lunes, 30 de noviembre de 2009

Tiene que haber una rebelión contra el conformismo y la respetabilidad

El Libro de la Vida (2003)«Si hemos de crear un mundo nuevo, una nueva civilización, un arte nuevo, no contaminado por la tradición, el miedo, las ambiciones, si hemos de originar juntos una nueva sociedad en la que no existan el "tú" y el "yo", sino lo nuestro, ¿no tiene que haber una mente que sea por completo anónima y que, por lo tanto, esté creativamente sola? Esto implica, ¿no es así?, que tiene que haber una rebelión contra el conformismo, contra la respetabilidad, porque el hombre respetable es el hombre mediocre, debido a que siempre desea algo; para su felicidad depende de la influencia, o de lo que piensa su prójimo, su gurú, de lo que dice el Bagavad Gita o los Upanishads o la Biblia o Cristo. Su mente jamás está sola. Ese hombre nunca camina solo, sino que siempre lo hace con un acompañante, el acompañante de sus ideas.

¿No es, acaso, importante descubrir, ver todo el significado de la interferencia, de la influencia, ver la afirmación del "yo", que es lo opuesto de lo anónimo? Viendo todo eso, surge inevitablemente la pregunta: ¿Es posible originar de inmediato ese estado de la mente libre de influencias, el cual no puede ser afectado por su propia experiencia ni por la experiencia de otros, ese estado de la mente incorruptible, sola? Unicamente entonces es posible dar origen a un mundo diferente, a una cultura y una sociedad diferentes donde puede existir la felicidad».

El Libro de la Vida (2003)
[Extracto del libro escrito por Jiddu Krishnamurti]

Enlace permanente

PensadorJidduKrishnamurti

······Entradas relacionadas:


1 comentarios:

Jordi dijo...

Me pregunto si eso es posible.

Cuando buceamos en la estructura misma de la materia y cuando comprendemos el papel y la naturaleza de los campos asociados a la misma, el concepto o idea de soledad desaparece (a no ser que se hable de la soledad del Uno).

En cualquier caso, si hemos de desprendernos de ideas, gurús y guias por el estilo, habrá que empezar por prescindir de la opinión de Jidu Krishnamurti, Textos sagrados de distinta índole y de toda la cohorte de "ismos", entre los cuales también está el "cientifismo", el "ateismo" y el "teismo".