viernes, 12 de marzo de 2010

Las palabras pueden moldearse para disfrazar ideas

La era de la propaganda. Uso y abuso de la persuasión (1994)«Con una repetición suficiente y la comprensión psicológica de las personas implicadas, no sería imposible probar que de hecho un cuadrado es un círculo. Después de todo, ¿qué son un cuadrado y un círculo? Son meras palabras, y las palabras pueden moldearse hasta disfrazar las ideas».

La era de la propaganda. Uso y abuso de la persuasión (1994)
[Extracto del libro escrito por Anthony Pratkanis y Elliot Aronson]

Enlace permanente

PensadorAnthonyPratkanis

PensadorElliotAronson

······Entradas relacionadas:


15 comentarios:

emejota dijo...

Me resulta familiar esa experiencia. Un abrazo.

Jack Rational dijo...

Bayo: qué bueno que pusiste este tema.

Hay una palabra que todo el mundo usa y que a mí me fastidia: "TRABAJADOR" para referirse a un EMPLEADO o ASALARIADO. Con esta palabra se induce a pensar que el empresario no trabaja, sugiriendo que es un tipo que está sentado en un sillón de cuero reclinable, fumando un puro con los pies sobre el escritorio, mientras los "trabajadores" se matan trabajando para enriquecerlo.

Quizás tenga algo de cierto en el caso de las grandes empresas, pero en el caso de las pymes es falso y tremendamente injusto con los empresarios. En las pequeñas y medianas empresas he visto a los empresarios trabajar 14 o 16 horas diarias para mantener la empresa a flote, mientras las secretarias sacan la vuelta en el baño y salen corriendo sin quedarse ni un minuto más allá de la hora.

He caricaturizado un poco el tema para enfatizar el punto. En mi opinión se debiera distinguir entre "empleados" y "empleadores". Todos son "trabajadores".

¡Saludos!

Bayo dijo...

Hola Jack:

Tus palabras me sugieren que eres de los piensan que los chilenos son flojos. Yo no creo eso, yo creo que es cultural: simplemente somos así. Además, he escuchado tantas vez decir que los demás son flojos, que creo que decir que los demás son flojos también es cultural. Por otro lado, si una persona se da "vueltas" en su trabajo, yo creo que eso se debe a un montón de factores, siendo para mi el principal, la cantidad de horas que hay que trabajar. Me parece que trabajar nueve horas es inhumano y al final contraproducente (personas menos felices, trabajo poco productivo, etc.). Finalmente, no hay que olvidar que es el empresario/jefe el que es responsable de seleccionar a sus trabajadores y de velar que hagan bien su trabajo.

Además, todo es relativo. Por ejemplo, el dueño de la empresa donde yo trabajo puso como gerentes a sus dos hijos y, para no desentonar con la cultura de mi país, te digo que... ¡Son unos vagos! ¡Ni terminaron la universidad!

Para finalizar, no puedo no decirte que el ejemplo que diste de las secretarias me pareció desafortunado, sobre todo viniendo de alguien tan racional como tú. Lo encontré un poco soberbio de tu parte y discriminatorio. Primero, porque de tu comentario se entiende que crees que tú trabajas más que ellas (¿cómo puedes estar tan seguro estas de eso?) y segundo, porque podrías haber dado más ejemplos, para no sólo referirte a las mujeres (en mi trabajo, hay ingenieros que juegan todo el día online, ejecutivos que leen el diario, hasta yo paso horas buscando información para mi blog, pero de todas maneras a la empresa le va bien porque el trabajo, cuando hay que hacerlo, se hace).

Saludos.

Bayo

Bayo dijo...

Bueno, para concluir, me parece que el ejemplo que tu das no tiene que ver con la entrada que publiqué, ya que "trabajador" puede disfrazar una idea pero carece de intención, osea, simplemente, se dice porque es parte de nuestro lenjuaje.

El extracto a mi me evocó inmediatamente un libro que jamás voy a olvidar, 1984, de George Orwell, y la televisión actual.

Saludos.

Bayo

Greensleeves dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Greensleeves dijo...

La "flojera" de los chilenos es, creo yo, la consecuencia de una sociedad excluyente y con un mal enfoque de lo que es trabajar. Muchos empresarios piensan, al menos eso se siente, que entre más horas de trabajo mejor productividad, sin darse cuenta que ello conlleva a todo lo contrario, pues dificulta el tiempo o periodo que uno puede disfrutar de la vida, de sus hobbys, y eso pensando que la mayoria de los trabajadores no trabaja por que le guste lo que hace,sino, por que tiene que sobrevivir a las circuntancias de la vida que lleva en ese momento.
¿Qué pasaría si un trabajador tuviera menos horas de trabajo, con un sueldo más digno?. Creo yo, que el prototipo del flojo chileno cambiaria a una persona eficiente y contenta,pues realiza sus hobbys, y eso considerando que trabajaria en una labor que èl no desea,pero le da el tiempo de desarrollarse como individuo y no exclavisarse al trabajo.

Saludos.

P.D. Un lata escribir en un ciber, ,tengo que adivinar donde estan los puntos y comas. Mi Pc murio pal' terremoto... lamentable.

