martes, 27 de abril de 2010

La existencia del Dios cristiano es tan probable como la de cualquier otro

Por qué no soy cristiano (1927)«De este mundo físico, sin interés en sí, el hombre es una parte. Su cuerpo, como toda materia, está compuesto de electrones y protones, que, por lo que sabemos, obedecen las mismas leyes que los que no forman parte de los animales o plantas, hay quienes mantienen que la fisiología no puede reducirse a la física, pero sus argumentos no son convincentes, y parece prudente el suponer que están equivocados. Lo que llamamos nuestros "pensamientos" parecen depender de la organización de canales en el cerebro, del mismo modo que los viajes dependen de las carreteras y ferrocarriles. La energía usada en el pensamiento parece tener un origen químico; por ejemplo, una deficiencia en yodo convierte en idiota a un hombre inteligente. Los fenómenos mentales parecen estar unidos a la estructura material. Es tal caso, no podemos suponer que un protón o electrón solitarios puedan "pensar"; como no podríamos esperar que un solo individuo jugase un partido de fútbol. Tampoco podemos suponer que el pensamiento del individuo sobreviva a la muerte corporal, ya que esta destruye la organización del cerebro y disipa la energía que utilizaban los conductos cerebrales. Dios y la inmortalidad, los dogmas centrales de la religión cristiana, no encuentran apoyo en la ciencia. No puede decirse que ninguna de esas doctrinas sea esencial a la religión, ya que ninguna de ellas se encuentra en el budismo. (Con respecto a la inmortalidad, esta afirmación en forma incondicional puede ser engañosa, pero es correcta en el último análisis.) Pero en Occidente hemos llegado a considerarlos como el mínimo irreducible de la teología. Sin duda la gente continuará teniendo estas creencias, porque son agradables, como lo es el considerarnos virtuosos y considerar malvados a nuestros enemigos. Pero, por mi parte, no encuentro base para ninguna de ellas. No pretendo poder probar que Dios no existe. Igualmente no puedo probar que Satán es una ficción. El Dios cristiano puede existir; igualmente pueden existir los dioses del Olimpo, del antiguo Egipto o de Babilonia. Pero ninguna de estas hipótesis es más probable que la otra: se encuentran fuera de la región del conocimiento probable y, por lo tanto, no hay razón para considerar ninguna de ellas. No me extenderé sobre esta cuestión, que ya he tratado en otra parte».

Por qué no soy cristiano (1927)
[Extracto del libro escrito por Bertrand Russell]

Enlace permanente

PensadorBertrandRussell

······Entradas relacionadas:


6 comentarios:

asimov dijo...

Un grandísimo pensador, una de mis lecturas favoritas.-

salu2.

Jack Rational dijo...

Hola Bayo, creo que esta vez estoy en desacuerdo. Russell dice que la existencia del Dios cristiano es tan probable como la de cualquier otro. Pero a mí me parece que mientras más atributos le asignamos a Dios, más improbable se torna su existencia.

A modo de ejemplo someto a consideración los siguientes 2 dioses:

Dios 1: es un dios que crea el Universo en el instante del Big Bang hace 13.700 millones de años y que luego sólo se dedica a observarlo, dejando que evolucione en forma natural en base a las leyes que él definió en el comienzo (gravedad, electromagnetismo, atracción nuclear, energía oscura, etc.), en forma similar a un programador que corre una simulación computacional y luego observa como evoluciona en el tiempo. Este dios no interactúa con nosotros.

Dios 2: el dios de los cristianos, el que creó los cielos y la tierra hace 6.000 años, el que creó al ser humano y a los animales por separado, el que nos ama y creó el mundo específicamente para nosotros, el que dicta textos sagrados con normas éticas y morales, el que se sacrificó a sí mismo por intermedio de su hijo JC para poder perdonar nuestros pecados pasados, presentes y futuros, el que nos castiga con plagas o catástrofes cuando se irrita, el que nos promete el Cielo y nos amenaza con el Infierno, el que concede favores a cambio de plegarias, el que mantiene "representantes" entre nosotros, el que nos exige que tengamos fe en él, etc.

El dios 2 es mucho menos probable que el 1, porque incluye al 1, pero agrega una serie de requisitos adicionales.

En mi opinión, el dios 1 es altamente improbable (pero no puedo negarlo) mientras que el dios 2 no puede existir (porque entra en conflicto con la evidencia de la que disponemos actualmente).

Creo que puedo afirmar con base que el dios de los cristianos no existe.

¡Saludos!

Bayo dijo...

Hola Jack:

Es posible que yo haya elegido mal el título de la entrada, dándole una connotación distinta al extracto.

Saludos.

Bayo

belijerez dijo...

Las creencias son legitimas, no las discuto en cuanto no sean demostrables.
Hay muchos aspectos no aceptados científicamente y que les "funcionan" a algunas personas.
¿El capitalismo necesita de creyentes? ¿Necesita el capitalismo reyes, obreros, consumidores? ¿Necesita pensadores?
¿El dios cristiano católico necesita el estado del Vaticano? ...Lo dejo son demasiadas preguntas y pocas respuestas.

emejota dijo...

Se nota que Bertrand Russell pertenece a las corrientes de pensamiento de la primera mitad del siglo XX. Su desarrollo me resulta familiar, pero en los tiempos actuales esta un poco demodé. Como personaje, si perteneciera a otra generación posterior, seguramente estaría muy de acuerdo con el pensamiento primordialmente ateo o cientifista. Un abrazo.

Piedra dijo...

Creo que un dios como el cristiano es de los menos probables pues es de los mas contradictorios que se han definido.
Un dios que es la personificación del amor infinito pero que nos condena a respetar sus mandamientos, que nos maldice desde el mismo momento en que nacemos y al que si desobedecemos nos condena a una vida de tormento y torturas eternas. No, de existir un dios, no será uno de este tipo, de existir un creador del universo, será menos humano y mas divino.