martes, 30 de noviembre de 2010

Las redadas también tienen que ser de multimillonarios

¿Qué han hecho con mi país, Tío? (2004)«Siempre me ha parecido interesante que, supuestamente, la matanza del 11 de Septiembre fuera obra de un multimillonario. Siempre decimos que lo hizo un “terrorista” o un “fundamentalista islámico” o un “árabe”, pero nunca definimos a Ossama bin Laden con su título justo: multimillonario. ¿Por qué nunca hemos leído un titular que diga: “Multimillonario mata a 3.000 personas”? Sería un titular correcto, ¿o no? Nada de esto es falso: Ossama bin Laden tiene un patrimonio que asciende por lo menos a 30 millones de dólares, es multimillonario. Así pues, ¿por qué no vemos a esta persona como un cabrón rico que mata gente? ¿Por qué eso no se ha convertido en un motivo para trazar el perfil de posibles terroristas? En vez de hacer una redada con árabes sospechosos, ¿por qué no decimos “¡Oh Dios mío un multimillonario ha matado a tres mil personas! ¡Que hagan una redada de multimillonarios! ¡Que los metan a todos en la cárcel! ¡Sin cargos! ¡Sin juicios! ¡Que deporten a los multimillonarios!?”

Necesitamos protección de nuestros propios multimillonarios, de los terroristas corporativos, los que nos timan con las pensiones de jubilación, destruyen el medio ambiente, reducen los combustibles fósiles insustituibles en nombre de los beneficios, nos niegan el derecho universal a los servicios sanitarios, le quitan el trabajo a la gente cuando les viene en gana. ¿Cómo calificarías el aumento del 19 % en el número de personas sin techo y hambrientas de 2001 a 2002? ¿Acaso no son actos de terrorismo? ¿No cuestan vidas? ¿Acaso no forma todo parte de un plan calculado para infligir daños a los pobres y a los pobres que trabajan, de manera que unos cuantos ricos lo sean todavía más?

Tenemos que combatir a nuestros propios “terroristas” y necesitamos centrarnos en ellos por completo para que algún día vivamos en un país en el que el pueblo vuelva a elegir al presidente, un país en el que los ricos aprendan que tienen que pagar por sus actos. Un país libre, seguro, pacífico que comparta de verdad sus riquezas con los menos afortunados del mundo, un país que crea que todas las personas un trato justo y en el que el miedo sea lo único que realmente deba infundirnos temor».

¿Qué han hecho con mi país, Tío? (2004)
[Extracto del libro escrito por Michael Moore]

Enlace permanente

PensadorMichaelMoore


miércoles, 24 de noviembre de 2010

Es lamentable tener una serie fija de creencias consideradas absolutas

Isaac Asimov«Los creyentes ven en la ciencia algo lleno de incertidumbre, siempre tentativo, sujeto a revisionismo. Creen que la ciencia presenta un Universo enorme, complejo y escalofriante, regido por la causalidad y por leyes impersonales. Ven a la ciencia como algo peligroso.

Esa es, en verdad, la gloria de la ciencia: que sea algo tentativo, lleno de incertidumbre, sujeto a cambio. Lo realmente lamentable es lo opuesto, tener una serie fija de creencias consideradas absolutas, que ha sido así desde el inicio y que no puede cambiar, y donde sencillamente no se presta atención a ninguna prueba evidente. Cuando los árabes tomaron Alejandría y le preguntaron al califa Omar qué hacer con la biblioteca, Omar respondió: "Si los libros coinciden con el Corán, no son necesarios y pueden quemarlos. Si no coinciden con el Corán, son peligrosos y pueden quemarlos". Todavía hoy existen pensadores al estilo de este Omar, pensadores que creen que todo conocimiento debe ajustarse al de un libro: la Biblia, y se niegan a permitir que se conciba el menor error en él. A mi modo de ver, esta actitud es mucho más peligrosa que un sistema de creencias y conocimientos tentativo y sujeto a cambio.

