lunes, 26 de abril de 2010

Una mente crítica puede diferenciar la realidad de las alucinaciones

El mundo y sus demonios (1997)«Una científica que conozco dice: "Si los extraterrestres se quedaran a todos los que abducen, nuestro mundo sería un poco más cuerdo." Pero es un juicio demasiado severo. No parece ser un problema de cordura. Es algo más. El psicólogo canadiense Nicholas Spanos y sus colegas llegaron a la conclusión de que no había patologías obvias en los que declaraban ser abducidos por ovnis. Sin embargo,

es más probable que las experiencias intensas de ovnis ocurran en individuos que se inclinan hacia creencias esotéricas en general y creencias extraterrestres en particular y que interpretan las experiencias sensoriales e imaginarias inusuales en términos de hipótesis sobre extraterrestres. Entre los que creen en ovnis, los que tenían una mayor propensión a la producción de fantasía eran particularmente proclives a generar estas experiencias. Además, lo más probable es que estas experiencias se generasen e interpretasen como acontecimientos reales más que imaginados cuando se asociaban a entornos sensoriales limitados... (por ejemplo, experiencias que tuvieron lugar por la noche y en asociación con el sueño).

Lo que una mente crítica podría reconocer como alucinación o sueño, una más crédula lo interpreta como una visión de una realidad externa elusiva pero profunda».

Nota del autor del blogQuedé tan contento de descubrir que en mi país hay un sitio web que quiere despertar y desarrollar el pensamiento crítico y reflexivo de la sociedad ante los fenómenos paranormales y la pseudociencia que me puse a pensar en cómo contribuir yo a que ese noble deseo se masifique y decidí incentivar la lectura de la "biblia" del escepticismo científico: El mundo y sus demonios, de Carl Sagan. Para eso, cree la campaña Yo leí El mundo y sus demonios.

El mundo y sus demonios (1997)
[Extracto del libro escrito por Carl Sagan]

Enlace permanente
PensadorCarlSagan

······Entradas relacionadas:


3 comentarios:

emejota dijo...

Estoy de acuerdo. Digo yo que será por esto que nunca jamás he tenido experiencias "especiales" que no estuvieran contenidas en mis sueños, en mi mundo onírico. Y encima este último es de lo más razonable, raras me indica imágenes o aventuras ininteligibles. ¿Será que las neuronas de las personas con estas características hacen conexiones semejantes? ¿O viven en el mismo universo del raciocinio?. No se si me explico bien, hoy ando un poco espesilla. Un abrazo.

Piedra dijo...

La sugestión a que somos sometidos por medio de nuestra propia cultura, convierte íncubos en extraterrestres, apariciones virginales en mensajes de maestros de la luz, pero dejando a parte los casos de histeria o alucinaciones, no se puede negar la existencia de algo mas allá de lo que hasta ahora somos capaces de explicar.

La ciencia es el camino: por supuesto, pero la ciencia rechaza muchas cosas al igual que acepta otras, simplemente por convenio. De cualquier modo, la ciencia no poseé todas las respuestas ni estamos tan avanzados como creen algunos.
Aun asumiendo que es el cerebro el que produce a veces ciertos fenómenos, no sabemos que mecanismos utiliza ni que provoca esa reacción.
Si estamos tan verdes en parapsicología es precisamente por que algunos que se consideran científicos niegan una serie de fenómenos imposibilitando su estudio.

Rodrigo Yáñez dijo...

Leyendo el mensaje del señor "Piedra", quedé confundido realmente.
¿Cuál fue su posición? La más fácil. Tal parece que se mantiene escéptico.