lunes, 10 de mayo de 2010

Las actividades religiosas se hacen para apaciguar a un individuo dominante

El mono desnudo (1967)«Ya que hemos aludido a la religión, convendrá, quizás, examinar más de cerca esta extraña forma de comportamiento animal antes de abordar otros aspectos de las actividades agresivas de nuestra especie. El tema no es fácil, pero como zoólogos que somos, procuraremos observar lo que ocurre, más que escuchar lo que se presume que sucede. Si lo hacemos así, llegaremos a la conclusión de que, en sentido de comportamiento, las actividades religiosas consisten en la reunión de grandes grupos de personas para realizar reiterados y prolongados actos de sumisión, al objeto de apaciguar a un individuo dominante. El individuo dominante en cuestión adopta muchas formas, según las civilizaciones, pero tiene siempre el factor común del poder inmenso. Algunas veces, toma la forma de un animal de especie diferente, o de una versión idealizada de éste. Otras veces, es representado como un miembro más sabio y más viejo de nuestra propia especie. Otras, ha adoptado un aspecto más abstracto, y es considerado, sencillamente, como "el estado" u otro término semejante. Las reacciones de sumisión pueden consistir en cerrar los ojos, bajar la cabeza, juntar las manos en actitud de súplica, hincar las rodillas, besar el suelo o incluso postrarse en él, con frecuentes acompañamientos de gemidos o de vocalizaciones cantadas. Si estos actos de sumisión son eficaces, se logra el apaciguamiento del individuo dominante. Como su poder es tan grande, las ceremonias de apaciguamiento tienen que realizarse a regulares y frecuentes intervalos, para evitar que surja de nuevo su enojo. Generalmente, pero no siempre, se identifica el sujeto dominante con un dios».

El mono desnudo (1967)
[Extracto del libro escrito por Desmond Morris]

Enlace permanente

PensadorDesmondMorris

······Entradas relacionadas:


5 comentarios:

emejota dijo...

Bonitas palabras las de "apaciguar los animos de los mas proclives a ejercer dominio". Este libro me lo regalo un primo hermano, catedratico de inteligencia artificial (recientemente fallecido) por la UNED como regalo de boda alla por 1972. Ya ves que sigue vigente. Un abrazo.

Bayo dijo...

Hola emejota:

Yo no he leído el libro, pero, después de leer este extracto y otros que tengo seleccionados y saber que tú ya lo leíste me dieron muchas ganas de leerlo. (Aunque nosé cuando: recién lo busqué en los sitios web de las librerías que hay en mi país y, para variar, no lo encontré).

Saludos.

Bayo

Jack Rational dijo...

¡Excelente segmento!

Recuerdo la última vez que fui a la Iglesia (a un funeral) y cuan extrañas me parecían esas personas que se arrodillaban y hacían gestos de sumisión a algo o a alguien.

Habiéndome liberado hace años del lavado de cerebro católico del que fui victima en la infancia, recuerdo que los observaba con curiosidad, como si fuesen un grupo de monitos haciendo gestos raros en forma sincronizada.

Saludos.

Gelo dijo...

Interesante texto pero no me parece del todo exacto. La "fuerza" o "espíritu" con la que se intenta conciliar o armonizar la persona o grupo religioso no necesariamente domina. Puede ser incluso indeferente a las intenciones humanas que, sin embargo, quieren unirse a ella.

Hay ejemplos vivos en ciertos tipos de budismo o taoísmo.

Jack Rational, tal vez porque de niño nunca he sido muy católico siempre he mirado con curiosidad ese tipo de hábitos. Y todavía me sigo preguntando cómo es que tenemos tanta capacidad para creer en lo que sea.

CNSC dijo...

Es una forma extraña de comportamiento animal, ciertamente. No obstante, es un error generalizar tal conducta dentro de una especie que alberga desde esos hominidos primitivescos que pasan de la cuna a postrarse en el templo sin reflexion mediante, hasta esos otros que buscan a Dios en un acelerador de particulas. Tan humano lo uno como lo otro.

Lo que personalmente me preocupa es que esa misma panda de santurrones, ayatolas y borregos varios que antaño se mutilaban los genitales, inmolaban o desmayaban ante la imagen de una virgen, hoy no creen en nada mas que en su ombligo, siguen siendo una total mayoria y, lo que es peor, votan.

Dos distintas formas de no saber focalizar la espiritualidad innata. Las causas, mas que contextuales, son geneticas.

(Disculpad que no pueda utilizar las tildes)

De un agnostico pagano, un saludo.

Nuño Blanco.