sábado, 25 de diciembre de 2010

Por qué es buena la navidad

Maravillosa reflexión cantada del comediante, actor y músico australiano Tim Minchin que cuenta por qué le gusta la navidad pese a todo lo que tiene en su contra (el consumismo que se crea en torno a ella, cómo se comercializa una religión, etc.).

Nota del autor del blogPara ti, "mi dulce niña de ojos azules"...



Vino blanco en el sol
[Reflexión cantada de Tim Minchin]

Enlace permanente
PensadorTimMinchin


Es necesario pensar diferente sobre cómo se educa a los niños

Interesante reflexión de Ken Robinson (reconocido experto en el desarrollo de la creatividad) que expone que las escuelas actuales parecen fábricas —donde los planes de estudio son estandarizados— e invita reflexionar por qué es necesario ir en dirección opuesta a esto.



Cambiando paradigmas
[Reflexión de Ken Robinson]

Enlace permanente

PensadorKenRobinson


lunes, 20 de diciembre de 2010

Cuanto más se sabe acerca de las leyes fijas de la naturaleza más increíbles resultan los milagros

Dios no existe (2009)«Reflexionando sobre la necesidad de disponer de evidencias claras como requisito para que cualquier hombre en su sano juicio creyera en los milagros sobre los que está sustentado el cristianismo y en que cuanto más sabemos acerca de las leyes fijas de la naturaleza más increíbles resultan los milagros; en que los hombres de aquellos tiempos eran ignorantes y crédulos en unos niveles que hoy en día nos resultan incomprensibles; en que es imposible demostrar que los Evangelios fueran escritos al mismo tiempo que los acontecimientos que describen; en que difieren en muchos detalles importantes, demasiado importantes a mi entender, como para que dichos detalles sean admitidos como las imprecisiones habituales de los testigos presenciales; a través de reflexiones de este estilo, que enumero no por ser de novedad o tener algún valor, sino porque a mí me influyeron, llegué gradualmente a descreer del cristianismo como revelación divina. Y tuve también en cuenta el hecho de que muchas religiones falsas se hayan extendido como un fuego incontrolado sobre grandes regiones de la Tierra. (Autobiografía de Darwin, de Charles Darwin)»

Dios no existe (2009)
[Extracto del libro escrito por Christopher Hitchens]

Enlace permanente

PensadorChristopherHitchens


domingo, 19 de diciembre de 2010

Para las personas que basan sus creencias en la fe los argumentos son inútiles

Lo mejor de Bertrand Russell (2002)«Si piensa usted que sus creencias se basan en la razón, habrá de sostenerlas con el razonamiento y no con la persecución, y las abandonará si los argumentos se le vuelven en contra. Si sus creencias se basan en la fe, advertirá usted que los argumentos son inútiles, y en consecuencia recurrirá a la fuerza, ya sea en forma de persecución, ya sea impidiendo el desarrollo de la mente juvenil, y distorsionándola en eso que se ha dado en llamar "educación". Esto último es especialmente miserable, pues se aprovecha de la indefensión de mentes inmaduras. Desgraciadamente, se practica en mayor o menor grado en las escuelas de todos los países civilizados. (Sociedad humana. Etica y política)»

Lo mejor de Bertrand Russell (2002)
[Extracto del libro escrito por Bertrand Russell]

