miércoles, 30 de diciembre de 2009

La concepción de Dios es una concepción completamente indigna de la libertad

Lo mejor de Bertrand Russell (2002)«Toda la concepción de Dios es una concepción que deriva de los antiguos despotismos orientales. Es una concepción completamente indigna de hombres libres. Como cuando se oye en la iglesia a la gente humillarse y decir que son unos miserables pecadores, y todo lo demás, se tiene la impresión de estar ante una vileza indigna de seres humanos que se respeten a sí mismos. Debemos ponernos de pie y mirar al mundo abiertamente a la cara. Debemos hacer del mundo lo mejor que podamos, y si no es tan bueno como queremos, será, después de todo, mejor que el que todos ésos han hecho de él en todo este tiempo. Un mundo nuevo requiere conocimiento, bondad y valentía; no necesita una pesarosa añoranza del pasado ni una sujeción de inteligencia libre con las cadenas de las palabras que hombres ignorantes pronunciaran en épocas remotas. (Por qué no soy cristiano)»

Lo mejor de Bertrand Russell (2002)
[Extracto del libro escrito por Bertrand Russell]

Enlace permanente

PensadorBertrandRussell


martes, 29 de diciembre de 2009

Nunca llegarás a conocer la verdad

Pirrón"Nunca llegarás a conocer la verdad".

"No digas 'Así es', sino 'Me parece que es'".

"La diversidad de opinión existe entre sabios igual que entre ignorantes. Cualquier opinión que yo tenga puede ser repudiada por personas igual de listas y preparadas que yo, y con argumentos tan válidos como los míos".

Material descubierto enLa tetera de Russell

Nota del autor del blogNo publiqué estas frases individualmente, en la sección "Frases célebres", porque consideré que, tal como lo hizo Pablo Hernández Pérez en su entrada "Las tres reglas de oro del buen escéptico", juntas formaban una interesante reflexión sobre escepticismo (Pirrón estaba en contra del pensamiento dogmático).

Pirrón
[Reflexión]

Enlace permanente
PensadorPirron


lunes, 28 de diciembre de 2009

La Tierra es un pequeño planeta azul dirigido por un montón de monos

Mordaz y entretenido cortometraje del comediante, artista y guionista, Ernie Cline, que hace reflexionar sobre la verdadera, y muchas veces olvidada, orden de mamíferos a la cual pertenecen los ser humanos: Primates.

Los monos buscan respuestas, y ellos saben que van a morir, entonces los monos se inventan dioses y luego los adoran, y luego los monos discuten sobre cual de estos dioses inventados es mejor, y los monos se enojan bastante, y aquí es donde usualmente deciden que es buen momento para empezar a matarse entre sí.



Dance, Monkeys, Dance (2009)
[Cortometraje de Ernie Cline]

Enlace permanente

PensadorErnieCline


jueves, 24 de diciembre de 2009

Hay que dejar de lado las religiones para hallar lo que es infinito

Potente reflexión del escritor y orador en materia filosófica y espiritual, Jiddu Krishnamurti, que muestra lo equivocado que está el ser humano en buscar en las religiones lo “inmenso”, lo “inmensurable”, lo “infinito”.



Jiddu Krishnamurti
[Reflexión]

Enlace permanente

PensadorJidduKrishnamurti


miércoles, 23 de diciembre de 2009

La divinización del dinero está deshumanizando el mundo

Bayo"Ayer, 17 personas y yo, recibimos un email con el siguiente saludo navideño (el email procedía de unos tíos muy lejanos que nunca he visto; por eso, me imagino que alguna de esas personas, de las cuales conozco algunas, les facilitó mi correo electrónico):

Con nuestros mejores deseos: FELIZ NAVIDAD.

Dicen que Todas las veces que se recibe este ángel, vino un dinero extra o una noticia buena, por eso se le tiene mucha FE!

Angel del dinero
Angel de la abundancia!
Este es el Angel del dinero
Envialo a 6 buenos amigos o familiares
Un buen dinero aparecera en 4 dias.
A 12 buenos amigos o familiares
Un buen dinero aparecera en 2 dias.
No es juego. Tendras una suerte financiera inesperada.
Si no lo haces, nunca sabras.

Como mis tíos son ancianos, y probablemente no tienen muchos conocimientos sobre internet, no tienen por qué saber que este tipo de emails son cadenas cuyos objetivos son los de recolectar correos electrónicos y de crear con ellos bases de datos y posibles negocios. De todas maneras, como constantemente estoy recibiendo este tipo de cadenas, no puedo dejar de pensar en el bajo nivel de escepticismo que existe, ya que, de lo contrario, la gente dejaría de creer en este tipo de emails (y de mandarlos), que a veces dicen cosas absolutamente ridículas, como que Bill Gates está compartiendo su fortuna o que algo terrible le sucederá al destinatario del email si no lo reenvía a 10 personas (o que un buen dinero aparecerá en unos días si el destinatario del email lo reenvía a cierta cantidad de amigos o familiares). Pero desearme dinero y no, por ejemplo, amor, más aún en estas fechas, carece totalmente de sentido.

No estoy de acuerdo con que las creencias se organicen y menos con que sólo una determine las costumbres de un país, pero centrar esas costumbres (en este caso la navidad) en el consumo es un signo claro que los tiempos que estamos viviendo son vacíos.

El uso irresponsable de la publicidad en los mass media, que tienen un poder de penetración cultural inigualable y muy efectivo, ha hecho que la visión de mis tíos sea una visión común y bien vista en la sociedad. Sobre esto, Carl Sagan, en su libro El mundo y sus demonios, lo deja más que claro:

Pensemos en el poder de la imagen repetitiva en la publicidad, especialmente para televidentes y lectores impresionables. Nos puede hacer creer casi cualquier cosa... hasta que fumar cigarrillos imprime carácter.

Los mass media tratan a la gente como consumidores (no como ciudadanos) y hacen de todo un producto comercializable, incluso lo que no debería tener precio; esto, con el único fin de fomentar el consumismo para que un grupo de personas obtenga ganancias. De esta manera, este sistema de ganancias se está constantemente retroalimentando, ya que mediante el consumo una persona sólo logrará tener una felicidad efímera, lo que la obligará a seguir consumiendo.

Aparentemente, la 'divinización' del dinero está deshumanizando a las personas y, por lo tanto, las relaciones que hay entre estas. Y, según yo, es esto lo que está provocando los problemas que hay en el mundo moderno, tales como, el cambio climático o las crisis económicas, y lo que no permite que tengan una solución de fondo".

Miguel Brieva
Ilustración de Miguel Brieva

Bayo

Enlace permanente


martes, 22 de diciembre de 2009

El castigo divino es una forma de obligar a creer

León Ferrari«¿Usted fue creyente alguna vez?