Jack Rational dijo...

Bayo:

1.- Nunca dije que yo pensaba que los chilenos eran flojos. Eso lo supusiste tú. La palabra "trabajador" se usa en muchos países, no sólo en Chile. Yo no estaba pensando en Chile cuando escribí.

2.- El ejemplo de los empleados que sacan la vuelta además de las secretarias te lo acepto 100%. No lo puse porque no me pareció necesario, y no discrimino a las secretarias o a las mujeres en lo más mínimo. Sólo fue un ejemplo.

3.- Advertí que estaba caricaturizando el tema para enfatizar el punto.

A mí me parece que usar la palabra "trabajador" para referirse a los empleados, o personas que viven del sueldo que les paga una empresa, es un insulto hacia los empresarios, muchos de los cuales trabajan tanto o más que sus empleados, especialmente en el caso de las pymes.

Y por lo tanto calza perfectamente con el título de tu artículo, "Las palabras pueden moldearse para disfrazar ideas". Si se machaca todos los días por la prensa que a los "trabajadores" se les va a pagar un bono, que a los "trabajadores" se les va subir el sueldo, etc., siempre usando esa palabra, se implanta en la mente de la gente la idea de que el empresario no hace nada, una idea falsa, pero funcional a la izquierda política.

Es injusto con los empresarios, y no nos damos cuenta porque escuchamos la palabra todos los días.

Hay trabajadores y flojos dentro de los empleados y dentro de los empleadores (como el ejemplo que pusiste tú de los hijos del dueño), qué duda cabe.

Repito que mi punto es -y sólo es- que se debiera distinguir entre "empleados" y "empleadores". Todos son "trabajadores".

Saludos.

Bayo dijo...

Hola Greensleeves:

Totalmente de acuerdo.

Hola Jack:

Concuerdo contigo en todo, menos en esto que dices:

"Si se machaca todos los días por la prensa que a los "trabajadores" se les va a pagar un bono, que a los "trabajadores" se les va subir el sueldo, etc., siempre usando esa palabra, se implanta en la mente de la gente la idea de que el empresario no hace nada, una idea falsa, pero funcional a la izquierda política".

Yo veo todo lo contrario. No creo que la televisión use la palabra "trabajador" para implantar la idea que el empresario no hace nada. Me parece que estamos en una época en que los trabajadores no valen casi nada y los empresarios son casi dioses, y eso, según yo, ocurre porque los medios de comunicación lo han impuesto. ¿No me vas a decir que los medios de comunicación (empresas que son de la propiedad de grandes empresarios) van a tener la intención de enviar mensajes que valoren a los trabajadores y que desvaloren a los empresarios? Eso, según yo, no tiene ninguna lógica.

Por ejemplo, he escuchado cientos de veces que "hay que agradecerle al empresario/jefe por el trabajo que nos dan", y yo no creo que nadie deba agradecerle nada a nadie. Son contratos, del que ambos obtienen algo. Pero la gente tiene esa idea, y esa idea, no me cabe ninguna duda, es consecuencia de ver mucha televisión.

Saludos.

Bayo

Jack Rational dijo...

Hola Bayo

Nunca dije que "la televisión usa la palabra 'trabajador' para implantar la idea que el empresario no hace nada". Me parece que lo dicen porque repiten como loros la terminología que escuchan. Son palabras que se introducen en el "imaginario colectivo" y se usan automáticamente, sin pensarlo, sin mala intención. Pero no por eso son inofensivas.

Mi intento de contribuir a este tema que pusiste, era llamar la atención hacia lo que considero es una injusticia con los empresarios, pero eso no significa que sea pro-empresario o anti-empleado. Ya pasé la etapa de la juventud en que la gente ve el mundo en blanco y negro, o clasifica a las personas en buenos y malos.

Si tuviese que definirme en el campo político de alguna forma, me quedaría con la frase del genial "chascón Villegas": no soy de derecha ni de izquierda, sino que los detesto a todos por igual :)

Y concuerdo contigo en que no "hay que agradecerle al empresario/jefe por el trabajo que nos dan". Para nada!

Saludos Bayo!

Mar-o dijo...

Con relación al tema publicado, se podría mencionar los nombres que utilizan los partidos políticos, que muchas veces no concuerdan con sus obras ante el pueblo que los elige para representarlos públicamente.

Saludos

Angol Malalcahuello dijo...

Bueno, en teoría de la comunicación y en semiótica las palabras tienen una "denotación" y una "connotación". La denotación es el significado puro de la palabra, como el que aparece en el diccionario (interpretación objetiva) y la connotación es cuando el receptor le da un significado personal e individual subjetivo que no figura en el diccionario, es decir, una "interpretación" (subjetiva). Bueno, para Jack "trabajador" sería una palabra moldeada a la que la sociedad le da una conotación de "superioridad" por cuanto siendo el empresario también alguien que "trabaja" no es denominado como trabajador.

En economía política el trabajador es el asalariado y el capitalista es el empresario. El lenguaje universal ha adptado estas palabras y sus significados (o denotaciones) también.