¿Cree que hay algún espacio para reconciliar la visión religiosa del Universo como teatro de Dios y la visión del Universo sostenida por los científicos?

La hay si la gente es razonable. Hay muchos científicos que son honestamente religiosos. Millikan era un hombre genuinamente religioso. Morley, el del experimento de Micherson-Morley, era genuinamente religioso. Simplemente, no mezclan su religión con la ciencia. Dicho de otra forma: sin en el campo de la ciencia ocurre algo que no pueden explicar, estos hombres no se limitan a soslayarlo diciendo "Bueno, así lo quiso Dios" o "Acaba de producirse un milagro". No. Ellos saben que la ciencia es estrictamente una elaboración de la mente humana de acuerdo con las leyes de la Naturaleza, y que la religión está afuera y puede abrazar a la ciencia. Usted bien sabe que si de pronto surgieran pruebas verificables y evidentes de que Dios existe, los científicos no tendrían más opción que aceptar el hecho. Por su parte, los fundamentalistas ni siquiera admiten la posibilidad de que haya pruebas de que la Evolución es cierta. Negarán toda prueba que usted les presente, si esa prueba entra en conflicto con el Universo Divino tal como ellos lo entienden. Así que la posibilidad de arribar a un acuerdo sólo se da en una de las partes y, por lo tanto, dudo que jamás se llegue a un entendimiento.

Lo que le aterra a los fundamentalistas es algo que Dostoievski dijo una vez: "Si Dios está muerto, todo está permitido".

Esa frase supone que los seres humanos son incapaces de sentir lo que está bien y lo que está mal. ¿La única razón por la que alguien es virtuoso es que la virtud es un boleto de ida al Cielo? ¿La única razón por la que alguien no mata a golpes a sus hijos es porque no quiere ir al Infierno? Es un insulto a la especie humana el dar a entender que solamente un sistema de recompensas y castigos haga que la gente se mantenga decente. ¿No habrá que pensar más bien en que el ser humano desea ser una persona decente porque así se siente mejor? Yo no creo que vaya a ir al Cielo o al Infierno. Creo que cuando me muera no habrá más nada. Eso es lo que creo firmemente. Lo cual no quiere decir que sienta el impulso de salir a robar, cometer asaltos, violaciones y demás. Yo tengo una conciencia, y ella no depende de la religión. Y creo que así le ocurre a muchas personas».

Isaac Asimov
[Extracto de una entrevista realizada por Bill Moyers en 1988]

Enlace permanente

PensadorIsaacAsimov


lunes, 22 de noviembre de 2010

Hay vivir en los sueños propios, no en los de los demás

Demian (1919)«—Anda, cuéntame —le animé—. Desde luego, no sé nada de espíritus; pero vivo en mis sueños y tú lo has notado. El resto de la gente también vive en sueños, pero no en los propios. Ahí está la diferencia».

Demian (1919)
[Extracto del libro escrito por Hermann Hesse]

Enlace permanente

PensadorHermannHesse


jueves, 18 de noviembre de 2010

La religión no muestra lo maravilloso que es el Universo, la ciencia si

Inspirador video que hace reflexionar sobre lo maravilloso que es el Universo y sobre la única manera que hay de comprenderlo: mediante la ciencia.



La ciencia salvó mi alma
[Reflexión de philhellenes]

Enlace permanente

PensadorBertrandRussell


martes, 16 de noviembre de 2010

Sólo hay cooperación y afecto cuando se desecha la autoridad

La educación y el significado de la vida (1950)«Someterse a la autoridad tiene muchas ventajas si se piensa en términos de ganancias y motivos personales; pero una educación basada en la prosperidad y el beneficio personales sólo puede edificar una estructura social caracterizada por la competencia, el antagonismo y la crueldad. Esta es la clase de sociedad en que hemos sido educados, y son evidentes nuestra animosidad y confusión.