Cuando estudiaba en el colegio de curas algo creía, pero precisamente la enseñanza religiosa me llevó a pensar lo contrario, el tema de que impusieran la existencia de un Infierno; me llevó a reflexionar que se inculcaba el máximo de intolerancia.

¿Hubo alguna influencia, alguna lectura en particular que lo lleva a ese tipo de reflexiones?

Bueno leí algo de Bertrand Russell "Porque no soy cristiano", puede que eso haya influido. De todas maneras ya era conciente de que el mundo occidental esta gobernado por la intolerancia de la religión.

¿Pero no es inherente a muchas religiones el tema del castigo divino?

Sí, el castigo es una forma de obligar a creer, es la forma de dominación, inculcar el miedo. Creo que el budismo es la única práctica que no impone castigos».

León Ferrari
[Extracto de una entrevista del colectivo de comunicación Red Eco Alternativo (02 de Diciembre de 2009)]

Enlace permanente

PensadorLeonFerrari


A los países ricos les falta mucha riqueza ético-moral

Evo Morales«Comenzamos con la Conferencia sobre el Cambio Climático. Los países ricos van a aportar miles de millones de euros para solucionar el problema del clima en el mundo. ¿Qué opina sobre este ofrecimiento?

Es una ofensa, una vergüenza para los países con industrialización irracional. Los conocidos como ricos ya no son ricos; les falta mucha riqueza desde un punto ético-moral a esos países.

La deuda ecológica, la deuda climática no tiene precio. El mejor precio es que hay que cambiar el capitalismo, los modelos económicos vigentes, que sólo buscan el consumismo, el lujo, y no hay políticas sociales que permitan acabar con la pobreza. Por eso es condenable esa propuesta. No reparan ningún daño, ni a un ser humano».

Evo Morales
[Extracto de una entrevista del periódico digital elmundo.es (21 de Diciembre de 2009)]

Enlace permanente

PensadorEvoMorales


lunes, 21 de diciembre de 2009

El colonialismo invisible convence a las personas que la servidumbre es su destino

El libro de los abrazos (2000)«El colonialismo visible te mutila sin disimulo: te prohíbe decir, te prohíbe hacer, te prohíbe ser. El colonialismo invisible, en cambio, te convence de que la servidumbre es tu destino y la impotencia tu naturaleza: te convence de que no se puede decir, no se puede hacer, no se puede ser».

El libro de los abrazos (2000)
[Extracto del libro escrito por Eduardo Galeano]

Enlace permanente

PensadorEduardoGaleano


sábado, 19 de diciembre de 2009

No se necesita un nivel muy avanzado para dominar los principios del escepticismo

El mundo y sus demonios (1997)«No se necesita un nivel muy avanzado para dominar los principios del escepticismo, como demuestran la mayoría de los usuarios de coches de segunda mano. La idea general de una aplicación democrática del escepticismo es que todo el mundo debería tener las herramientas esenciales para valorar eficaz y constructivamente las afirmaciones de conocimiento. Lo único que pide la ciencia es que se apliquen los mismos niveles de escepticismo que al comprar un coche usado o al juzgar la calidad de un analgésico o una cerveza a través de los anuncios de la televisión.

Pero las herramientas del escepticismo no suelen estar al alcance de los ciudadanos de nuestra sociedad. Casi nunca se menciona en las escuelas, ni siquiera en la presentación de la ciencia, su más ferviente practicante, aunque el escepticismo también surge espontáneamente de las decepciones de la vida cotidiana. Nuestra política, economía, publicidad y religiones (nuevas y viejas) están inundadas de credulidad. Los que tienen algo que vender, los que desean influir en la opinión pública, los que mandan, podría sugerir un escéptico, tienen un interés personal en no fomentar el escepticismo».

Nota del autor del blogCon la publicación de este extracto me sumo al "Día mundial del escepticismo y contra el avance de las pseudociencias" (20 de diciembre), propuesto por Ezequiel Del Bianco en su blog Proyecto Sandía, día que eligió porque Carl Sagan murió un 20 de diciembre (1996).

El mundo y sus demonios (1997)
[Extracto del libro escrito por Carl Sagan]

Enlace permanente
PensadorCarlSagan


viernes, 18 de diciembre de 2009

La teoría de Charles Darwin cambió el mundo

Estimulante trailer de Creation, película que explora las circunstancias que llevaron a Charles Darwin a escribir el libro que se transformaría luego en la obra que establecería las bases de los conocimientos cientificos sobre el origen se la vida y, quizá, en la más explosiva de toda la historia: El origen de las especies.

(Hacer click aquí para apreciar mejor los subtítulos del video)



Poster de la película
Creation (2009)

Creation (2009)
[Trailer de la película]

Enlace permanente


jueves, 17 de diciembre de 2009

Todos los humanos podrían mantener un nivel de vida más que digno

Miguel Brieva«En algunos de tus dibujos se observa un cierto escándalo que se muta en un guiño cómico ante la realidad. ¿Te consideras un moralista? ¿No hay algo reaccionario en la crítica al avance de "el mejor de los mundos posibles"?

Es curioso cómo el término moralista se asocia desde siempre a alguien que pretende imponer su visión particular, prejuiciosa e intolerante del mundo. De esto es culpable, en grandísima medida, la degeneración moral y violenta prepotencia de los que desde siempre han ostentado los Valores Morales, es decir, la Iglesia Católica en nuestro caso, o cualquier otra forma de dogmatismo religioso en otras culturas. Esto nos permite entender reacciones tan virulentas contra esa supuesta moralidad como la de la obra de Nietzsche, y todo el legado individualista y relativista que ésta ha dejado a lo largo del siglo XX. Sin embargo, siendo siempre muy conscientes de la debilidad y arbitrariedad intrínseca de nuestra propia constitución moral, no podemos olvidarnos sin más de nociones tan fundamentales como el Bien o la Verdad. Sin la consideración, aunque sea permanentemente cuestionada, de estas dos instancias o absolutos, jamás podremos aspirar a la justicia, la belleza o la igualdad. Y en esas estamos.

Por otra parte, eso de que el nuestro es el mejor mundo de los posibles es una falacia burda aunque eficazmente implantada por la ideología neoliberal que oculta, bajo la apariencia de una cierta madurez histórica y humana, los anhelos y deseos más estúpidos, por no decir perversos, que albergamos dentro. Creo que es responsabilidad de cualquier persona sensata que aspire a la libertad el comenzar a desmantelar, pieza a pieza, el complicado mecano que argumenta este disparate.

¿Cómo te sientes después de publicar en los grandes medios nacionales, partiendo de la autoedición de Dinero? ¿Te corromperá el Sistema?

