premeditación pública y conocida por la futura víctima, una organización, en fin, que es por sí misma una fuente de sufrimientos morales más terribles que la muerte. No hay, pues, equivalencia. Muchas legislaciones consideran como más grave el crimen premeditado que el crimen de pura violencia. Pero ¿qué es, pues, la ejecución capital sino el más premeditado de los asesinatos al que no puede compararse el más enorme de los crímenes por calculado que sea? Para que hubiera equivalencia sería necesario que la pena de muerte castigara a un criminal que hubiera advertido a su víctima la época en que le daría una muerte horrible y que, a partir de ese instante, la tuviera secuestrada a su merced durante meses. En la vida común no se encuentra un monstruo semejante».

Reflexiones sobre la guillotina (1957)
[Extracto del ensayo escrito por Albert Camus]

Enlace permanente

PensadorAlbertCamus

······Entradas relacionadas:


1 comentarios:

Minerva dijo...

Hola , es tan complejo el tema. Pero la verdad no veo que sea una solución aplicarla, pues los orígenes de la descomposición social no son resueltos y por lo tanto no acaban los problemas que acarrea tanta delincuencia.
Un saludo y gracias por tus comentarios en mi blog.