viernes, 27 de noviembre de 2009

Las verdades incuestionables de las religiones le ponen límites al pensamiento

Contacto (1985)«Así fue como, todos los domingos, durante casi todo el año lectivo, Ellie concurrió a un grupo de debate en una iglesia cercana. Se trataba de una de esas respetables congregaciones protestantes, no contaminada por el turbulento evangelismo. Asistían algunos alumnos secundarios, varios adultos —en su mayor parte mujeres de mediana edad— y la coordinadora, que era la esposa del pastor. Ellie nunca había leído seriamente la Biblia sino que se había inclinado por aceptar la opinión, quizá poco generosa, de su padre en el sentido de que era "mitad historia de bárbaros, mitad cuentos de hadas". Por eso, el fin de semana antes de comenzar las clases, leyó las partes que le parecieron más importantes del Antiguo Testamento, tratando de mantener una mente abierta. De inmediato advirtió que había dos versiones distintas y contradictorias de la creación en los dos primeros capítulos del Génesis. No entendía cómo pudo haber habido luz días antes de la creación del sol, y tampoco llegó a captar exactamente con quién se había casado Caín. Se llevó una gran sorpresa con las historias de Lot y sus hijas, de Abraham y Sara en Egipto, del compromiso de Dinah, de Jacob y Esaú. Comprendía que pudiera haber cobardía en el mundo real, que hubiera hijos que engañaran y estafaran a su padre anciano, que un hombre pudiera ser tan débil como para permitir que su mujer fuera seducida por el rey o incluso alentar la violación de sus propias hijas, pero en el libro sagrado no había ni una sola palabra de protesta frente a semejantes ultrajes. Por el contrario, daba la impresión de que se consentían, y hasta se ensalzaban, los crímenes.

Al comenzar el curso, estaba ansiosa por participar en un debate sobre esas incongruencias, porque la iluminaran respecto del propósito de Dios, o al menos le dieran una explicación de por qué el o los autores no condenaban tales crímenes. La mujer del pastor no quiso comprometerse. Por alguna razón, esas historias nunca se trataron en las discusiones. Cuando Ellie preguntó cómo las siervas de la hija del faraón se dieron cuenta con sólo mirar que el bebé que había en los juncos era hebreo, la profesora se ruborizó intensamente y le pidió que no hiciera preguntas indecorosas. (Ellie comprendió la respuesta en ese mismo instante.)

Cuando llegaron al Nuevo Testamento, la agitación de la muchacha fue en aumento. Mateo y Lucas remontaban la línea genealógica de Jesús hasta el rey David. Sin embargo, para Mateo había veintiocho generaciones entre David y Jesús, mientras que Lucas mencionaba cuarenta y tres. No había casi ningún nombre en común en ambas listas. ¿Cómo podía pensarse que tanto Lucas como Mateo transmitiesen la Palabra de Dios? Esa contradicción en la genealogía le parecía a Ellie un obvio intento por hacer adecuar la profecía de Isaías luego de ocurrido el hecho, lo que en el laboratorio de química se conocía como "inventar los datos". Se emocionó profundamente con el Sermón de la Montaña, sintió un gran desencanto ante la exhortación a dar al César lo que es del César, y quedó al borde de las lágrimas cuando la profesora en dos oportunidades se negó a explicarle el sentido de la cita: "No vengo a traer la paz sino la espada". Le anunció a su madre que había puesto todo de su parte, pero que ni loca la iban a obligar a asistir a una clase más de estudios bíblicos, pues había quedado francamente desilusionada».

Contacto (1985)
[Extracto del libro escrito por Carl Sagan]

Enlace permanente

PensadorCarlSagan

······Entradas relacionadas:


12 comentarios:

Bayo dijo...

Hola:

Tercer libro de Carl Sagan que leo (quiero leerlos todos) y, a pesar de que voy recién en la página 31, ya sospecho que se va a transformar en uno de mis libros favoritos.

Saludos.

Bayo

Jordi dijo...

No te revelaré el final.

Decirte que Sagan fue quien me introdujo en el mundo de la Astronomía. Un genio de la divulgación.

Es curioso cómo la protagonista de Contact vive, ya desde su infancia, obsesionada con el misterio que se oculta tras ciertos números irracionales (como PI).

¿Has leído "El mundo y sus demonios"?

Saludos.

Bayo dijo...