El corromperse es una opción siempre posible. Es algo que hemos podido observar profusamente en la generación pretendidamente progresista que tomó el poder tras la Transición. El Sistema Capitalista, por otra parte, ha demostrado ser extraordinariamente adaptativo y absorbente, y requiere por tanto un esfuerzo y un permanente autocuestionamiento el adentrarse en sus cauces sin perder el Norte. ¿De qué otra manera se pueden difundir ampliamente ideas diferentes a las imperantes sin verse contaminado por el mercado? Debemos de buscarlas. Yo siempre me he inclinado, en mi caso, por la autoedición y la distribución alternativa de ese material, y creo que ese es un camino de los posibles. Pero creo igualmente necesario aprovechar los espacios de más difusión, aunque ello confiera una cierta dosis de contradicción a nuestro mensaje, en tanto que no se pierda la integridad política o estética de lo que hagamos. Otras iniciativas, como la del recién nacido periódico quincenal Diagonal, son fundamentales para tratar de eludir esas permanentes incoherencias entre medio y mensaje.

Vives en comuna, procuras no consumir, careces de móvil, de automóvil y viajas en segunda...

Una vez entendido el modo intrincado y algo perverso de cómo funciona nuestro mundo globalizado, en el que nuestros más nimios actos de consumo tienen una repercusión casi inimaginable en las condiciones de vida de miles de millones de personas, creo que es fundamental, si queremos exigirnos un comportamiento coherente y humano para con los demás, el comenzar a renunciar. Es preciso, en tanto tratamos de reconstruir otras propuestas políticas, actuar en el plano más primario aunque por el momento más influyente: el consumo. Es una exigencia moral: debemos comenzar a renunciar a unos modos de vida que no pueden ser universales, en primer lugar porque sólo se sustentan en la desigualdad entre consumidores y productores, y en segundo lugar porque son ecológicamente insostenibles. La gente sale a la calle en contra de la guerra de Irak, pero no está dispuesta, por ejemplo, a renunciar al coche, al uso permanente de hidrocarburos. Y ahí estamos todos, sintiéndonos excelentes personas mientras tecleamos alegremente en nuestros móviles fabricados por millones de chinos en estado de semiesclavitud.

Es algo inevitable: tarde o temprano habrá que renunciar, porque, al margen de su cuestionable utilidad, estos juguetitos con los que se alimenta incesantemente el consumo tienen un precio ecológico y humano excesivamente elevado. Otra cosa sería que verdaderamente deseemos la autodestrucción, que es algo que a estas alturas ya no se puede descartar del todo. Como decía una tía abuela mía: "Si hemos de ir al infierno, ¡vayamos en coche!".

La política es una de tus fuentes de inspiración ¿Cómo ves la militancia? ¿Qué te parece el derrotero sangriento de las utopías rojas y negras del siglo XX?

Si algo ha quedado esclarecido tras las experiencias políticas del siglo XX es que lo fundamental no reside tanto en el credo ideológico que estructure una sociedad, sino en la integridad moral de cada uno de sus individuos, en la plena madurez de su conciencia individual, en el pensamiento libre y crítico de cada uno de los integrantes del colectivo. Planteamientos a priori contrapuestos como son el fascismo y el comunismo han desembocado en formas de dominio y represión no tan dispares entre sí. No obstante, no debemos ignorar que, aunque su desenlace ha sido en numerosos aspectos similar, existen diferencias teóricas de raíz entre ambos pensamientos. Mientras que el comunismo o el socialismo parten de una noción de igualdad entre todos los individuos, que creo que casi todos compartimos; el fascismo en cambio asume una visión jerárquica de la sociedad, estatificada en elites dirigentes, trabajadores cualificados y masa obrera, que por otra parte no hace otra cosa sino justificar ideológicamente y dar nombre a lo que ya lleva existiendo casi desde el principio de los tiempos. En la actualidad, nuestro mundo continúa rigiéndose con arreglo a esta premisa, que no es más, en definitiva, que una reformulación teórica y complejizada de "la ley del más fuerte". O lo que es lo mismo, que estamos infinitamente más cerca del fascismo que de ese ideal universal de igualdad que ha defendido siempre la izquierda. Resumiendo; debemos de seguir luchando en contra de este nuevo fascismo de mercado con democracia de pantomima y, aprendiendo de los errores cometidos por los que tan erradamente pretendieron cambiar la historia, buscar nuevas vías para hacer esto bien. Me niego a vivir en un mundo en el que no quede otra cosa más que asumir la maldad y la estupidez como nuestros inevitables compañeros de camino. Eso me parece desgarrador, patético y hasta feo.

La vieja izquierda prejuzgó la espiritualidad como una lacra y una farsa social... Muchos de tus dibujos son sarcasmos frente a la Nueva Era y, sin embargo, en otros apelas a algo que sea más que el consumismo masivo, farsa democrática y estupidez colectiva. ¿Crees que se han producido cambios al respecto de la conciencia espiritual?

Espero que así sea. Yo he crecido en una familia de científicos y ello me ha dado un gran apego a la razón, la cual creo que, junto con el arte, es la herramienta más preciada que ha aportado al mundo la cultura occidental. No obstante, creo que es fundamental diferenciar entre la razón, la que hacía a Sócrates dudar permanentemente, hasta de sí mismo, y la que vulgarmente ha venido a usurpar ese nombre, que no es otro que la razón instrumental, la que se emplea, por ejemplo, para calcular la trayectoria de un misil. Hay una razón abstracta que cuestiona, y luego está esta otra razón, más técnica, podríamos decir, que es la que se emplea para resolver cuestiones concretas y que es la que la gente asocia con La Razón. Esta confusión de base a menudo produce un rechazo incluso en nuestra propia cultura, y lleva a muchos a refugiarse, a menudo de manera bastante incoherente y superficial, en esoterismos puramente formales y demás trivializaciones de la espiritualidad de otras culturas. Yo más bien creo que, respetando y aprendiendo de la verdadera esencia de esas otras cosmovisiones, lo que los occidentales debemos hacer es precisamente redescubrir la verdadera dimensión de la razón, que, aunque parezca algo casi sacrílego e irracional, abarca en sí misma una connotación espiritual.

¿Consideras que habitamos una decadencia, qué nos encontramos al final de un modo de vida? ¿Cómo crees que puede acabar este mundo? ¿Otro mundo es posible?

Ciertamente hay motivos para pensar que, si bien el mundo no va a desaparecer, las condiciones de vida en él van a verse visiblemente trastocadas hacia peor, tal vez con unas dimensiones catastróficas y hasta apocalípticas. La ambición ciega de las elites dominantes, tolerada por la mansedumbre bobalicona y consumista de los ciudadanos del primer mundo, y regida en última instancia por la inercia abstracta y gélida del capital, parecen conducirnos irrevocablemente al peor de los escenarios imaginables. Por supuesto, otro mundo es posible y urgentemente necesario. Es de vital importancia, de hecho, el construir estos mundos alternativos, aunque sea tan sólo sobre el papel o sobre una pantalla de cine. El arte tiene un papel esencial en este enriquecimiento del imaginario colectivo. Como decíamos al principio, las personas tendemos inevitablemente a actuar conforme al juego que vemos en los demás. Es preciso, pues, crear nuevas reglas del juego, y el arte es quizá el mecanismo más elocuente que tenemos para ello.

