lunes, 19 de abril de 2010

Las criaturas con el cerebro más sofisticado están destruyendo el planeta

Jane Goodall«Desde 1986 usted viaja por la jungla humana. ¿Qué le parece?

Me resulta realmente muy desconcertante comprobar que tenemos el cerebro más sofisticado de todas las criaturas, capaz de planificar el futuro. ¿Cómo puede este mismo cerebro estar destruyendo el único mundo que tenemos? Es nuestro planeta el que estamos destrozando, y de hecho, estamos acabando con él. Me pregunto cómo puede suceder algo así y creo que se trata de una desconexión entre este cerebro poderoso y el corazón, el amor y la compasión. Hoy, el directivo de una gran empresa toma decisiones basadas en cómo afectarán a la reunión con los accionistas dentro de tres meses, mientras que antaño los indígenas se planteaban cómo iban a afectar sus decisiones a su pueblo dentro de tres generaciones. Hoy puede que de palabra afirmemos que nos preocupa el futuro de nuestros hijos, pero al mismo tiempo por nuestro estilo de vida, los estamos lastimando a ellos, a los chimpancés y a las demás criaturas. Tenemos que hacer cambios, de inmediato, porque urge. Mi razón de viajar constantemente por el mundo es hacer comprender a las personas que lo que hacemos día a día, tiene mucha importancia para el futuro de todos nosotros y de nuestros hijos y nietos.

¿Cuáles son las prioridades en su trabajo?

Hay dos áreas principales. Una es proteger los ecosistemas tropicales para hacer frente al cambio climático. La otra es inculcar a las generaciones futuras el manejo responsable de los recursos naturales y un comportamiento respetuoso con el mundo animal y con la comunidad humana. Nuestro programa Roots & Shoots, creado en 1991, hoy presente en más de un centenar de países, reúne a niños, adolescentes y estudiantes dispuestos a hacer posible otro mundo.

¿Cómo podría colaborar un ciudadano europeo?

La fórmula es sencilla: ¡piensa cada día en las consecuencias de tus acciones, en lo que comes, lo que compras, en qué medio te mueves! Estos detalles tienen un gran significado. Si los consideramos, sería un cambio sin precedentes. Tenemos el tiempo muy justo. ¡Hazlo ya!».

Jane Goodall
[Extracto de una entrevista de la página web GEO]

Enlace permanente

PensadorJaneGoodall

······Entradas relacionadas:


7 comentarios:

Bayo dijo...

Hola:

Ayer vi el documental Jane Goodall: La razón de la espera y tenía que publicar hoy algo de esta tremenda naturalista y primatóloga inglesa.

Saludos.

Bayo

emejota dijo...

Me alegro mucho de leer tu entrada, precisamente ando dándole vueltas a la misma cuestión y creo que pronto escribiré una entrada al respecto con el título de Inercia, esa que nos va a dar el último empujón hacia el abismo que nosotros mismos hemos cavado con nuestros propios deméritos, como resultado contable del desequilibrio que hemos propiciado. Siento ser tan pesimista, ojalá sean cosas de la edad. Un abrazo.

Piedra dijo...

Yo creo que en contra de lo que apunta esta señora del artículo, es bien poco lo que podemos hacer cada uno de nosotros.
Tenemos la capacidad de no empeorarlo un poco mas, pero no tenemos ninguna de arreglar nada de lo que nosotros hacemos, aunque parezca una paradoja, yo puedo reciclar, usar energía lo mas ecológica posible y en la menor cantidad posible, no dañar el medio ambiente en la medida de mis posibles, etc. Pero eso no significa nada mientras haya miles de industrias contaminantes envenenando el medio ambiente, destruyendo selvas, matando animales, acabando con los recursos de todo tipo en todos sitios...
es decir, es absurdo destruir un bosque para instalar una empresa de reciclado y pretender concienciarnos de que debemos reciclar para salvar el mundo.

Jack Rational dijo...

Concuerdo con Piedra.

Yo creo que este planeta está liquidado, al menos como habitat para los seres humanos. Nos acercamos a los 7.000 millones. El agua dulce escaseará cada vez más, a medida que los glaciares se derritan como consecuencia del calentamiento global. Podemos desalinizar agua de mar, pero a costa de quemar más combustibles fósiles y de lanzar más CO2 a la atmósfera.

La Tierra tiene cuerda para unos 5.000 millones de años más, y se va recuperar del daño que le hicimos en unos siglos o milenios más, pero la raza humana tiene un negro futuro por delante.

Si nos hubiésemos dado cuenta de estos problemas hace un milenio, cuando éramos muchos menos en el planeta, podríamos haber frenado el desastre. Pero ahora ya parece tarde.

Y no puedo olvidar al responsable de interrumpir el avance de la ciencia durante más de un milenio… El cristianismo bien podría ser el causante involuntario de la catástrofe global a la que se dirige ahora la humanidad.

Francisca dijo...

Te invito a visitar mi nuevo blog http://mandamientosdementira.blogspot.com/
Saludos!
Fran

Bayo dijo...

Hola emejota, Piedra y Jack:

Sus comentarios son pesimistas pero no me cabe duda que gente como ustedes le da más tiempo de vida (y de mejor calidad) a la humanidad.

Hola Francisca:

Tu blog acaba de comenzar y se ve muy interesante. Gracias.

Saludos.

Bayo

belijerez dijo...

Si tuviese edad reproductiva ahora no tendría ningun hijo, no tiene sentido. Necesitamos limites demográficos para la biodiversidad.