Enlace permanente

PensadorBertrandRussell


martes, 7 de diciembre de 2010

La responsabilidad común no debe reducirse solamente a un gesto caricativo

La sociedad sitiada (2004)«En la mayoría de los casos, el sufrimiento “como se ve en TV” se expresa por medio de las imágenes de los escuálidos cuerpos de los hambrientos y de los rostros transidos de dolor de los enfermos. El hambre pide a gritos el suministro de comida; la enfermedad exige medicamentos y atención médica. Ambas cosas llegan rápidamente: camiones cargados del exceso de alimentos que, para mantener altos los precios y las ganancias de los accionistas, se apilan en los depósitos de los países pudientes; y los obstinados, nobles y devotos voluntarios de Médicos sin Fronteras que traen medicamentos sobrantes que, por las mismas razones llenan los depósitos de las multinacionales farmacéuticas. No se muestra ni se dice nada de las causas del hambre y de la enfermedad crónica. Nada se dice de la constante destrucción de modos de vida por el comercio sans frontières, del quiebre de las redes de seguridad sociales bajo la presión de las finanzas sans frontières, o de la ruina de suelos y comunidades enteras causada por los monocultivos promocionados por los vendedores de semillas transgénicas en estrecha cooperación con los misioneros de la racionalidad económica del Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional. Más bien, se sugiere de manera convincente y enérgica que lo que se ha visto por TV es una calamidad que se cierne sobre tribus lejanas, exóticas y “muy distintas de nosotros”, que por sus propias faltas han caído en la indignidad. Y que, gracias a Dios (o a nuestra prudencia), alguna gente afortunada y de espíritu noble como nosotros, afortunada por ser tan sensible e industriosa, está dispuesta a salvar a los desgraciados de las terribles consecuencias de su mala fortuna y de su conducta irreflexiva, motivada por la ignorancia o la desidia. Cuando llega el día de Band Aid o de Comic Relief, las celebridades que intentan atraer nuestra atención, rodeadas de los experimentados animadores que están ahí para mantenernos atentos y de las computadoras destinadas a que nos sintamos orgullosos de estar prestando atención al programa, sostienen el espectáculo de nuestra generosidad y se emocionan hasta las lágrimas por nosotros mientras nos mantienen informados del vertiginoso progreso de nuestra caridad. Como por arte de magia, nos vemos transportados de entre las sombras del escondrijo en el que nos refugiábamos como cómplices de los malhechores a la algarabía del desfile de los magnánimos y desinteresados chevaliers sans reproche. Nuestra responsabilidad común por las desgracias humanas que se nos invita a reparar no se insinúa en ningún momento, y no echa a perder el festival de nuestra mutua absolución. Se remuerde la conciencia y se la aplaca, simultáneamente, en un solo gesto caritativo».

La sociedad sitiada (2004)
[Extracto del libro escrito por Zygmunt Bauman]

Enlace permanente

PensadorZygmuntBauman


El calentamiento global es causado por los humanos y estos pueden revertirlo

David MorrisonEl calentamiento global es causado por los humanos, y los humanos podemos revertirlo si tomamos las acciones necesarias. Existe mucha incertidumbre acerca del ritmo futuro del calentamiento, lo cual es un problema científico complejo. Pero esta incertidumbre sobre el futuro no rebaja nuestro entendimiento básico sobre la física del calentamiento global. No existen disputas entre los científicos climáticos sobre la realidad del calentamiento global y sobre el hecho de que principalmente viene causado por la quema acelerada de combustibles fósiles. Los científicos no podemos predecir la velocidad a la que se calentará el planeta, pero sabemos lo bastante como para identificar lo que está pasando. Los ecosistemas están variando a medida que las especies luchan por ajustarse a las cambiantes condiciones. Parece que presenciamos un incremento en los incendios forestales y en la intensidad de las grandes tormentas, ambos efectos habían sido predichos en un escenario de planeta en pleno calentamiento. Los cambios más obvios se observan en el hielo que se derrite en las regiones polares, especialmente en el Océano Glaciar Ártico. La amenaza más inmediata para nuestra civilización vendrá de la elevación de los niveles del mar. Incluso si reducimos las emisiones de dióxido de carbono, podríamos ver una elevación de los niveles del mar de varios metros a finales de este siglo. Esto podría implicar la inundación de grandes puertos y ciudades costeras, y también la pérdida de las fértiles tierras de cultivo de los deltas de los ríos, así como la destrucción de varias naciones isla. Todos necesitamos decidir si estamos dispuestos a aceptar semejantes cambios, o si los combatiremos reduciendo de forma drástica las emisiones de gases invernadero.

Material descubierto enAmazings.es

David Morrison
[Respuesta publicada en la sección del sitio web NAI "Pregúntale a un astrobiólogo"]

Enlace permanente
PensadorDavidMorrison