Con todo, el pesimismo me lleva a pensar que únicamente se dará una reacción política real a todo este desenfreno hiperproductivo cuando el cambio climático sea ya una realidad demoledora y anualmente perezcan millones de personas en desastres naturales, incluso en los países ricos.

Los adelantos científicos aparecen relativizados en tu obra. ¿Eres tecnófobo? ¿Cuál es tu sentimiento hacia la ecología?

Los adelantos científicos son estupendos, siempre que sean motivados por las verdaderas necesidades de los seres humanos, estén al alcance de todos y no interfieran en el equilibrio de nuestro ecosistema. Como dice García Calvo, hay inventos primordiales, como el tren o el teléfono, que facilitan enormemente la vida sin causar grandes estragos medioambientales, y luego están los inventos secundarios, derivados de estos primeros, como pueden ser el coche y el teléfono móvil, cuya expansión no ha sido tanto motivada para cubrir necesidades humanas hasta ese momento insatisfechas como para, simple y llanamente, generar nuevos mercados y aumentar la producción. Y sin embargo, gracias al extraordinario calzador de la publicidad, han colado entre una población cada vez más desprovista de los valores más elementales.

Si las cosas se pensasen, se pudieran planificar al margen de la estulta dictadura del mercado, todos los humanos podríamos mantener un nivel de vida más que digno, incluso con avances científicos, sin necesidad de destruir nuestro alrededor ni de esclavizar a la mitad de nuestros congéneres. Imaginen si todo el potencial científico y humano que se ha empleado en estos últimos años en insertar un televisor con vídeo-conferencia en el móvil se hubiese encaminado, en su lugar, hacia la mejora de las fuentes energéticas o la curación de numerosas enfermedades. Su influencia hubiera sido fabulosa. Pero no; estamos estúpidamente maniatados por esta aséptica monstruosidad que hemos creado, que nos regala con más y más baratijas al tiempo que nos allana el camino hacia la autoaniquilación.

La democracia parece haberse convertido en la gran excusa para un nuevo Orden Mundial que expande el mercado a golpe de lo que haga falta, al tiempo que el sistema garantiza unas libertades sin las cuales no sería posible la crítica... ¿Qué salvarías de este Sistema?

No lo sé, francamente... ¿El tupé de Acebes? Salvaría el sentido común de mucha gente que, aun a pesar de tanto adoctrinamiento tontorrón y mezquino, todavía se mantiene firme señalando, como una obstinada brújula, hacia aquello que podríamos y deberíamos ser.

También ridiculizas el individualismo de hacer cada uno lo que le da la gana, que tiene sus orígenes en la contracultura, pero que ha sido integrado por el consumo...

Cuando todo el mundo, creyéndose que hace lo que le da la gana, hace exactamente lo mismo que todos lo demás, tenemos indicios para sospechar que, o bien hemos llegado a una sociedad perfecta y sorprendentemente bien sincronizada, o bien se ha inducido muy hábilmente a la gente a pensar que es libre mientras que obedece de manera estricta. Esta reflexión podemos ilustrarla con tan sólo asomarnos a una autopista a una hora punta y comprobar cómo miles de personas, pertrechadas en el interior de sus cubículos móviles idénticos, haciendo todos lo mismo en sus micro cárceles, viendo morir ahí dentro las horas de sus breve existencia, y que aún logran creerse la ilusión de que son libres y deciden por sí mismos. La maquinaria de la propaganda ha descubierto la fuerza de apelar una y otra vez a la región más hueca y disminuida de la persona: su individualismo».

Miguel Brieva
[Extracto de una entrevista de la revista universitaria Generación XXI]

Enlace permanente

PensadorMiguelBrieva


miércoles, 16 de diciembre de 2009

La cultura comercial está llena de informaciones erróneas y evasivas

El mundo y sus demonios (1997)«Clement, Hume, Paine y Huxiey hablan de religión. Pero gran parte de lo que escribieron tiene aplicaciones más generales... por ejemplo, al omnipresente fastidio de los anuncios que dominan nuestra civilización comercial. Hay unos anuncios de aspirina en los que los actores que hacen de médicos revelan que el producto de la competencia sólo tiene tal cantidad del ingrediente analgésico más recomendado por los médicos... no dicen cuál es este misterioso ingrediente. Su producto, en cambio, tiene una cantidad espectacularmente mayor (de 1,2 a 2 veces más por tableta), por lo que hay que comprarlo. Pero ¿por qué no tomar dos pastillas de la competencia? O consideremos el analgésico que funciona mejor que el producto de "efecto regular" de la competencia. ¿Por qué no tomar entonces el producto competitivo de "efecto extra"? Y, desde luego, no nos hablan de las más de mil muertes anuales en Estados Unidos por el uso de la aspirina, o los posibles cinco mil casos anuales de insuficiencia renal por uso de acetaminofeno, del que la marca más vendida es Tyienol. (Aunque eso podría tratarse de un Caso de correlación sin causación.) O ¿qué importa que un cereal de desayuno tenga más vitaminas cuando podemos tomarnos una pastilla de vitaminas con el desayuno? Igualmente, ¿qué incidencia tiene que un antiácido contenga calcio si el calcio sirve para la nutrición pero es irrelevante para la gastritis? La cultura comercial está llena de informaciones erróneas y evasivas a expensas del consumidor. No se espera que preguntemos. No piense. Compre.

La recomendación (pagada) de productos, especialmente por parte de expertos reales o supuestos, constituye una avalancha constante de engaños. Delata su menosprecio por la inteligencia de sus clientes. Presenta una corrupción insidiosa de actitudes populares sobre la objetividad científica. Hay incluso anuncios en los que científicos reales, algunos de distinción considerable, aparecen como cómplices de las empresas. Ellos revelan que los científicos también son capaces de mentir por dinero. Como advirtió Tom Paine, acostumbrarse a las mentiras pone los cimientos de muchos otros males.

Tengo delante de mí mientras escribo el programa de una de las exposiciones de Vida Sana que se celebran anualmente en San Francisco. Como es de rigor, asisten decenas de miles de personas. Expertos altamente cuestionables venden productos altamente cuestionables. He aquí algunas presentaciones: "Cómo producen dolor y sufrimiento las proteínas bloqueadas en la sangre." "Cristales, ¿son talismanes o piedras?" (Yo tengo mi propia opinión.) Sigue: "Del mismo modo que un cristal refleja ondas de sonido y de luz para radio y televisión —ésta es una interpretación burda e insípida de cómo funcionan la radio y la televisión—, también puede amplificar las vibraciones espirituales para los humanos armonizados." O aquí hay otra: "Retorno de la diosa, ritual de presentación." Otro: "Sincronización, la experiencia del reconocimiento." Esta la da el "Hermano Carlos". O, en la página siguiente: "Tú, Saint-Germain y la curación mediante la llama violeta." Así sigue sin parar, con profusión de anuncios sobre las "oportunidades" —que recorren la corta gama de discutible a falsa— que uno puede encontrar en esas muestras».

