viernes, 16 de octubre de 2009

El dinero le ha hecho perder a la medicina su sentido humanista

Horacio Croxatto«Usted lleva cincuenta años investigando. ¿Cree que la medicina de hoy está demasiado pendiente de la enfermedad?

Encuentro que tiene el foco demasiado puesto en la enfermedad, y es preocupante. Detrás está el tema del dinero, del negocio. No hay duda de que cualquiera de nosotros pagaría por estar sano, por mejorarse de una enfermedad. La industria farmacéutica aprovecha eso a fondo. La medicina también. Los médicos hoy piden una cantidad de exámenes y recetan una cantidad de remedios que encuentro atroz. Y la gente es muy paranoica, por cualquier dolorcito consulta. Cuando los médicos no recetan, los pacientes salen desilusionados, o los médicos tienen miedo de no hacer una batería de exámenes porque si algo anda mal después les meten juicio. La medicina no era así cuando yo era joven. Es lamentable, porque el costo se encarece inmensamente y se pierde el sentido de una profesión que es arte, ciencia y humanismo.

¿Qué hacemos? ¿Dejamos los remedios?

Yo casi nunca tomo remedios, incluso cuando me duele alguna articulación. La única vez que he ido al médico en los últimos años fue porque tenía muchas arritmias. Me recetaron cosas que no usé y no he vuelto a tener problemas. Tengo el colesterol alto, pero, al fin y al cabo, de algo hay que morirse. Les tengo prohibido a mis hijos que me lleven a la UTI. Si me da un ataque, que me dejen tranquilo. Total, ya viví muchos años y disfruté mi pasión por la ciencia».

Horacio Croxatto
[Extracto de una entrevista de la revista Paula (05 de Marzo de 2008)]

Enlace permanente

PensadorHoracioCroxatto

······Entradas relacionadas:


4 comentarios:

Sergio Sanz dijo...

Estimado Bayo;
Extraordinaria entrada, que hace a mi modo de ver, acopio inmejorable de la verdad.
Yo mismo fuí victima no hace muchos años de este sistema corrupto que ha entrado en una inercia sumamente peligrosa, para todo aquel que entra en el macabro juego de dejarse distorsinar su propia visión, cuando dejas entrar las opiniones del otro, es una sentencia que puede destruir tu vida, si uno no escapa de sus miedos y de su ceguera prematura, ira perdiendo toda lógica y razónamiento de lo que significa una mente sana, en un cuerpo sano, nuestra verdadera naturaleza esencial. "La Salud está dentro de la Ley, la enfermedad es consecuenica de su violación".
Me hicierón creer, que era un enfermo cronico, y que debia de medicarme para toda la vida, me autosugestione de tal manera, que les crei durante diez largos años, sufriendo todo tipo de dolencias a causa de la intoxicación a la que estaba siendo sometido. Cuando empece a despertar, solo serenando mi mente, a través de la meditación, ejercicios de respiración y cambios en mi modo de alimentarme, solo con eso, mejore hasta el punto de dejar toda medicación y llevar una vida absolutamente normal en la actualidad.
"Mi cuerpo esta unido a mi centro, mi centro a la energía; la energía al espíritu, el espíritu al vacío perfeto"

Un Abrazo y Luz para el Camino

Viajero del Tiempo dijo...

