lunes, 3 de agosto de 2009

Los seres humanos están perdidos si no consideran la sabiduría de la naturaleza

Douglas Tompkins«Tengo el cuero duro, nada me duele. Conocemos nuestro trabajo, nuestros valores, nuestra preocupación y esfuerzo. Sólo me decepciona el bajo nivel cultural de muchos seres humanos que están deseosos de destruir cada trozo de tierra de la cual dependemos. Lo que hiere es ver a otras criaturas extinguiéndose debido a la ambición, ignorancia y rapacidad humana.
[...]
De hecho, aún escucho a economistas tratando de excusar a esos "peces gordos que manipularon el mercado para su propio beneficio", pero en la prensa tradicional también vemos un mismo nivel de cuestionamiento al capitalismo. Aunque reticente, Alan Greenspan ha admitido que se equivocó sobre la economía neoliberal. Por lo que espero que el dogma del capitalismo y el libre mercado sean severamente cuestionados y veremos un quiebre en la excesiva confianza de los chilenos en este modelo y un giro hacia un modelo del tipo estatal pero estable y basado en lo que se denomina valores "eco-locales". Esto nos dará alguna oportunidad de sobrevivir en el futuro. De otro modo, no estaremos haciendo nada más que cavando nuestra propia tumba.
[...]
Todas las naciones del mundo sufren la falta de educación y comprensión medioambiental. Algunas culturas, sin embargo, que son minorías culturales dentro de los propios estados, están más adelantadas que otras. Las culturas indígenas egocéntricas, por ejemplo, nacieron, crecieron y viven en sociedades y culturas que respetan la naturaleza y saben que el desarrollo industrial daña el ecosistema, desfigura el paisaje y destruye el hábitat del resto de la criaturas con que compartimos la tierra. Estas culturas están, desafortunadamente, en minoría. El revertir la proporción de personas antropocéntricas a eco-céntricas es el gran desafío de nuestro tiempo. Si no descubrimos lo sagrado en la naturaleza y cambiamos nuestro comportamiento y desarrollo, hacia la premisa que lo que es bueno para el planeta es bueno para nosotros, no veo esperanza para el futuro. La base de nuestro problema es que nos vemos como humanidad viviendo en una caja de cristal ajenos a la naturaleza y que podemos cambiarla a nuestro antojo. Cuando la inteligencia humana no considera la sabiduría de la naturaleza, estamos esencialmente perdidos. No veo que ningún cambio ocurra rápido y, por lo tanto, soy pesimista para el siglo XXI pero optimista para el siglo XXII».

Douglas Tompkins
[Extracto de una entrevista de la revista Análisis de diciembre de 2008]

Enlace permanente

PensadorDouglasTompkins

······Entradas relacionadas:


5 comentarios:

Minerva dijo...

Hola Bayo, yo lo describo como el Neoliberalismo depredador, el cul veo que no solo en México sino el la mayoría de los países está arraigado como una plaga. Saludos.

Luxiski dijo...

Recordad: El dinero no se come...
Salud

Mariana Soffer dijo...

The culture we are living in has no inherent meaning, and no dialogue with nature, If we are fortunate, we may have an ocean retreat from the man-made. If we are less affluent we may make special trips to connect to nature, be it at the zoo, or the botanical gardens. But for most of us nature is absent from our daily life.

We seek solace in the physical. We buy what we don't need, because it is supposed to make us feel good. We work harder to buy more, because it may make us feel better. Safer. In the process, we become alienated from our families. We spend too much time at the office, we have too much work pressure which we hope will translate into money and purchasing power and ultimately, safety from financial anxiety.

Cities are disintegrating, Developing a strong sense of community is crucial and “culture” is one of the important elements that can contribute to such a development. As cities expand, people of various ethnicities or social groups are thrown together into sharing a crowded space, and this often either forces them to abandon their identities or forces them to cling to their identities unreasonably for what they perceive as survival. The former encourages anonymity, whereas the latter fosters divides among various groups. Neither way is positive to the development of an urban city, because anonymity may create depression.

We are living in a culture that believes that science is the only valid way of knowledge. Instincts and tradition have become left aside. We are experiencing an age of rapid change, increasingly scarce resources, growing population, cultural mixing and many uncertainties about the future.

Bayo dijo...

Hola Mariana:

¿Por qué escribes en inglés?

No me molesta (en serio), sólo te lo pregunto por curiosidad.

Saludos.

Bayo

Mariana Soffer dijo...

Porque mi blog es en ingles, vivi unos anios en estados unidos, trabajo en ingles y bue me acostumbre, a veces ni me doy cuenta y lo hago sin querer