El mundo y sus demonios (1997)
[Extracto del libro escrito por Carl Sagan]

Enlace permanente

PensadorCarlSagan


martes, 15 de diciembre de 2009

La evolución de la historia humana está escrita en la piel de los seres humanos

Fascinante conferencia de la antropóloga Nina Jablonski que expone que para encontrar evidencias de la evolución basta con ver el color de la piel humana.

Material descubierto enHomínidos

(Hacer click en "View subtitles" y seleccionar "Spanish" para ver el video con subtítulos en español)



Nina Jablonski
[Conferencia en TED]

Enlace permanente
PensadorNinaJablonski


lunes, 14 de diciembre de 2009

Los niños jamás podrán estar al mismo nivel de madurez adulta

Hard Candy (2005)«Hayley Stark: Es lo que dicen todos.

Jeff Kohlver: ¿Quiénes?

Hayley Stark:¿Quiénes? ¡Los pedófilos!

Era tan sexy. Ella se lo buscó.

Sólo técnicamente era un niña. Actuaba como mujer.

Qué fácil es culpar a una niña, ¿no? No porque una niña sepa imitar a una mujer significa que está lista para hacer lo que hace una mujer. Tú eres el adulto aquí. Si la niña está experimentando y dice algo insinuante, lo ignoras. No la alientas».

Hard Candy (2005)
[Extracto de la película]

Enlace permanente


viernes, 11 de diciembre de 2009

Los sabios sólo consiguen ventajas, tanto para ellos como para los demás

Diccionario filosófico (1999)«Estupidez:

Durante mucho tiempo he creído que la principal explicación de por qué la historia está tan llena de atrocidad y barbarie había que buscada en el aburrimiento. El aburrimiento es una de las exclusivas del animal humano, una intemperancia zoológica como la risa o la presciencia de la muerte (las tres juntas, pasadas por el lenguaje, son el origen de nuestra especialidad más famosa: el pensamiento). Cuando las cosas marchan discretamente bien, los humanos nos aburrimos: entonces empezamos a metemos con los vecinos, o a desear especias raras que sólo se dan en tierras lejanas y que necesitan para conseguirse afrontar mil penalidades, o nos inventamos amenazas sobrenaturales para asegurar las emociones que nos faltan. La gente que se queda en su casa entretenida en sus cosas rara vez hace daño a nadie: lo trágico de la vida es que en casa la mayoría de la gente se aburre. Y como se aburren, proclaman que quedarse tranquilamente en casa es cosa de cobardes, de egoístas y de malos patriotas. Hasta los poetas colaboran con este descrédito de quienes lo pasan bien sin meterse en líos: Homero asegura que hacen falta expediciones punitivas como la de T roya para que los bardos tengan algo que cantar y Tolstoi advierte al comienzo de Ana Karenina que "las familias felices no tienen historia".

La gran batalla de este mundo se da entre quienes disfrutan quedándose en casa y los que en casa se aburren, por lo que siempre están dispuestos a echarse a la calle. Rivarol señaló que en caso de jaleo (revoluciones, golpes de Estado, persecución de herejes y cosas así) siempre ganan los que salen a la calle y por eso todos los disturbios históricos suelen acabar mal: los sensatos que se quedan en casita a ver qué pasa pierden indefectiblemente, derrotados por los chalados, los zascandiles, los aprovechados, los sacamantecas, es decir, por los aburridos... Con razón comenta Nietzsche: "Más que ser felices, los humanos quieren estar ocupados. Todo el que les procura ocupación es, por tanto, un bienhechor. ¡La huida del aburrimiento! En Oriente la sabiduría se acomoda al aburrimiento, hazaña que a los europeos les resulta tan difícil que sospechan que la sabiduría es imposible." No hace falta recordar que entre esos "bienhechores" que han aliviado el hastío de los pueblos se cuentan los más célebres carniceros de la humanidad, santos patronos por elevación de los modestos serial killers particulares en torno a cuyas escasas fechorías (rara vez llegan al medio centenar de víctimas, ni siquiera un regimiento) tanta alharaca sensacionalista suele organizarse.

Sigo pensando que el aburrimiento es ingrediente fundamental de las desventuras históricas, pero ahora le voy dando también cada vez más importancia a la estupidez. Debo esta nueva perspectiva a la lectura de un irónico historiador italiano, Carlo Cipolla, según la expone en su libro —recomendable con fervor— Allegro ma non troppo (la traducción castellana lleva el mismo título). Dice allí el profesor italiano que los evidentes y numerosos males que nos aquejan tienen por causa la actividad incesante del clan formado por los máximos conspiradores espontáneos contra la felicidad humana: a saber, los estúpidos. No hay que confundir a los estúpidos con los tontos, con las personas de pocas luces intelectuales: pueden también ser estúpidos, pero su escasa brillantez les quita la mayor parte del peligro. En cambio lo verdaderamente alarmante es que un premio Nobel o un destacado ingeniero pueden ser estúpidos hasta el tuétano a pesar de su competencia profesional. La estupidez es una categoría moral no una calificación intelectual: se refiere por tanto a las condiciones de la acción humana.

Partamos de la base de que toda acción humana tiene como objetivo conseguir algo ventajoso para el agente que la realiza. Según Cipolla, pueden establecerse cuatro categorías morales: primero están los buenos (o, si se prefiere, los sabios, los únicos que pueden aspirar a tan alta cualificación) cuyas acciones logran ventajas para sí mismos y también para los demás; después vienen los incautos, que pretenden obtener ventajas para sí mismos pero en realidad lo que hacen es proporcionárselas a los otros; más abajo quedan los malos, que obtienen beneficios a costa del daño de otros; y por último están los estúpidos que, pretendan ser: buenos o malos, lo único que consiguen a fin de cuentas es perjuicios tanto para ellos como para los demás. La opinión de Cipolla es que hay muchos más estúpidos que buenos, malos o incautos. Y que son encima más peligrosos: primero, porque no consiguen nada bueno ni siquiera para sí mismos y luego por aquello que dijo hace ya tanto el sutil Anatole France: el estúpido es peor que el malo, porque el malo descansa de vez en cuando pero el estúpido jamás. Aún peor, porque lo característico del estúpido es la pasión de intervenir, de reparar, de corregir, de ayudar a quien no pide ayuda, de curar a quien disfruta con lo que el estúpido considera "enfermedad", etc. Cuanto menos logra arreglar su vida, más empeño pone en enmendar la de los demás. Lenin dijo que el comunismo eran los soviets más la electricidad; aquí podríamos establecer que la estupidez es la condición de imbécil sumada a la pasión por la actividad.

