viernes, 14 de mayo de 2010

El patriotismo es un obstáculo para la felicidad humana

La educación y el significado de la vida (1950)«El espíritu separatista del nacionalismo se está extendiendo como el fuego por todo el mundo. Se cultiva el patriotismo y se explota hábilmente por los que buscan más expansión, más amplio poder, más grandes riquezas; y cada uno de nosotros participa en este proceso porque también deseamos estas cosas. La conquista de otras tierras y otros pueblos provee nuevos mercados para el comercio, como también para las ideologías políticas y religiosas.

Uno debe ver todas estas expresiones de violencia y antagonismo con mente libre de prejuicios; es decir, con mente que no se identifica con ningún país, ninguna raza o ideología, sino que procura hallarla verdad. Hay gran gozo en ver una cosa con claridad, sin la influencia de las ideas o instrucciones de otros, ya sea del gobierno, de los especialistas o de los grandes intelectuales. Una vez que veamos realmente que el patriotismo es un obstáculo para la felicidad humana, no tenemos que luchar contra esta falsa emoción en nuestro ser; nos habrá abandonado para siempre.

El nacionalismo, el espíritu patriótico, la conciencia de clase y raza, son todas expresiones del yo, y por lo tanto separativas. Después de todo, ¿qué es una nación sino un grupo de individuos que viven juntos por razones económicas y de propia protección? Del miedo y de la adquisitiva defensa propia nace la idea de "mi país", son sus fronteras y barreras tarifarías que hacen imposible la hermandad y la unidad del hombre.

El deseo de ganancia y de posesión, el anhelo de identificación con algo superior a nosotros, crea el espíritu de nacionalismo, y el nacionalismo engendra la guerra. En todos los países, el gobierno, estimulado por la religión organizada, sostiene el nacionalismo y el espíritu separatista. El nacionalismo es una enfermedad, y no podrá jamás realizar la unidad mundial. No podemos alcanzar la salud mediante una enfermedad, tenemos primero que libertarnos de la enfermedad.

Es porque somos nacionalistas y estamos listos para defender nuestros Estados soberanos, nuestras creencias y nuestras posesiones, que tenemos que estar perpetuamente armados. La propiedad y las ideas han llegado a ser para nosotros más importantes que la vida humana; así pues, hay constante antagonismo y violencia entre nosotros y el resto de la humanidad. Al mantener la soberanía de nuestro país, destruimos a nuestros hijos; al rendir culto al Estado, que es sólo una proyección de nosotros mismos, sacrificamos a nuestros hijos por nuestra propia satisfacción. El nacionalismo y los gobiernos soberanos son las causas y los instrumentos de la guerra».

La educación y el significado de la vida (1950)
[Extracto del libro escrito por Jiddu Krishnamurti]

Enlace permanente

PensadorJidduKrishnamurti

······Entradas relacionadas:


6 comentarios:

Hugo dijo...

Veo que te gusta Krishnamurti. A mí también. Dijo una cosa con la que no estoy de acuerdo (dijo algo así como que el ateo y el creyente cometen el mismo error: el ateo da por sentado que Dios no existe y el creyente da por sentado que sí existe*), pero por lo demás, es un grandísimo filósofo :P

¿Sabías que fundó Brockwood Park? Una escuela muy maja. Si tengo hijos y me sobra el dinero (las dos cosas son improbables), los llevaré allí :o)

(*) No estoy de acuerdo. En mi opinión, el ateísmo es una postura intelectualmente más honesta que el teísmo.

emejota dijo...

Ah uno de mis grandes maestros desde hace años. Natura los cría y ellos se encuentran en la red!!!! No se puede añadir nada más sin estropearlo.
Respecto a la aseveración respecto al teismo y el ateismo, la entiendo como que la nada, el polvo de estrellas que nos amasó, puede entenderse de maneras opuestas, nombrando de distinto modo a la misma cosa.
Pero como, aparentemente, todavía nos encontramos en el mundo de la confrontación, se expreso de este modo en este texto o conferencia.

Bayo dijo...

Hola Hugo:

¡Me encanta! Mira aquí todo lo que he publicado de él.

No tenía idea que existía esa escuela. ¡¿Hijos?! ¡Yo quiero estudiar ahí! ¿Aceptarán a treintones? Bueno, yo tampoco tengo el dinero ahora, pero algún día lo tendré... y me inscribé. ¿Acepatarán octogenarios?

Fuera de bromas, gracias por el dato. Aunque se que una escuela así no va a llegar a mi país, igual me alegraste el día.

Saludos.

Bayo

CNSC dijo...

La felicidad individual como objetivo puede ser un obstaculo para la expresion sincera de la naturaleza humana.

Valoro a Krishnamurti. He de decir que solamente he leido "El Libro de la Vida", y a pesar de sus bellas intenciones y de ciertas ideas muy positivas que pueda proponer, pienso que peca en exceso de soñador y obvia ciertas realidades de antropologia basica, en lo que a lo social se refiere.

El individualismo. Cuando una porcion indivisible de materia organica autorreplicativa toma virtual consciencia de si misma para creerse fin, y no medio.

El pensamiento social ennoblece al hombre. Honro a aquellos que sacrificaron su felicidad personal por algo mas elevado.

Paradojicamente, yo pienso que el obstaculo para la felicidad humana es el individualismo, mientras que lo social no solo no obstaculiza sino que es de total necesidad para una vida emocional sana. Sea nacion, etnia o raza.

Piedra dijo...

Poner limites al planeta es poner limites al ser humano. Cada frontera, cada bandera, cada obstáculo que inventamos nos vuelve mas esclavos de esos limites que creemos imponer a los demás.
Somos un planeta, una sola especie y ni siquiera somos los dueños de este mundo prestado.

Señor Malafacha dijo...

Es francamente patético que haya gente dispuesta a morir por unas simples líneas en un mapa.