lunes, 2 de noviembre de 2009

Una persona podrá ser feliz sólo cuando viva libre de sus instintos y de la cultura

Bayo"Voy a comenzar este artículo de una forma poco noble, ya que voy a resumir, en muy pocas líneas, investigaciones que han realizado científicos notables, sin embargo, lo voy a terminar aún peor, ya que voy a dar una ligera opinión acerca de cómo alcanzar la verdadera libertad, a pesar de estar conciente que sobre este tema han reflexionado filósofos y pensadores memorables.

La vida está constantemente cambiando. Las especies evolucionan con el paso de cada generación, ya que deben estar permanentemente adaptándose a los cambios que ocurren en el medio ambiente. Básicamente, los más aptos a esos cambios tendrán mayores probabilidades de sobrevivir y de transmitirle sus genes a la siguiente generación y cómo los genes contienen toda la información necesaria para la construcción y el funcionamiento de los próximos individuos, entonces, si las condiciones ambientales se mantienen, la siguiente generación estará mejor adaptada al medio ambiente.

Una de las adaptaciones evolutivas más importantes y sorprendentes que ha surgido en el planeta Tierra es el cerebro. La función principal de este órgano es la de promover las conductas que con mayor seguridad favorezcan la supervivencia de quien lo posea. La especie conocida que ha alcanzado, hasta el día de hoy, el mayor desarrollo cerebral es el ser humano; lo que le ha significado poseer, cada vez más, un mayor control sobre los patrones conductuales que le son transmitidos genéticamente (los instintos), es decir, cada día posee mayor capacidad de decidir sobre cómo comportarse. Sin embargo, al mismo tiempo que crece esta libertad, crece también su sometimiento al modo de vida que surge al poseer la capacidad de reflexionar sobre si mismo y al tener que vivir con otros individuos que poseen esa misma capacidad: la cultura. Por lo tanto, la especie humana cada día posee mayor libertad sobre sus instintos, pero cada día aumenta su esclavitud hacia la cultura (idiomas, ideologías, creencias, tradiciones, etc.).

Ahora bien, esta creciente complejidad cerebral le ha permitido al ser humano poder vivir sabiendo de su existencia y de, en consecuencia, tener la capacidad de comprenderse a si mismo. Y sólo alcanzando esta comprensión, según yo, se puede ser verdaderamente feliz.

Para alcanzar esta comprensión, es necesario que el ser humano sea totalmente libre y para lograr esta libertad debe identificar, por un lado, las conductas que provienen de sus instintos y, por otro, los aspectos de su vida que son regulados por la cultura de la cual forma parte, para así saber cuando lo que piensa y hace proviene de su interior y no de esas dos fuerzas (instintos y cultura). Y mientras no suceda esto, no podrá ser completamente libre".

Bayo

Enlace permanente

······Entradas relacionadas:


9 comentarios:

Juan Carlos Alonso dijo...

Bayo muy coherente tu reflexión, mi opinión con respecto al tema es similar.
Suele pasar que, producto de nuestra cultura, y más que nada, por estar influida en gran parte por concptos erróneos en cuanto a nuestro orígen(religiosos), solemos camuflar todo lo que es instintivo en nosotros e inventamos palabras tales como "pasión". Este sentimiento generalmente es un buen justificativo a la hora de buscar la manera de excusarse cuando hacemos algo que no está bien, movidos por nuestro instinto. Mas allá que también se utilce para cuando hacemos algo bueno, a la hora de justificar cosas como pueden ser una infidelidad, una acto de violencia en el fútbol, la defensa de un ideal,etc. Esto,aparte de ser como un tranquilizante cultural hay que reconocer que causa bastante desconcierto. Por eso estoy más que de acuerdo con tu opinión cuando decís de saber identificar ambas cuestiones.
No estoy seguro si el resultado es exactamente mayor "libertad" pero sin dudas vamos a obtener mayor organización y por consecuenciamejor convivencia.
Su aún no lo leiste, te recomiendo el libro La evolución de la libertad de Dan Dennet..en él hay conceptos más que sorprendentes a tener en cuenta.

Un saludo y siempre es un placer leer tu blog

Sergio Sanz dijo...

Bayo extraordinaria reflexión, que es exactamente la clave y principios de la libertad, tomar control consciente sobre los instintos y por lo tanto poder canalizar nuestras acciones y conductas y por otro lado como bien decis, ser capaz de promover pensamientos independientes, libres de condicionamientos del entorno de vida de cada uno en el aspecto pólitico, social y cultural.


Un Abrazo y Luz para el Camino

Gerardo dijo...

Muy interesante. Solo tengo una duda, ¿libre en qué sentido o para qué?

Un saludo

Mar-o dijo...

De acuerdo con esos parametros, los instintos y la cultura, vienen hacer parte vital para nuestro desarrollo, como tambien para poder armonizar en el entorno donde se lleve a cabo ese desarrollo.