En efecto, mirando alrededor no puede uno convencerse de que la abundancia de malos y de incautos baste para explicar la magnitud del tiberio en que estamos metidos. Somos cinco mil quinientos millones de seres humanos en el planeta y creemos poder vivir con las mismas pautas que bastaron para la mitad o para la cuarta parte. Cientos de millones de seres humanos se mueren de hambre y los recursos económicos se gastan en armamento o en mármol para decorar ministerios, mientras el Papa y otros santos varones recomiendan tener todos los hijos que se pueda, pues lo contrario es pecado. El ozono del firmamento, el agua de los mares y las selvas de la tierra son sacrificadas como si conociésemos el modo de reponer tan indispensables riquezas. En Europa, no sabe uno qué es peor: si los yugoslavos que se matan por la bazofia nacionalista o quienes, a pesar de lo que está pasando en Yugoslavia y otros lugares, siguen predicando en tierras aún pacíficas bazofia nacionalista; los que aspiran a la paz universal sin dejar por ello de vender armas a los contendientes o los pacifistas que, tal como están las cosas, pretenden a la vez que se proteja a los débiles y que se renuncie a toda violencia institucional; los vociferantes predicadores del odio racial o sus cómplices naturales, los conspicuos abogados de la diferencia irreductible y la superior dignidad de los grupos oprimidos... No, ciertamente hay que darle a la estupidez toda su enorme importancia: sin su colaboración entusiasta, la vida humana seria una aventura más o menos intensa, pero seguro que carecería de sus principales sobresaltos colectivos.

Si la estupidez es mala en todos los estamentos humanos, entre intelectuales alcanza una gravedad especial. Suponer que todos los "intelectuales" son básicamente "inteligentes" es un error muy generoso, fundado quizá en la homofonía de ambas palabras. Por el contrario, el terreno de debate intelectual atrae al estúpido con particular magnetismo, le estimula hasta el frenesí, le proporciona oportunidades especialmente brillantes de ser estentóreamente dañino. Lo más grave es que su imbecilidad habitual pierde el carácter benévolo aunque descarriado que posee por lo común la estupidez (que en el fondo es una perversión alimentada de buenas intenciones) y puede llegar a ser insólitamente malévola o cruel. Ya Voltaire, en su Diccionario filosófico, había señalado este peligro gremial: "La mayor desgracia del hombre de letras no es quizá ser objeto de la envidia de sus colegas, o víctima de los contubernios, o despreciado por los poderosos de este mundo; lo peor es ser juzgado por tontos. Los tontos llegan a veces muy lejos, sobre todo cuando el fanatismo se une a la inepcia y la inepcia al espíritu de venganza." El dictamen es importante porque proviene del intelectual antiestúpido por excelencia, quizá el hombre de letras al que menos opiniones desastrosas pueden reprochársele, aquél en cuyo nombre o con la inspiración de cuyas doctrinas es más difícil cometer crímenes. Pero de la estupidez nadie está descartado: los intelectuales la llevamos dentro como una enfermedad profesional, es para nosotros como la silicosis para los mineros. Hay razones estructurales y dinámicas para contraer esta dolencia. A la pregunta "¿por qué los estúpidos se vuelven a menudo maliciosos?", responde así Nietzsche; uno de los grandes estudiosos del tema: "A las objeciones del adversario frente a las cuales se siente demasiado débil nuestra cabeza, responde nuestro corazón haciendo aparecer sospechosos los motivos de las objeciones." Cuando falla nuestra argumentación o nuestra comprensión, recurrimos al proceso de intenciones y de ahí al proceso tout court si tenemos vara alta con los poderes gubernamentales. Por eso toda vigilancia es poca y cada cual debe hacerse chequeos periódicos a sí mismo para descubrir a tiempo la incubación de la estupidez. Los síntomas más frecuentes: espíritu de seriedad, sentirse poseído por una alta misión, miedo a los otros acompañado de loco afán de gustar a todos, impaciencia ante la realidad (cuyas deficiencias son vistas como ofensas personales o parte de una conspiración contra nosotros), mayor respeto a los títulos académicos que a la sensatez o fuerza racional de los argumentos expuestos, olvido de los límites (de la acción, de la razón, de la discusión) y tendencia al vértigo intoxicador, etcétera.

Un buen test para detectar los estragos en nosotros, intelectuales, de la estupidez es preguntamos sinceramente si aún podemos contestar a quien nos inquiera qué hemos hecho frente a los, terribles males del mundo con la cuerda modestia de Albert Camus: "Para empezar, no agravados" Si esto nos parece poco, mal síntoma...»

Diccionario filosófico (1999)
[Extracto del libro escrito por Fernando Savater]

Enlace permanente

PensadorFernandoSavater


jueves, 10 de diciembre de 2009

La ciencia es la fuente de información más confiable que existe

Notable ilustración que demuestra por qué el método científico representa la fuente de información más confiable que tienen los seres humanos.


El método científico vs. el método creacionista
[Ilustración]

Enlace permanente


miércoles, 9 de diciembre de 2009

La verdadera educación debería terminar con la formación de moldes

Emocionante y didáctico cortometraje que hace pensar sobre lo fundamental que es para la libertad individual y la armonía social que las personas reciban, desde que nacen, una educación libre de moldes, guías y condicionamientos.

(Hacer click aquí para apreciar mejor los subtítulos del video)



Manual de instrucciones para la vida (2008)
[Cortometraje de Theramin Soup Project]

Enlace permanente


lunes, 7 de diciembre de 2009

La misión verdadera de cada uno es llegar a sí mismo

Demian (1919)«En estos momentos tuve una certeza fulminante: cada uno tenía una "misión", pero esta no podía ser elegida, definida, administrada a voluntad. Era un error desear nuevos dioses, y completamente falso querer dar algo al mundo. No existía ningún deber, ninguno, para un hombre consciente, excepto el de buscarse a sí mismo, afirmarse en su interior, tantear un camino hacia adelante sin preocuparse del fin a que pudiera conducir. Aquel descubrimiento me conmovió profundamente; éste fue el fruto de aquella experiencia. Yo había jugado a menudo con imágenes del futuro y soñado con papeles que me pudieran estar destinados, de poeta quizá, de profeta, de pintor o de cualquier otra cosa. Aquellas imágenes no valían nada. Yo no estaba en el mundo para escribir, predicar o pintar; ni yo ni nadie estaba para eso. Tales cosas sólo podían surgir marginalmente. La misión verdadera de cada uno era llegar a sí mismo. Se podía llegar a poeta o a loco, a profeta o a criminal; eso no era asunto de uno: a fin de cuentas, carecía de toda importancia. Lo que importaba era encontrar su propio destino, no un destino cualquiera, y vivirlo por completo. Todo lo demás eran medianías, un intento de evasión, de buscar refugio en el ideal de la masa; era amoldarse; era miedo ante la propia individualidad. La nueva imagen surgió terrible y sagrada ante mis ojos, presentida múltiples veces, quizá pronunciada ya otras tantas, pero nunca vivida hasta ahora. Yo era un proyecto de la naturaleza, un proyecto hacia lo desconocido, quizás hacia lo nuevo, quizás hacia la nada; y mi misión, mi única misión, era dejar realizarse este proyecto que brotaba de las profundidades, sentir en mí su voluntad e identificarme con él por completo».