Se nos ha enseñado a doblegarnos ante la autoridad de un maestro, de un libro, de un partido, porque es provechoso hacerlo así. Los especialistas en todos los compartimentos de la vida, desde el sacerdote hasta el burócrata, ejercen su autoridad y nos dominan; pero ningún maestro ni ningún gobierno que usen la fuerza, podrán jamás crear el espíritu de cooperación en la vida de relación, que es esencial para el bienestar de la sociedad.

Si hemos de tener verdaderas relaciones humanas los unos con los otros, no debe haber compulsión, ni siquiera persuasión. ¿Cómo puede haber afecto y cooperación genuinos entre los que están en el poder y los que están sometidos a ese poder? Mediante la consideración desapasionada de esta cuestión de la autoridad y sus muchas implicaciones, a través de la observación de que el mismo deseo de poder es en sí destructivo, surge enseguida una comprensión espontánea de todo el proceso de la autoridad. Desde el momento en que desechamos la autoridad, estamos en consorcio con los demás, y sólo entonces es que hay cooperación y afecto».

La educación y el significado de la vida (1950)
[Extracto del libro escrito por Jiddu Krishnamurti]

Enlace permanente

PensadorJidduKrishnamurti


sábado, 13 de noviembre de 2010

El fascismo es un germen detestable

Excelente video clip de Paradoxus que hace reflexionar sobre qué es el fascismo y sobre las actitudes y comportamientos humanos que podrían catalogarse como fascistas.



Soy el fascismo
[Video clip de Paradoxus]

Enlace permanente


miércoles, 10 de noviembre de 2010

La vida simplemente es

Una breve historia de casi todo (2003)«Cuando lo consideras desde una perspectiva humana, y es evidente que nos resultaría difícil hacerlo de otro modo, la vida es una cosa extraña. Estaba deseando ponerse en marcha, pero luego, después de ponerse en marcha, pareció tener muy poca prisa por seguir.

Consideremos el liquen. Los líquenes son uno de los organismos visibles más resistentes de la Tierra, pero uno de los menos ambiciosos. Son capaces de crecer muy contentos en un soleado cementerio, prosperan sobre todo en medios donde no lo haría ningún otro organismo, en cumbres batidas por el viento y en las soledades árticas, donde hay poco más que rocas, lluvia y frío, y casi ninguna competencia. En zonas de la Antártida donde apenas crece otra cosa, puedes encontrar vastas extensiones de líquenes (400 tipos de ellos) devotamente adheridos a todas las rocas azotadas por el viento.

La gente no pudo entender durante mucho tiempo cómo lo hacían. Dado que los líquenes crecen sobre roca pelada sin disponer de alimento visible ni producir semillas, mucha gente (gente ilustrada) creía que eran piedras que se hallaban en proceso de convertirse en plantas vivas. "¡La piedra inorgánica, espontáneamente, se convierte en planta viva!" se regocijaba un observador, un tal doctor Hornschuch, en 1819.

Una inspección más detenida demostró que los líquenes eran más interesantes que mágicos. Son en realidad una asociación de hongos y algas. Los hongos excretan ácidos que disuelven la superficie de la roca, liberando minerales que las algas convierten en alimento suficiente para el mantenimiento de ambos. No es un arreglo muy emocionante, pero no cabe duda de que ha tenido mucho éxito. Hay en el mundo más de 20.000 especies de líquenes.

Los líquenes, como la mayoría de las cosas que prosperan en medios difíciles, son de crecimiento lento. A un liquen puede llevarle más de medio siglo alcanzar las dimensiones de un botón de camisa. Los que tienen el tamaño de platos, escribe David Attenborough, es "probable que tengan cientos e incluso miles de años de antigüedad". Sería difícil imaginar una existencia menos plena. "Simplemente existen, —añade Attenborough—, testimoniando el hecho conmovedor de que la vida existe, incluso a su nivel más simple, por lo que parece porque sí, por existir".

