jueves, 29 de octubre de 2009

El consumismo surge para contrapesar una vida llena de frustraciones

El consumo me consume (1998)«Un mundo laboral plagado de incertidumbres e inseguridades, un trabajador sometido a las coacciones disciplinarias y a la voluntad omnímoda de jefes y patrones. La labor como una especie de prisión a tiempo parcial, un mundo donde pocos se sienten retribuidos según su esfuerzo y tratados según su mérito. La mayoría vive el yugo de la coacción ascética, la privación de todo placer.

Es evidente que ese mundo sería asfixiante y atosigante si no existieran compensaciones fuera del mundo del trabajo. La situación general puede describirse así: una existencia laboral incierta, competitiva, en ocasiones organizada como un panóptico, más el encierro en ciudades poluidas y extenuantes, en las cuales el transporte a los lugares de trabajo absorbe una cantidad significativa de tiempo muerto. Lo más probable es que esa situación generaría un descontento sombrío.

Esa vida de pura frustración se cerniría como un fantasma amenazante sobre el orden. Por eso, frente al universo incierto y ascético de la vida laboral, se inventa como contrapeso una salida, la construcción hedonista del mundo, materializada en las posibilidades fluidas del consumo a crédito».

El consumo me consume (1998)
[Extracto del libro escrito por Tomás Moulian]

Enlace permanente

PensadorTomasMoulian

······Entradas relacionadas:


2 comentarios:

Sergio Sanz dijo...

El consumismo surge; "cuando el ser humano solo se ve rodeado de niebla y oscuridad" y de ahí, nace y se alimenta la frustración, por deseos insafisfechos y necesidades frustradas, deseos que se manifiestan sin el autogobierno de nuestra propía voluntad y necesidades que no son tal, sino creadas e inventadas para ocupar el vacio que ocupa el otro, el que suplanta a nuestro verdadero yo.

Un Abrazo y Luz para el Camino

asimov dijo...

Lo irónico de la situación es que; las grandes multinacionales dominan ambos lados de la situación. Sales de trabajar de una fábrica de coches o de un banco y para liberarte consumes en unos grandes almacenes, copados por franquicias que pertenecen a otras transnacionales. Es un círculo vicioso, y la escapatoria es salirse del sistema de vida actual.

salu2.