Demian (1919)
[Extracto del libro escrito por Hermann Hesse]

Enlace permanente

PensadorHermannHesse


domingo, 6 de diciembre de 2009

El escepticismo constituye una forma de evitar los errores

Contacto (1985)«"Hasta ahora", pensó Ellie, he sido un modelo de mesura.

—Usted se siente incómodo con el escepticismo científico. Sin embargo, el escepticismo nace porque el mundo es complicado, sutil. La primera idea que se le ocurre a una persona no es necesariamente correcta. La gente es capaz de autoengañarse. Los científicos también. Científicos de renombre han afirmado, en distintas épocas, todo tipo de doctrinas socialmente aborrecibles. Desde luego, también lo han hecho los políticos y prestigiosos líderes religiosos. Me refiero, por ejemplo, a la esclavitud o al racismo de los nazis. Los científicos cometen errores, al igual que los teólogos y que todo el mundo, porque eso es parte de la naturaleza humana. Ustedes mismos lo dicen: "Errar también lo es".

"Por consiguiente, el escepticismo constituye una forma de evitar los errores, o al menos de disminuir las posibilidades de cometerlos. Se ponen a prueba las ideas, se las verifica empleando rigurosos criterios de comprobación. Yo no creo en la existencia de una única verdad, pero cuando se permite la discusión de las distintas opiniones, cuando cualquier escéptico puede practicar un experimento para verificar su teoría allí tiende a surgir la verdad. Esto lo ha experimentado la ciencia en toda su historia. No es un método perfecto, pero sí el único que parece dar resultado.

"Ahora bien. Al observar la religión, me encuentro con multitud de opiniones contrapuestas. Por ejemplo, para los cristianos el mundo tiene una cantidad limitada de años de vida. Según se puede apreciar en la exposición de esa sala algunos cristianos (también judíos y musulmanes) consideran que el universo cuenta con sólo seis mil años de antigüedad. Los hindúes, por el contrario —y hay muchísimos hindúes en el mundo— piensan que el universo es infinitamente antiguo, con infinito número de creaciones y destrucciones subsidiarias. No puede ser que ambos grupos tengan razón. O el mundo tiene una cierta cantidad de años, o bien es infinitamente antiguo. Los amigos suyos de ahí —señaló con un gesto a los empleados del museo que se hallaban cerca de "El Error de Darwin"— deberían ponerse a estudiar a los hindúes. Dios parece haberles revelado a ellos algo distinto que a ustedes. Pero ustedes sólo hablan consigo mismos.

"¿No se me estará yendo la mano?", se preguntó. —Las principales religiones de la tierra se contradicen unas a otras, y no todas pueden ser correctas. ¿Y si estuvieran todas equivocadas? Es una posibilidad. Su obligación es preocuparse por la verdad, ¿no? Bueno, la forma de analizar ideas tan dispares, es ser escéptico. Yo no me considero más escéptica acerca de sus principios religiosos de lo que lo soy respecto de cada nueva idea científica con que me cruzo. Pero en mi profesión, se las denomina hipótesis, no revelación ni inspiración.

Joss se movió inquieto en su asiento, pero fue Rankin quien respondió.

—Son innumerables las revelaciones, las predicciones que hace Dios en el Antiguo y el Nuevo Testamento, que resultaron confirmadas. La venida del Salvador se anticipa en Isaías, capítulo cincuenta y tres y en Zacarías, capítulo catorce. En Miqueas, capítulo cinco se vaticina el nacimiento de Cristo en Belén. Que Él procedería de la familia de David se anuncia en Mateo, capítulo uno y...

—En Lucas, pero eso tendría que ser una vergüenza para usted, por tratarse de una profecía no cumplida. Mateo y Lucas le asignan a Jesús genealogías distintas, y lo peor es que remontan el linaje de David a José, no de David a María. ¿O acaso usted no cree en Dios Padre?

Rankin prosiguió serenamente. ¿Sería que no le había entendido?

—...la predicación y el padecimiento de Jesús se predicen en Isaías, capítulo cincuenta y dos y cincuenta y tres, y en el Salmo Veintidós. En Zacarías, capítulo once se dice que el Señor iba a ser traicionado por treinta monedas de plata. Si usted es sincera, no puede negar las pruebas de tantas profecías cumplidas.

"Además, la Biblia también habla para nuestro tiempo. Israel y los árabes, Rusia y los Estados Unidos, la guerra nuclear... todo figura en la Biblia. Cualquier persona sensata lo ve, sin necesidad de ser profesor universitario.

—Lo que pasa —replicó Ellie— es que ustedes tienen un problema de imaginación. Casi todas esas predicciones son vagas, ambiguas, imprecisas, abiertas al engaño. Puede interpretárselas de muchas maneras. Ustedes esquivan hasta las más directas, como por ejemplo la promesa de Jesús de que el Reino de Dios vendría durante la vida de algunas personas que integraban su auditorio. Y no me diga que el Reino de Dios está dentro de mí. Esa gente tomaba sus palabras de modo literal. Ustedes sólo citan los pasajes que creen ver cumplidos, y descartan el resto. Además, no se olvide de que había una tremenda necesidad de ver realizadas las profecías.

"Trate de imaginar que su dios —omnipotente, omnisciente, bondadoso— realmente quisiera dejar una señal para las futuras generaciones, para que pudieran confirmar su existencia... digamos los remotos descendientes de Moisés. Sería muy fácil. Bastarían unas pocas frases enigmáticas y la estricta orden de que se transmitieran sin modificación...

Joss se inclinó hacia delante en forma casi imperceptible.

—¿Como por ejemplo?

—Por ejemplo, "El Sol es una estrella". O "Marte es un lugar descolorido, con desiertos y volcanes, igual que el Sinaí". O "Un cuerpo en movimiento tiende a permanecer en movimiento". O... —rápidamente escribió unos números en anotador—, "La Tierra pesa un millón de millones de millones de millones de veces de lo que pesa un niño". O... veo que ustedes dos tienen problemas con la relatividad especial, que todos los días se ve confirmada por los aceleradores de partículas y los rayos cósmicos... También podría ser "No viajarás más rápido que la velocidad de la luz." Cualquier cosa que no pudieran haber sabido hace mil años».