Pero creo que la entrada del Blog se refiere al tratamiento que se le puede dar a las palabras intencionadamente y entiendo que se refiere a LA PROPAGANDA, la que como ya sabemos busca persuadir o convencer de algo a los receptores del mensaje. Eso es real y el mejor ejemplo de ello es lo que podemos ver en la TV cuando hay manifestaciones o protestas de jovénes antisistema. Inmediatamente, podemos verlo y escucharlo, todos los medios se refieren a ellos (a priori) como "jovenes anarquistas", siendo que no existe ninguna prueba de ello, o al menos que todos los participantes de la protesta lo sean. Entonces yo pregunto, no se está moldeando la palabra ANARQUISTA para distorcionar su denotación (significado) y su CONOTACIÓN (significante)? para qué, PARA influir a los receptores de las noticias en cuanto a que el anarquismo y los anarquistas son enemigos de la sociedad...y se repite, y se repite, hasta el cansancio...se moldea.

Finalmente, quiero decirle a Jack que estando de acuerdo en que todos los empresarios son para mi trabajadores, la diferencia radica en que los trabajadores asalariados no tienen más que su fuerza de trabajo como capital, en cambio los empresarios, grandes y chicos, tienen de capital su dinero y la plusvalía que se obtiene por el trabajo de los asalariados lo percibe el empresario, no el trabajador. El trabajador no percibe la plusvalía, sólo percibe un salario.

salud y libertad

Angol Malalcahuello dijo...

¿Y que hay de la Palabra "EMPRENDEDOR"?...se ha moldeado para connotar que el emprendedor es el empresario exitoso, el que se saco la cresta (como Piñera) para tener lo que tiene, en otras palabras, que nada le fue regalado y que donde vio la oportunidad de negocio (visionario) ahí se metió y trabajó duro para alcanzar el EXITO ECONÓMICO 8que pareciera es lo único que importa hoy en día. Entonces, creo que esta palabra si se ha moldeado para significar que un empresario (grande o pequeño) es en cierta medida SUPERIOR al resto ya que él con su habilidad y capacidad de "emprendimiento" logró el éxito, pero según el diccionario de la RAE, emprendedor es un adjetivo que significa: "Que emprende con resolución acciones dificultosas o azarosas"....es decir, un niño que trabaja vendiendo diarios en la micros y arriesga su pellejo es un EMPRENDEDOR, pero en estos tiempos no lo sería ya que ello no leportará alcanzar una fortuna.

Jack Rational dijo...

Angol: "Finalmente, quiero decirle a Jack que estando de acuerdo en que todos los empresarios son para mi trabajadores, la diferencia radica en que los trabajadores asalariados no tienen más que su fuerza de trabajo como capital, en cambio los empresarios, grandes y chicos, tienen de capital su dinero y la plusvalía que se obtiene por el trabajo de los asalariados lo percibe el empresario, no el trabajador. El trabajador no percibe la plusvalía, sólo percibe un salario."

De acuerdo Angol, pero los empresarios toman enormes riesgos que los empleados ignoran. He conocido a varios dueños de pymes con su capacidad de crédito copada en el sistema financiero, pidiendo plata a prestamistas usureros para poder pagar los sueldos de sus empleados. Eventualmente las empresas han cerrado, el empresario ha perdido todo su esfuerzo y ha quedado con deudas pendientes, pero los empleados se han cambiado a otra empresa donde les han seguido pagando su sueldo a fin de mes.

Bayo dijo...

Hola Jack:

No quería seguir desviándome del tema, pero tus comentarios me generan demasiadas dudas. ¿No te has puesto ha pensar que para los empleados trabajar también es una empresa? ¿Qué los riesgos que asume son tan importantes para su vida como lo son los que asume el empresario? ¿Qué quedarse sin trabajo y tener que encontrar otro puede ser muy complicado? ¿Qué eso de "cambiarse a otra empresa" puede implicar años o aceptar cualquier tipo de trabajo? ¿Qué el empleado también invierte su vida en el trabajo (invirtiendo su tiempo y libertad por ejemplo)?

Saludos.

Bayo

Jack Rational dijo...

Bayo: yo sólo le respondía a Angol, quien me hizo ver –con toda razón- que el empresario recibe la plusvalía del trabajo del empleado, pero el empleado sólo recibe su salario. Me pareció adecuado señalar que el empresario corre riesgos mayores que los que corre el empleado. Entonces, la plusvalía recibida por el empresario es el premio por tomar el riesgo de emprender.

No creo que los riesgos del empresario y del empleado sean comparables. Un empresario que pide 100 millones de pesos en el sistema financiero y fracasa está en un problema mayor que un empleado que queda cesante habiendo recibido su desahucio.

Reitero que no soy pro-empresario ni anti-empleado. Considero que ambos son fundamentales en la economía. Algunas personas son más ambiciosas y tienen mayor propensión al riesgo; otras se conforman con menos y quieren vivir tranquilas. De ahí nacen en forma natural los roles de empresarios y empleados.

Pero considero injusto que los medios se refieran a los empleados como "trabajadores", porque implica que los empresarios no trabajan, y me consta que en muchos casos no es así.

Saludos.