jueves, 7 de octubre de 2010

Las religiones son deshonestas

«... Una prominente religión norteamericana predicaba resueltamente que el mundo finalizaría en 1914. Ahora bien, 1914 ha llegado y se ha ido y, aun a pesar de que los acontecimientos de ese año fueron verdaderamente importantes, el mundo no parece haberse acabado. Son tres las respuestas que pueden ofrecer los seguidores de una religión organizada ante un fracaso profético tan notorio como ése. Podrían haber dicho: “¿Dijimos 1914? Lo sentimos, queríamos decir 2014. Un pequeño error de cálculo; esperamos que no les haya causado ningún perjuicio”. Pero no lo hicieron. Podrían haber dicho: “El mundo se habría acabado en 1914, pero rogamos tan intensamente e intercedimos tanto ante el Señor, que eso evitó el fin de la Tierra”. Pero tampoco lo hicieron. En lugar de ello, hicieron algo más ingenioso. Anunciaron que el mundo se había acabado realmente en 1914 y que si los demás no nos habíamos dado cuenta, ese era nuestro problema. Ante tamañas evasivas resulta sorprendente que esa religión tenga todavía adeptos, pero las religiones son duras de roer. O bien no hacen ninguna propuesta que pueda refutarse, o bien revisan rápidamente la doctrina después de una refutación. El hecho de que las religiones sean tan descaradamente deshonestas, tan despreciativas de la inteligencia de sus adeptos y de que a pesar de ello todavía florezcan no dice nada bueno en favor del vigor mental de sus creyentes. Pero también pone de manifiesto, como si ello necesitase una demostración, que cerca del núcleo de la experiencia religiosa existe algo que se resiste a la racionalidad».

El cerebro de broca (1979)
[Extracto del libro escrito por Carl Sagan]

Enlace permanente

PensadorCarlSagan

······Entradas relacionadas:


4 comentarios:

Jack Astron dijo...

...cerca del núcleo de la experiencia religiosa existe algo que se resiste a la racionalidad

¿Qué puedo agregar?

Sólo amén.

Pitt Tristán dijo...

Totalmente de acuerdo. Se puede hablar mucho del tema pero quiero aportar que la tradición química del misticismo se pierde en la noche de los tiempos. Y la conexión entre drogas y religiones está demasiado difundida para ser casual, como demuestran los distintos “alimentos y néctares de los dioses” de la historia: el soma védico, el maná judío, el loto homérico, el vino báquico, el cáñamo indio, el peyote mexicano, la coca inca, la ayahuasca amazónica, la ganja jamaicana, el kava de Fiji... también hay otros medios como la celda del convento, el desierto, ayunas y vigilias, danzas, cantos, mantras. Aunque, obviamente, cuanto más blandos son los medios, mayor es la dificultad para alcanzar la iluminación.

Minerva dijo...

Bayo
¿Hay algina religión que no sea rica? Saben de antemano que viven de explotar la fe y el miedo de la sociedad.
Un saludo.

Pablo Nava dijo...

Cuando se piensa en el conocimiento sólo en términos de Omnisciencia, el poder sólo en términos de Omnipotencia, y la espiritualidad sólo en términos de Dios Único, no podemos esperar mucho de esos pensadores.