Contacto (1985)
[Extracto del libro escrito por Carl Sagan]

Enlace permanente

PensadorCarlSagan


viernes, 4 de diciembre de 2009

La Tierra y los seres vivos estan formados de materia estelar

Reflexivo capítulo de la serie de documentales de divulgación científica Cosmos: un viaje personal que trata acerca de la evolución de las estrellas y de los viajes en el tiempo.

En nuestro pequeño planeta nos encontramos en este momento en un punto crítico de nuestra historia. Lo que hagamos ahora con nuestro mundo se propagará a través de los siglos y afectará profundamente el destino de nuestros descendientes. Está en nuestro poder el destruir nuestra civilización, e incluso, nuestra especie. Si nos dejamos vencer por la superstición, la avaricia y la estupidez podemos hundir nuestro mundo en las tinieblas, aún más profundas que las del período de la civilización clásica y del renacimiento italiano. Sin embargo, también somos capaces de usar nuestra bondad y nuestra inteligencia, nuestra tecnología y nuestra riqueza para dar a cada habitante de nuestro planeta una vida abundante y plena, para perfeccionar nuestro conocimiento del universo y para trasladarnos a las estrellas.



Capítulo 8: Viajes a través del espacio y el tiempo (1980)
[Documental de Carl Sagan (guionista principal)]

Enlace permanente

PensadorCarlSagan


jueves, 3 de diciembre de 2009

Somos parte de la tierra y ella es parte de nosotros

Flow: For love of water (2008)«Esto ocurrió en 1854. El jefe indio de Seattle responde ante la solicitud que el hombre blanco hace ante el gobierno de USA de comprar, como dice aquí, un gran territorio indígena.

¿Cómo vender o comprar el cielo? ¿El calor de la tierra? Esa idea nos es extraña. ¿Si no somos dueños del fresco del agua y del ondular del agua cómo podemos comprarlos? No somos dueños.

Para mi pueblo cada pedazo de tierra es sagrado. Cada pequeña estrella brillante, cada pedazo de río. Cada niebla en el árbol sombrío. Cada zumbido de insecto, es sagrado en la memoria y experiencia de mi pueblo.

Esta hermosa tierra es la madre del hombre de piel roja. Somos parte de la tierra, y ella es parte de nosotros. Los ríos son nuestros hermanos. Le damos a los ríos el cariño que le daríamos a un hermano.

Pero el hombre blanco no entiende nuestra cultura. Es un forastero, que arranca todo lo que necesita de ella. La tierra no es su hermana, sino su enemiga. Y cuando la conquista, se marcha. El secuestra la tierra de sus hijos y no le importa.

No sé, nuestra cultura es diferente» (Siddharaj Dhadda).

Flow: For love of water (2008)
[Extracto del documental]

Enlace permanente

PensadorAshokGadgil


martes, 1 de diciembre de 2009

Piensa y gana 3: ¿Cómo sería el ser humano si se hubiese originado en un mundo sin noche? (Concurso)

Piensa y gana es un concurso que pretendo hacer cada vez que me consiga un buen libro para regalar (premio). En esta ocasión, me conseguí el siguiente libro:

Piensa y gana: ¿Cómo sería el ser humano si se hubiese originado en un mundo sin noche?
La mejor idea jamás pensada (2009)

Esta síntesis moderna, rigurosa y amena de los vastos alcances de la perspectiva evolucionaría, tanto en la ciencia como en la vida cotidiana me la cedió la Fundación Ciencia y Evolución. El autor del libro es el ingeniero matemático Alvaro Fischer, presidente de la Fundación. ¡Es un libro muy estimulante para el ganador del concurso!

Fundación Ciencia y Evolución
Para ganárselo, sólo tienen que contestar la pregunta: ¿Cómo sería el ser humano si se hubiese originado en un mundo sin noche?

El concurso se iniciará hoy, con la publicación de esta entrada, y finalizará el 8 de Enero de 2010.

Podrán participar los usuarios de cualquier país y podrán hacerlo cuantas veces quieran. Para hacerlo, sólo tienen que dejar su respuesta comentando esta entrada. Además, es necesario que los participantes, junto con su primera respuesta (sólo con su primera respuesta), también me envíen un email completando el siguiente formulario. El participante deberá completar el formulario de la siguiente manera:

Nombre = indicar su nombre real.
Email = indicar el email con el participa.
Asunto = seleccionar "Otro".
Mensaje = indicar su país de residencia (también, puede agregar otro dato que crea relevante y/o alguna consulta).

Para determinar al ganador:

1º Una vez terminado el concurso, seleccionaré las mejores 7 respuestas. Para hacerlo, me basaré, principalmente, en:

- La creatividad (valoraré mucho más las respuestas originales).
- La coherencia (valoraré mucho más las respuestas que tengan como referente la evolución biológica, la organización social y el desarrollo cultural que los seres humanos han tenido hasta el día de hoy).
- La redacción (valoraré mucho las respuestas bien escritas y que demuestren que el autor se preocupo de la ortografía).
- La brevedad (valoraré mucho más las respuestas cortas).

2º El 11 de Enero de 2010 publicaré en el blog las 7 respuestas seleccionadas. Luego, los autores seleccionados tendrán los 5 días siguientes para votar por su respuesta favorita, pero que no sea la suya (la cantidad de respuestas que tenga seleccionadas el autor, será la cantidad de votos que deberá emitir). Si durante ese período, alguno de ellos no vota o vota por la suya, automáticamente, quedará fuera del concurso (aunque haya recibido votos). Si el resultado de la votación es un empate, yo decidiré quien es el ganador y, por supuesto, detallaré las razones.

La notificación de los autores seleccionados será vía email y la votación de cada uno de estos deberá ser en respuesta a la notificación. El ganador también será notificado vía email y su premio le será enviado por correo una vez que me haya enviado su dirección postal (en respuesta a la notificación).

Los concursos anteriores han contado con una importante participación internacional y espero que, por la difusión de la perspectiva evolucionaria y su aporte al enriquecimiento del conocimiento humano, este nuevo concurso también la tenga.

Nota: Quiero agradecerle a Ismael Pérez Fernández, autor del blog Homínidos, por su buena disposición a responderme unas dudas que me surgieron mientras ideaba la pregunta del concurso.

¿Cómo sería el ser humano si se hubiese originado en un mundo sin noche?
Responder aquí

Importante: Para validar las respuestas, es necesario que los participantes realicen el paso que está más arriba, destacado con rojo.

Enlace permanente


La víctima de manipulación mental no sabe que es víctima

Aldous Huxley"La esencia de la coerción psicológica consiste en que aquellos que actúan bajo su efecto tienen la impresión de que están actuando por iniciativa propia. La víctima de la manipulación mental no sabe que es víctima. Las rejas de su prisión le son invisibles, y cree que es libre. El hecho de que no es libre, sólo es aparente para los demás. Su esclavitud es estrictamente objetiva".

Aldous Huxley
[Reflexión]

Enlace permanente

PensadorAldousHuxley