martes, 5 de enero de 2010

Cuando el ser humano se hace sabio no son necesarios los sacerdotes y los dioses

El Anticristo (1888)«¿Se ha entendido bien la famosa historia que se encuentra al principio de la Biblia, la del terrible miedo de Dios ante la ciencia? No se ha comprendido. Este libro de sacerdotes por antonomasia comienza, como es justo, con la gran dificultad íntima del sacerdote: el sacerdote tiene un solo peligro, por consiguiente, Dios tiene sólo un gran peligro.

El viejo Dios, todo espíritu, todo gran sacerdote, todo perfección, pasea por distracción en sus jardines; pero se aburre. En vano luchan contra el tedio los dioses mismos. ¿Qué hace Dios? Inventa al hombre; el hombre es divertido... Pero he aquí que también el hombre se aburre, La compasión de Dios por la única miseria que todos los Paraísos tienen en si, no conoce limites: pronto creó otros animales. Primer error de Dios: el hombre no encontró divertidos a los animales – fue su amo, no quiso ser un animal. Después de esto Dios creó a la mujer. Y, en realidad, entonces acabó de aburrirse; pero acabaron también otras cosas. La mujer fue el segundo error de Dios. "La mujer es, por su naturaleza, serpiente: Eva"; esto lo sabe todo sacerdote; "de las mujeres procede todo el mal sobre la tierra"; esto también lo sabe todo sacerdote. "Por consiguiente, también de ella viene la ciencia..." Precisamente, de la mujer aprende el hombre a gustar el árbol del conocimiento.

¿Qué había sucedido! El viejo Dios se vio acometido de un tremendo error. El hambre mismo se había hecho su mayor error; Dios se había creado un rival: la ciencia nos hace iguales a Dios; ¡cuando el hombre se hace sabio han terminado los sacerdotes y los dioses! Moraleja: la ciencia es la cosa vedada en si, es lo único vedado. La ciencia es el primer pecado, el germen de todos los pecados, el pecado original. Sólo esto es la moral. Tú no debes conocer: todo lo demás se sigue de aquí. El tremendo miedo experimentado por Dios no le impidió ser hábil. ¿Cómo nos defenderemos de la ciencia? Este fue durante mucho tiempo su problema capital. Respuesta: ¡Arrojemos al hombre del Paraíso! La felicidad, el ocio, conducen a pensar; todos los pensamientos son malos pensamientos... El hombre no debe pensar.

Y el sacerdote en inventa la miseria, la muerte, los peligros mortales del parto, toda clase de sufrimientos, de dolores, de fatigas, y sobre todo la enfermedad; ¡simples medios en la lucha contra la ciencia! La miseria le impide al hombre pensar... Y, sin embargo, ¡cosa terrible!, la obra de la ciencia se eleva, llega hasta el cielo, haciendo palidecer a los dioses. ¿Qué hacer? El viejo Dios inventa la guerra, separa a los pueblos, hace que los hombres se destruyan unos a otros (los sacerdotes tuvieron siempre necesidad de la guerra). ¡De la guerra. que, entre otras cosas, es una gran perturbadora de la paz de la ciencia! ¡Oh cosa increíble! No obstante la guerra, la ciencia, la emancipación del poder del sacerdote, aumentan. Y una última decisión se presenta al viejo Dios: El hombre se ha hecho científico: no sirve, hay que ahogarlo».

El Anticristo (1888)
[Extracto del libro escrito por Friedrich Nietzsche]

APORTE

Enlace permanente
PensadorFriedrichNietzsche

······Entradas relacionadas:


5 comentarios:

mjt dijo...

Muy de acuerdo. Pero seguramente aquellos que no tenga acceso al conocimiento científico por el motivo que sea, social, económico, psicológico, etc., sienta su impotencia ante la vida y necesite justificarla utilizando el báculo divino. Los que no lo hacemos somos más que afortunados. Un abrazo.

Jack Rational dijo...

Hola Bayo

En relación al tema de tu artículo, recuerdo haber leído en alguna parte lo siguiente (aunque no recuerdo dónde).

Para un hombre perdido en una caverna oscura, un ciego es un buen guía, ya que el ciego ha aprendido a guiarse sin la vista. Pero cuando salen de la caverna, es mejor usar la vista que seguir guiándose por medio del ciego.

Saludos.

Bayo dijo...

Hola Jack:

¡Excelente alegoría! Lástima que el ciego sólo quiera su bien y no quiera dejar de ser guía; por lo tanto, hará todo lo posible por hacerle creer al hombre que sigue perdido (y cómo ha logrado obtener mucho poder sobre este hombre, lo logrará).

Saludos.

Bayo

Angol Malalcahuello dijo...

BAYO: extraordinario aporte al pensamiento crítico en tiempos en que las instituciones nos quieren mantener en un "oscurantismo" mental, cultural, educacional y comunicacional. VIVA EL LIBRE PENSAMIENTO !!!

Salud y Libertad

Santobar dijo...

Por mucho que concuerde con las palabras de Nietszche en este extracto, me cuesta de hace mucho poder leer cualquier cosa de él sin encontrarlo asqueroso.

Me explico; hace mucho que leí a este caballero de pensamientos y, en un principio, me sentí fascinado con muchas cosas que planteaba. Incluso encontraba similitudes y explicaciones a cosas que yo mismo comenzaba a pensar. Pero llegó un día en que me di cuenta de que Nietszche, este gran pensador, era en realidad, un tonto.

Nietszche (creo yo) habla con resentimiento. Es como tratar de conversar sobre mujeres con un amigo a quien lo acaba de dejar la polola. No tiene utilidad; su pensamiento es obvio.

Ahora, sobre el artículo, como persona de ciencias (en términos netamente ciencia/fe), debo decir que me gusta que exista la fe.

Adiós!