miércoles, 29 de septiembre de 2010

Las religiones inmunes a la crítica están destinadas a desintegrarse

«Pero la época en la que vivimos es muy interesante. Algunas preguntas sobre los orígenes, incluso algunas preguntas relacionadas con el origen del universo, pueden llegar a tener una comprobación experimental en las próximas décadas. No existe una posible respuesta para las grandes preguntas cosmológicas que no choque con la sensibilidad religiosa de los seres humanos. Pero existe la posibilidad de que las respuestas desconcierten a muchas religiones doctrinales y burocráticas. La idea de una religión como cuerpo de doctrina, inmune a la crítica y determinado para siempre por algunos de sus fundadores, es a mi criterio la mejor receta para una larga desintegración de esa religión, especialmente en los últimos tiempos. En cuestiones de orígenes y principios, la sensibilidad religiosa y la científica tienen objetivos muy parecidos. Los seres humanos somos de tal forma que deseamos ardientemente conocer las respuestas a esas preguntas —a causa quizá del misterio de nuestros propios orígenes individuales. Pero nuestros conocimientos científicos actuales, aún siendo limitados, son mucho más profundos que los de nuestros antecesores babilonios del año 1000 a. J.C. Las religiones que no muestran predisposición por acomodarse a los cambios, tanto científicos como sociales, están sentenciadas de muerte. Un cuerpo de creencias no puede ser vivo y consistente, vibrante y creciente, a menos de ser sensible a las críticas más serias que Le puedan ser formuladas.

La Primera Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos contempla la diversidad de religiones, pero no prohibe la crítica religiosa. De hecho, protege y alienta la crítica religiosa. Las religiones tienen que estar sujetas, por lo menos, al mismo grado de escepticismo que, por ejemplo, las opiniones sobre visitas de OVNIs o sobre el catastrofismo de Velikovsky. Creo aconsejable que sean las propias religiones las que fomenten el escepticismo sobre los puntales fundamentales de sus propias bases. No se cuestiona que la religión proporcione alivio y ayuda, que sea un baluarte siempre presente para las necesidades emocionales y que pueda tener un papel social extremadamente útil. Pero eso no significa en absoluto que la religión tenga que ser inmune a la comprobación, al escrutinio crítico, al escepticismo. Resulta sorprendente el bajo nivel de discusión escéptica de la religión que se da en el país que Tom Paine, el autor de The Age of Reason, contribuyo a fundar. Sostengo que los sistemas de creencias que no son capaces de aceptar la crítica no merecen ser. Aquellos que son capaces de hacerlo posiblemente tengan en su interior importantes parcelas de verdad».

El cerebro de broca (1979)
[Extracto del libro escrito por Carl Sagan]

Enlace permanente

PensadorCarlSagan

······Entradas relacionadas:


4 comentarios:

Jedimaster dijo...

Más realista imposible.La desintegración de una religión ocurre por desplomarse debido a su propio peso.

Piedra dijo...

¿Destinadas a la desintegración?
Que se lo digan al papa, después de 2.000 años y mira que bien funciona el negocio.
Es todo lo contrario, aunque vaya en contra de la lógica, el que haya durado tantos años es precisamente porque no permite la crítica ni el cuestionamiento de ninguna de las estupideces que dice.
¿que hay menos democrático o menos lógico que una religión como la árabe, la judía o la cristiana?

El no aceptar críticas, implica que nada será cuestionado o puesto en evidencia y perdurará por siglos tras la estupidez humana.

Ateísmo para todos dijo...

@Piedra Pero que pesimismo. Yo, por el contrario, sé que no veré el final de toda esta locura, pero al final, el hombre terminará matando a la mayoría de los mitos, incluyendo a Dios.

Piedra dijo...

Ateismo:
Solo puedo decirte: que dios te oiga, jejeje.