jueves, 22 de julio de 2010

Las leyes condenan a las personas al aburrimiento

Asfixia (2001)«La mamaíta solía decirle que lo sentía. La gente llevaba muchos años trabajando para convertir el mundo en un sitio seguro y organizado. Nadie se daba cuenta de lo aburrido que se iba a volver. Con el mundo entero dividido en propiedades privadas, con límites de velocidad, zonas, impuestos y regulaciones, con todo el mundo sometido a exámenes, registrado, con dirección conocida y figurando en los registros. Nadie había dejado mucho espacio para la aventura, salvo tal vez la que uno podía comprar. En una montaña rusa. En una película. Sin embargo, no dejaba de ser una excitación falsa. Uno ya sabía que los dinosaurios no se iban a comer a los niños. El público de los pases de prueba ha descartado con su voto cualquier posibilidad de un falso desastre importante, de un riesgo real, no nos queda ninguna posibilidad de salvación real. De euforia real. De excitación real. De diversión. De descubrimiento. De invención.

Las mismas leyes que nos mantienen a salvo nos condenan al aburrimiento.

Sin acceso al caos verdadero, nunca lograremos la paz verdadera.

A menos que todo empeore, nada puede mejorar».

Asfixia (2001)
[Extracto del libro escrito por Chuck Palahniuk]

Enlace permanente

PensadorChuckPalahniuk

······Entradas relacionadas:


3 comentarios:

KrizalidX1 dijo...

La libertad va de la mano con la inseguridad...

emejota dijo...

Quien no pueda soportar el riesgo elegirá el aburrimiento. Un abrazo.

Cristina Pisani dijo...

Para encontrar el equilibrio es necesario conocer los extremos, debemos aburrirnos a veces y arriesgarnos otras, sólo así llegaremos a la paz interior tan necesaria para soportar un mundo inseguro como uno seguro.