jueves, 10 de septiembre de 2009

No hay trato más denigrante para un pensador que compararlo con una oveja

Revista Pensar, volumen 2, núm. 2«No hay trato más denigrante para un pensador que compararlo con cuadrúpedos herbívoros; no obstante la religión hace que los creyentes se enorgullezcan de recibir el apelativo de ovejas, de renunciar a la razón y de someterse a un "pastor". Es aborregamiento: la completa renuncia a la inteligencia, la razón, la personalidad, la autonomía y la libre indagación. (Nota 10)»

La amenaza religiosa
[Extracto del artículo de Hernán Toro publicado en la Revista Pensar, volumen 2, núm. 2 (abril/Junio 2005)]

Enlace permanente

PensadorHernanToro

······Entradas relacionadas:


1 comentarios:

Señor de Xibalba dijo...

Hola

Claro, para un pensador, pero para un fanático es lo de menos y está tan embelesado con la palabras del cura o pastor, que poco le importa que le llamen oveja o burro.

En su momento escribí algo de esto: http://piensa-luegoexiste.blogspot.com/2009/01/oye-tu-oveja.html

Y, también de lo del burro:

http://piensa-luegoexiste.blogspot.com/2009/08/el-creyente-es-feliz-si-le-dicen-burro.html

Finalmente es cómico... y triste.

Saludos