martes, 30 de noviembre de 2010

Las redadas también tienen que ser de multimillonarios

¿Qué han hecho con mi país, Tío? (2004)«Siempre me ha parecido interesante que, supuestamente, la matanza del 11 de Septiembre fuera obra de un multimillonario. Siempre decimos que lo hizo un “terrorista” o un “fundamentalista islámico” o un “árabe”, pero nunca definimos a Ossama bin Laden con su título justo: multimillonario. ¿Por qué nunca hemos leído un titular que diga: “Multimillonario mata a 3.000 personas”? Sería un titular correcto, ¿o no? Nada de esto es falso: Ossama bin Laden tiene un patrimonio que asciende por lo menos a 30 millones de dólares, es multimillonario. Así pues, ¿por qué no vemos a esta persona como un cabrón rico que mata gente? ¿Por qué eso no se ha convertido en un motivo para trazar el perfil de posibles terroristas? En vez de hacer una redada con árabes sospechosos, ¿por qué no decimos “¡Oh Dios mío un multimillonario ha matado a tres mil personas! ¡Que hagan una redada de multimillonarios! ¡Que los metan a todos en la cárcel! ¡Sin cargos! ¡Sin juicios! ¡Que deporten a los multimillonarios!?”

Necesitamos protección de nuestros propios multimillonarios, de los terroristas corporativos, los que nos timan con las pensiones de jubilación, destruyen el medio ambiente, reducen los combustibles fósiles insustituibles en nombre de los beneficios, nos niegan el derecho universal a los servicios sanitarios, le quitan el trabajo a la gente cuando les viene en gana. ¿Cómo calificarías el aumento del 19 % en el número de personas sin techo y hambrientas de 2001 a 2002? ¿Acaso no son actos de terrorismo? ¿No cuestan vidas? ¿Acaso no forma todo parte de un plan calculado para infligir daños a los pobres y a los pobres que trabajan, de manera que unos cuantos ricos lo sean todavía más?

Tenemos que combatir a nuestros propios “terroristas” y necesitamos centrarnos en ellos por completo para que algún día vivamos en un país en el que el pueblo vuelva a elegir al presidente, un país en el que los ricos aprendan que tienen que pagar por sus actos. Un país libre, seguro, pacífico que comparta de verdad sus riquezas con los menos afortunados del mundo, un país que crea que todas las personas un trato justo y en el que el miedo sea lo único que realmente deba infundirnos temor».

¿Qué han hecho con mi país, Tío? (2004)
[Extracto del libro escrito por Michael Moore]

Enlace permanente

PensadorMichaelMoore

······Entradas relacionadas:


1 comentarios:

Piedra dijo...

Siempre ha habido y habrá una justicia de ricos y otra para pobres. La justicia si es parcial, no todos somos iguales ante ella.

A parte de esto también es cierto que los mayores asesinos del planeta son los que se nutren del dolor y el la muerte de millones para amasar sus riquezas. Pero nos han adoctrinado a aceptar este tipo de conductas y a ser dóciles mientras nos masacran.