Es fácil no reparar en esta idea de que la vida simplemente es. Como humanos nos inclinamos a creer que tiene que tener un objeto. Tenemos planes, aspiraciones y deseos. Queremos sacar provecho constante de toda la existencia embriagadora de la que se nos ha dotado. Pero ¿qué es vida para un liquen? Sin embargo, su impulso de existir, de ser, es igual de fuerte que el nuestro… puede decirse que hasta más fuerte. Si se me dijese que tendría que pasar décadas siendo una costra peluda en una roca del bosque, creo que perdería el deseo de seguir. Los líquenes, en cambio, no. Ellos, como casi todos los seres vivos, soportarán cualquier penalidad aguantarán cualquier ofensa, por un instante más de existencia. La vida, en suma, sólo quiere ser. Pero —y aquí tenemos un punto interesante— no quiere, en general, ser mucho».

Una breve historia de casi todo (2003)
[Extracto del libro escrito por Bill Bryson]

Enlace permanente

PensadorBillBryson


jueves, 4 de noviembre de 2010

Para la televisión el dinero lo es todo

El mundo y sus demonios (1997)«Espero que nadie me considere excesivamente cínico si afirmo que un buen resumen de cómo funciona la programación de la televisión comercial y pública es simplemente éste: el dinero lo es todo. En horas punta, la diferencia de un solo punto en la audiencia vale millones de dólares en publicidad. Especialmente desde principios de la década de los ochenta, la televisión se ha convertido en algo motivado casi enteramente por el beneficio. Eso puede verse, por ejemplo, en el declive de los informativos y programas especiales de noticias o en las patéticas evasivas de los canales principales para burlar la orden de la Comisión Federal de Comunicaciones de mejorar el nivel de la programación infantil. (Por ejemplo, se defendieron las virtudes educativas de una serie de dibujos animados que sistemáticamente representa mal la tecnología y el estilo de vida de nuestros antepasados del pleistoceno y retrata a los dinosaurios como animales domésticos.) En el momento de escribir estas páginas, la televisión pública en Estados Unidos corre el peligro real de perder el apoyo del gobierno y el contenido de la programación privada va camino de una caída abrupta a largo plazo.

Con estas perspectivas, luchar por conseguir más ciencia real en televisión parece ingenuo y desesperado. Pero los propietarios de cadenas y productores de televisión tienen hijos y nietos cuyo futuro, como es lógico, los preocupa. Deben sentir alguna responsabilidad por el futuro de su nación. Hay pruebas de que la programación científica puede tener éxito, y de que la gente pide más. Mantengo esperanzas de que antes o después veremos presentada regularmente la ciencia real con habilidad y atractivo en las principales cadenas de televisión de todo el mundo».

El mundo y sus demonios (1997)
[Extracto del libro escrito por Carl Sagan]

Enlace permanente

PensadorCarlSagan


miércoles, 3 de noviembre de 2010

Exposición: El Invisible mundo de las Estrellas

Charlas de Divulgación Científica de Planetario 2010Ayer, 2 de Noviembre, asistí a la penúltima exposición del Ciclo de Charlas de Divulgación Científica de Planetario 2010, organizado por el Planetario USACH.

La exposición, titulada "El Invisible mundo de las Estrellas", estuvo a cargo de la connotada astrofísica chilena Mónica Rubio, Directora del Programa de Astronomía de Conicyt, con estudios en la Universidad de Chile.

A pesar que en el Calendario de Charlas Astronómicas 2010 esta exposición aparece como la última del año, anteriormente me referí a ella como "penúltima" porque en la exposición misma nos anunciaron que los primeros días de diciembre habrá otra.

Nota del autor del blogLa charla fue una clase magistral de radioastronomía, sin embargo, eché de menos la "divulgación" (Sagan me tiene "mal" acostrumbrado)

Enlace permanente