Y que claro está no siempre son los más adecuados para alcanzar una "verdadera felicidad".

Mucha gente a abordado sobre ese tema de la felicidad, para mi, la felicidad, es un estado, como la triteza, la ansiedad, o cualquier otro sentimiento, podemos llegar a sentirnos plenos como ser humano, como individuo, pero yo pienso que por más libre que estemos, no alcanzaremos esa perenne felicidad, y en caso de que eso sea posible, el estar desconectado de toda idea, filosofia, creencia, ajenos a nuestro entorno, lo que lograremos será deshumanizarnos.

Y basado en que somos producto de varios factores biologicos y sociales, y que desde nuestro nacimiento nos acompañan hasta que tenemos conciencia de nosotros mismos, ¿será posible liberarnos, de todo eso que nos forma?

¿Y que pasará con los que nos rodean, que amamos y apreciamos, y que no esten liberados?.

¿Tendremos que liberarnos de nuestros sentimientos hacia esas personas, para llegar o alcanzar esa útopica felicidad?

Un cordial saludo.

Bayo dijo...

Hola a todos:

Muchas gracias por sus comentarios.

Juan Carlos:

Me recordaste de un desagradable episodio que me aconteció este fin de semana. Cómo en mi país casi no existen libros de Carl Sagan, Richard Dawkins y Daniel Dennet, ayer fui a la "29ª Feria Internacional del Libro de Santiago", pensando que encontraría libros de esos autores y que existirían buenas ofertas. Además, uno de los libros que quería comprarme era La evolución de la libertad, de Daniel Dennet. Sin embargo, una vez que pagué el valor de la entrada (no era barata), ingresé a la feria y comencé a preguntar por los libros, pude notar de entrada que me iría muy mal. ¡No existían libros de Carl Sagan ni de Daniel Dennet! Y sólo habían dos de Richard Dawkins, pero eran extremadamente caros. Ese tema me complica mucho y me desespera que a este país no lleguen esos libros. He pensado en comprármelos por Amazon.com pero no me convence el sistema.

Sergio:

¡Qué difícil es llegar a tener ese pensamiento independiente y que necesario es en nuestra época!

Gerardo:

Según yo, sólo podremos vivir en un mundo pacífico y justo si somos verdaderamente libres.

Mar-o:

Interesantes preguntas.

Me parece que para amar de verdad a los que nos rodean, debemos, primero, amarnos (comprendernos) a nosotros mismos.

Saludos.

Bayo

Asterix dijo...

Uno puede racionalmente separarse de los prejuicios y ataduras impuestas por la sociedad y puede sentirse libre de ellas, con la” mochila menos pesada”, pero esa separación no será de hecho, será sólo un estado de la mente autoinducido.
Las costumbres y las normas sociales no son sólo pensamientos sobre los que debatir, están a nuestro alrededor sin posibilidad de escape. Obligándonos a vivir del modo impuesto ¿Cómo librarse del valor del dinero o de la necesidad de trabajo?
La felicidad para mi es algo natural, surge siempre que mis metas son reales, cuando mis deseos están a mi alcance. Cuando me siento feliz con lo que tengo. Más bien me libero cuando deseo todo lo que tengo y me admito como lo que soy. Cuando mi lucha se centra en el próximo amanecer, en un nuevo día para disfrutar de la gente que amo y lo poco –que para mi es demasiado- que tengo. Realmente ser feliz es algo muy fácil pero está tan sobredimensionado, que parece el mayor reto del ser humano.

Sergio Sanz dijo...

Estimado Axterix;

Sobre el dinero y sobre el trabajo, dos cuestiones verdaderamente influyentes en el individuo como activo de la sociedad, es precisamente donde uno más se puede liberar de la esclavitud a la que el ciudadano medio se deja someter, sin salirse uno del sistema, incluso en lo más extremo, lo que podría ser el incumplimiento de la ley vigente de cada lugar. Y como hacerlo, de la manera más natural, despertando de nuestro sueño profundo, de nuestra prematura senilidad, elevando nuestros standares, ampliando nuestro mundo, eliminado los límites, puestos por otros en las creencias sobre uno mismo, o los límites del propío autoengaño, y esto si que es verdaderamente autoinducido, lo otro te aseguro no puede venir si no es de un proceso natural. De dejar de tragar con la basura del otro, y tener el suficiente coraje, para volar alto, sin miedo aa la caida que te hará mas fuerte y sabío, Tener el valor y el suficiente coraje para denunciar el abuso y la infamia, aunque este en juego el progreso prometido, que no es más que, la codicia, la mentira y la vanidad, viajando juntos por las autopistas del ego, con ansias de tener y poseer, olvidandonos de los principal, Ser...

Un Abrazo y Luz para el Camino

mjt dijo...

Ciertísimo. Saludos.

belijerez dijo...

Gracias por compartir. Intento que el "caos" hormonal me deje un poco de libertad entre instintos y cultura. Algunas veces es dificil salir de él.