martes, 2 de junio de 2009

Los abusos en el mundo se combaten con voluntad política

Impactantes fotografías de Shehzad Noorani que muestran la vergonzosa explotación infantil que se puede ver en Dacca (capital de Bangladesh).

Las fotografías muestran niños trabajando en el reciclaje de pilas usadas, donde la inhalación del carbono, que se desprende en este proceso, provoca infecciones en el pecho y los ojos.

(Ver aquí el detalle de la noticia)








Ver aquí todas las fotografías

Niños del polvo negro
[Fotografías de Shehzad Noorani, publicadas en su Flickr]

Enlace permanente

PensadorShehzadNoorani

······Entradas relacionadas:


3 comentarios:

pet dijo...

claro..es horrible, denigrante, penoso, increible que esto ocurra..sobre todo cuando son niños....que pena ..uno dice donde cresta esta la unicef??..o algun gobierno o etc etc...pero no pasa por ser solo la noticia del dia...ya tamos tan costumbrados a ver abusos, violencia , maltratos....que noticias como esta nos sorprenden ..pero a los 5 minutos se nos olvidan y seguimos siendo como siempre hemos sido...indiferentes con el del lado......entonces???...vamos a crear un facebook en protesta??.. vamos a hacer una cadena de mail???... ????,,, algun acto inutil como apagar las luces a las 22 horas.... no fumar por un dia. ... no hacer ruido por un minuto..y todas esas tonteras patetitas que nos autoconforman con que hacemos algun aporte... chao con las tonteras inutil..y con ser tribuna de actos sin sentido que solo nos hacen mas insensibles..... que triste..que pena???..y??? y???... y???' fuck you¡¡¡

Julio Lampert

Minerva dijo...

También con voluntad social, pues si los gobiernos y las empresas implementaran políticas de ésta índole, la sociedad estaría en un plano social mas justo. Con teletones, cadenitas, no se soluciona nada.

Angol Malalcahuello dijo...

Pamplinas!!! (lo digo con respeto) se requiere VOLUNTAD POLITICA para cambiar un país y el mundo. Pero el dinero compra voluntades para encerrarlas en una bóveda con llave y combinación de seguridad.