jueves, 25 de marzo de 2010

El bien individual sólo es posible sobre la base del bien común

Breve historia de la Filosofía (1997)«¿Qué realidades conoce el alma investigándose a sí misma? Es improbable que Sócrates hubiese pensado que el conocimiento de nosotros mismos nos hiciese conocer cualquier cosa que existe con independencia de nosotros, como por ejemplo, las leyes del movimiento natural. Para ese mundo, el natural, y en neta oposición con Heráclito y los primeros pensadores, Sócrates tuvo un interés bastante secundario. Le preocupaba casi exclusivamente lo que "ocurría al interior de los muros de su ciudad" y, dentro de esa preocupación, el bien común, como búsqueda permanente. La preocupación de Sócrates es casi exclusivamente ética, no cosmológica. Pero lejos de contraponer el bien subjetivo —individual— al bien común, Sócrates muestra —y lo hace en forma sublime en el proceso levantado en su contra— que el bien individual sólo es posible sobre la base del bien común, es decir, en la sujeción racional de la conciencia a la exigencia objetiva del bien, exigencia de la cual se desprenden y en la que se fundamentan los bienes individuales.

El conocimiento del bien y de sus exigencias es la verdad que hace posible los actos buenos. Así el alma que procede injustamente —para hacer primar 'su bien' (un bien privado) sobre el Bien—, rompe la armonía común y, el mal, necesariamente, caerá luego sobre ella. Y como nadie, salvo un demente, desea su propio mal, quien hace el mal a un particular o a la ciudad, no sabe lo que hace. La causa del mal es la ignorancia. Conocido el bien no cabe sino practicarlo. Debemos concluir que el conocimiento nos libera del mal y que el sabio tiende hacia eso».

Breve historia de la Filosofía (1997)
[Extracto del libro escrito por Humberto Giannini]

Enlace permanente

PensadorHumbertoGiannini

······Entradas relacionadas:


8 comentarios:

Bayo dijo...

Hola:

Me ha impresionado mucho la filosofía de Sócrates (por lo menos, tal como sale descrita en el libro) y son muy interesantes las ideas que se pueden sacar de este extracto. Además, tiene frases notables, como:

"El conocimiento nos libera del mal".

Saludos.

Bayo

emejota dijo...

Ignorancia + Miedo = Hecatombe garantizada. Me pregunto si la ignorancia y el miedo tienen establecido un feedback que les hace nutrirse al uno del otro. Desgraciadamente es lo que más abunda en nuestras sociedades.
Precisamente voy a escribir un post sobre la muerte, aprovechando el fallecimiento de mi madre. Un abrazo.

Bayo dijo...

Hola emejota:

No me cabe duda que con miedo e ignorancia el bien común es imposible.

Lamento lo de tu madre. Un gran abrazo. Esperaré con mucho gusto el post.

Saludos.

Bayo

Piedra dijo...

Tengo que reconocer que en temas filosóficos mi ignorancia me sobrepasa y no iba a escribir nada pero leí lo de "ejercita el pensamiento, comenta los temas" y me he picado.
Yo creo que esto solo se puede aplicar en el sentido utópico o poético por que en la vida real, los que están mejor, son los que están así a costa de los demás.
Es decir, hay unos pocos felices a costa de la desgracia de muchos.

Bayo dijo...

Hola Piedra:

Concuerdo contigo.

Aunque, por otro lado, creo que es una utopía muy noble y hay que tenerla siempre presente. Por eso, este blog está dirigido hacia ella.

Saludos.

Bayo

Jose Antonio Cabrera Ramirez dijo...

Está bien filosofar y además lo deberiamos de hacer con frecuencia. Me gusta estas reflexiones que me recuerdas.
Un abrazo

Greensleeves dijo...

La verdad ,evite leer el tema, en parte, básicamente por que estoy leyendo el mismo libro, y quiero evitar spoilers,jajaj.

Comentando la frase: "El conocimiento nos libera del mal".
Más que liberarnos,creo que, nos deja verlo.

Sobre lo de utópico,me acorde una cita de Eduardo Galeano.

"La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar".E.Galeano

Bayo dijo...

Hola Greensleeves:

Cuando escucho la palabra "utopía" siempre recuerdo ese maravilloso pensamiento de Eduardo Galeano.

Saludos.

Bayo