jueves, 5 de noviembre de 2009

Las sociedades hedonistas son sociedades sin conciencia

Escalofriante cortometraje que muestra el dilema moral que deben soportar muchos periodistas de guerra y que hace reflexionar sobre lo que significa convertir el trabajo de estos periodistas, y todas las demás manifestaciones culturales, en un espectáculo: una sociedad vacía, desmemoriada e insensible, es decir, sin una verdadera conciencia de lo que está ocurriendo.

Material descubierto enSocialismo Actual



Una centésima de segundo (2007)
[Cortometraje de Susan Jacobson]

Enlace permanente
PensadorSusanJacobson

······Entradas relacionadas:


4 comentarios:

Rodrigo Yáñez dijo...

Yo vi hace un par de meses también, una película basada en la vida de un reportero inglés, que le sale pega para una revista en gringolandia.
Es más que nada una comedia psicológica, pero es aburrida según mi paladar cinéfilo.
Me tincó ésta que me dices...
Mmm...

Angol Malalcahuello dijo...

Dos cosas que comentar:

1) Encuentro un poco exagerada la situación que se quiere proponer en el cortometraje, especialmente con el "show" de premiación a la Foto del Año. Eso es ficción, no es así. Las premiaciones a los fotógrafos de prensa, como la World Press Photo, se realizan sin parafernalia ni show tipo Oscar, las fotos se escogen entre miles de miles y luego las mejores van a una exposición itinerante que recorre el mundo. La mejor foto se escoge no por el impacto que contiene como referente, por el contrario, la mejor foto de prensa es siempre aquella que aporta una mirada distinta y sugerente para un contexto determinado. Así tenemos premios dentro de distintas categorías, entre las cuales está la foto de guerra, de modas, de naturaleza, social, política, de ciencias, de medio ambiente, etc.

2) El eterno dilema de los fotografos y los hombres que trabajan "en terreno" dentro del periodismo: La intromisión en el conflicto. ¿Debe el fotografo en este caso, evitar la muerte de la niña interponiendose en "la escena"?; o bien, no debe olvidar su papel de ser un profesional que está ahí para REGISTRAR los horrores de un conflicto del que el no es responsable?
Acaso la imagen del cadaver (de una víctima en este caso) no ayuda a masificar la idea de oposición a la brutalidad de una guerra?

A quienes tiene dudas respecto de lo importante y necesario que es el trabajo del fotografo y el camarógrafo documental o reporteril, les invito a ver un documental llamado "Gaza, lo que Israel no quería que viéramos" del blog Kuomodo, que espero no se molesten por ocupar su material. Aquí les va el link: http://www.kuomodo.info/2009/02/gaza-lo-que-israel-no-queria-que.html

Bayo dijo...

Hola Angol:

No sé la intención de la directora del cortometraje, pero la mía, al publicarlo en este blog, no es la de criticar una disciplina en especial o un concurso en particular, sino la de exponer lo absurdo que puede llegar a ser hacer de todo un espectáculo; y es precisamente esa visión hedonista del mundo, según yo, lo que está creando sociedades desmemoriadas, vacías e insensibles.

Saludos.

Bayo

Nemo Starem dijo...

Si lo que Angol esta diciendo es que un periodista que se encuentra en una situación en la cuál puede salvar una vida o dejar a alguien morir para "documentarlo" debe elegir la segunda (que por otra parte es un crimen en muchos países, e incluso equiparable con el asesinato), entonces me parece atroz. Antes de "periodista" se es humano, y una vida vale más que la foto de una muerte.