Hola Jordi:

¡Claro que lo leí!

No suelo comprar libros caros, pero con "El mundo y sus demonios" hice una excepción. Le pasé dinero a un familiar que iba a Argentina (en Chile no existe) y, luego de una semana de insoportable espera, me llegó por fin a mis manos. Comencé a leerlo inmediatamente y disfruté cada una de sus páginas. Seguramente, más adelante, lo leeré nuevamente.

Saludos.

Bayo

Pablo Hernández Pérez dijo...

Excelente fragmento!! Me parece que pasaré por la librería mañana sábado.

Saludos!!

Bayo dijo...

Hola Pablo:

Hasta el momento (llevo sólo 31 páginas leídas) me ha gustado mucho. Pero quiero decirte lo siguiente:

Ojalá que no vivas en Chile, porque por acá las librerías sólo venden su libro La diversidad de la ciencia. (El que estoy leyendo lo encontré en una tienda de libros usados y me costó mucho encontrarlo).

Saludos.

Bayo

Pablo Hernández Pérez dijo...

Hola, Bayo. Pues no vivo en Chile, sino en España (Valencia), pero tengo un muy buen amigo chileno con el que mantengo intensos debates (es un aficionado al ocultismo, los misterios de la ciencia y cree en una energía superior), así que mañana le hablaré al respecto. Creo que él era de una zona de Chile llamada Macul, cerca de Santiago, y que por allí había mucha afición al asoterismo. O al menos eso dice él.

Un saludo.

Bayo dijo...

Hola Pablo:

¡Esoterismo! ¡Qué miedo!

Cómo buen país subdesarrollado, aquí tenemos muchas librerías esotéricas y religiosas y ninguna de ciencia, ateísmo y escepticismo. Yo ya me hice la idea y por eso tengo todos los títulos de los libros que quiero leer anotados en una lista. Así, algún día los compraré (no en Chile por su puesto). Entre los títulos de mi listado, tengo, por ejemplo, los libros de Carl Sagan, los de Richard Dawkins, los de Daniel Dennett, los de Michael Shermer, los de Richard Feynman y otros de Terry Pratchett, James Randi, Jorge Alcalde, Chuck Palahniuk, André Comte-Sonville, etc., etc.

Saludos.

Bayo

ARTUROGAUSS dijo...

Desmembrar "el universo" para analizar cada una de sus partes es como el cálculo diferencial.

Jack Rational dijo...

Hola Bayo!

Veo que -aparte de ser compatriotas- compartimos gustos similares, y detestamos las mismas cosas. JaJa.

Carl Sagan es uno de mis autores favoritos, y he leído al menos una media docena de sus libros, incluyendo "El mundo y sus demonios", "Miles de Millones", "Cosmos", "Sombras de antepasados olvidados", "Un punto azul pálido", "El cerebro de Broca" y por supuesto la novela "Contacto", una obra maestra de (verdadera) ciencia-ficción.

Te cuento que lo mejor es el final, diferente y más profundo que el de la película, donde… estaba bromeando :-)

Respecto de la dificultad de conseguir sus libros: ¿has buscado en las redes P2P? No es tan cómodo como leer libros de verdad, pero con las pantallas LCD de ahora es bastante práctico.

Acabo de buscar "Miles de Millones" en Emule, método "Server", y aparece una docena de opciones.

Excelente blog!

Saludos

Bayo dijo...

Hola Jack:

Muy pocas veces me he bajado un libro. En realidad, he bajado sólo para buscar algún extracto interesante. Lo que pasa es que cómo sé que en este país no se fomenta el pensamiento crítico ni el escepticismo, el legado que quiero dejarles a mis hijos es una biblioteca bien completa, dónde no falten esos temas. Esa es una de las razones del porqué me gusta leer libros de "verdad"; aunque de todas maneras no le cierro la posibilidad a leer libros en una pantalla.

Saludos.

Bayo

mjt dijo...

Estas cosas pasan a poco que se tenga la capacidad de discernir. Grabé la serie de Cosmos en video hace muchos años para cuando mis hijos crecieran. Nunca lo vieron, a lo mejor es que tampoco crecieron en la misma dirección que su madre. Un saludo.

Bayo dijo...

Hola mjt:

Yo también tengo la serie para verla con mis hijos. Espero, algún día, verla con ellos.

Saludos.

Bayo