Sin ponerme tan trascendental como Sergio Sanz, que no digo que no tenga razón en su caso, estoy de acuerdo a medias con tu post.
Antes de seguir póngase por delante que hablo aquí como paciente y no como médico. Habría que preguntarle o hacer una encuesta a medicos con experiencia a ver que dicen de este tipo de cosas.
- Por un lado, parece evidente que extender una receta se ha convertido en algo usual, excesivamente usual. Se recetan medicamentos casi por sistema. Basta pedir cita a cualquier médico (general o especialista) para comprobarlo. Casí en un 90% de las ocasiones saldrás de allí con una receta en la mano.
- Por otro lado, opino también que la medicina (los médicos), en su alta especialización, no da un enfoque integral a muchas de las dolencias que uno padece a lo largo de la vida. Probablemente (esto es hablar por hablar) el sobrecoste actual en medicamentos podría suplirse en parte por un abrodamiento multidisciplinar o multiespecialidad dentro de la medicina. Las dolencias y afecciones humanas deberían ser abordadas por un equipo de especialistas. Claro que esto saldría realmente caro. Dando por válida la especialización actual por "partes del cuerpo", el diagnóstico de un único médico suele ser incompleto, debido a esa falta de "integración" que comento. La figura del médico internista es lo más parecido a ese enfoque que comento, solo que se concentra todo en una única persona. De lo que hablo en realidad es de "trabajo en equipo".
- Es cierto que los médicos "se curan en salud", y esto creo que no es mal criterio, cuando mandan x número de informes. Sinceramente, eso reduce necesariamente los márgenes de error en el diagnóstico. Aunque el riesgo de error siempre estará ahí.
- Por otro lado, no siempre existe un diagnóstico único de cualquier cuadro de dolencias. De hecho basta con pedir segunda y hsata terecera opinión para descubrir que los diagnósticos no solo divergen sino que en ocasiones hasta serán contrarios. No hay que fiarse ciegamente de los médicos, pero si hay que darles al menos el derecho a ejercer su profesión y aplicar sus conocimientos y saber. Fé ciega no, pero si al menos escuchar la opinión del médico.
- Estoy de acuerdo en que debería potenciarse más la vida sana (alimentación, deporte, relajación) que tomar tantos medicamentos. Pero también es cierto que hay casos, en los que el medicamento sí es "necesario" (sin olvidar ponderar los efectos secundarios de todo medicamento).

Creo por tanto que no es justo denostar la profesión médica, donde conozco muy bunos profesionales (especialistas o no) que priman el trato humano antes que el "medicamentado" a base de recetas, que priman el análisis de los síntomas (según son descritos por el paciente) y de las pruebas o test de exploración (que permiten comprobar empíricamente sí, por ejemplo, se "oye" una arritmia, un ruido en los pulmones al respirar), etc...
Denostar esa profesión sin más, alegremente, sería injusto.

Pd: Una de cal y una de arena. todos conocemos el interés de la industria farmacéutica en "obtener beneficio" de la producción y venta de medicamentos. Ahí, efectivamente, se encuentre un condicionante claro, no de una opinión médica particular, sino del recetado masivo de medicamentos.

Sergio Sanz dijo...

Estimado Viajero del Tiempo, haces una reflexión muy interesante y de buen juicio, sobre lo que representa la sanidad pública, y lo que podría o debería representar si fuera una perspectiva de medicinaa integral, o como la denominas sabiamente multidisciplinar, cuestíón que tratan de abordar ya en la actualidad, aunque timidamente, los medicos de cabecera. Siguiendo con mi reflexión "transcendental", aseguro que; "la causa de la mayoría de nuestros males y sufrimientos se generan en la mente". Si hay algo que le urge conocer al ser humano actual, es la directa influencia que sus pensamientos ejercen en su salud y en todos los aspectos de la vida. La mente puede esclavizar al hombre a una vida sufriente y miserable o aportarle otra feliz y dichosa. Y por último decir que vivimos rodeados de tensiones de todo tipo que nos amenazan constantemente nuestra salud y tranquilidad, las enfermedades spicosomáticas están causadas por trastornos psicológicos que se manifiestan como alteraciones orgánicas, especialmente de tipo funcional, solo en españa según estudios epidemiológicos realizados en el año 2008, afirmaban la existencia de entre 3 y 4 millones de personas deprimidas, un dato escalofriante, que da que pensar... durante ese año se prescribieron 22 millones de envases de tranquilizantes, y más todavía de antidepresivos.

Un abrazo y Luz para el Camino

Bayo dijo...

Hola:

Según yo, la medicina, como ciencia dedicada al estudio de la vida, la salud, las enfermedades y la muerte, es totalemente fundamental para el ser humano. Sin embargo, y como puede suceder con cualquier disciplina, el dinero y el negocio reducen el rol social natural de la persona que la ejerce esa disciplina. Lo que provocará, a corto plazo, un beneficio para esta persona, pero, a largo plazo, será funesto para la sociedad y, por ende, para esa persona.

Saludos.

Bayo