jueves, 1 de diciembre de 2011

El sistema económico neoliberal imperante emana de los cerebros arcaicos

Travesía a Vulcano (2011)«¿Por qué los grandes empresarios aportan gustosos a la Teletón y se “engrifan” cuando les pretenden subir los impuestos?

Porque en el primer caso (sin considerar la retribución previamente ganada por la publicidad televisiva) la solicitud no es hostil. Se hacen todos los actos rituales de genuflexión y respeto a la jerarquía del macho alfa empresario. Además, es una solicitud que no detona emociones negativas: el empresario actúa desde su posición neocortiana y entiende de buena fe, debo decirlo, el valor de la solidaridad.

Por el contrario, la declaración de que se subirán los impuestos, es un acto ritualista y agresivo que en el fondo corresponde a una disputa por territorio en el sentido de bienes, entre un macho alfa público (Ministro de Hacienda) y los machos alfa empresarios. Mayores impuestos es usurpar territorio-vida-financiero, y por ende los empresarios reaccionan agresivamente. Da lo mismo si la finalidad es para paliar el déficit en nutrición de los niños o mejorar la vivienda de los más pobres. Lo que aquí está en juego es la vida propia, y los cerebros reptiles no tienen mucha afinidad con las preocupaciones sociales.
[...]
¿Por qué políticos de derecha y centro atacan la obra del parque Pumalín de Tompkins?

Porque no se entiende que un reptil o mamífero tenga un territorio de caza en exclusivo y no lo aproveche. Hay una suerte de desconfianza, inquietud y sobre todo, la idea de un extranjero expansionista que nos quita “nuestro territorio vital”. Luego hay una mezcla de temor, suspicacia, estimulo contra la vida como territorio, etc.

Es curioso un hecho. Si Tompkins hubiese desarrollado una faena productiva: “Forestal Pumalín”, nadie se habría molestado. El hacer algo distinto es lo que genera la reacción de hostilidad, el miedo a lo diferente. Muy típico de la uniformidad reptiliana o de seres que se desarrollan en manadas
(N.A.)

Luchar por el bienestar de todos los ciudadanos; por lograr, al menos, un nivel de vida mínimo aceptable que dé la plataforma económica para que cualquiera pueda surgir y realizarse según sus particulares aptitudes; que todos tengan acceso a la salud y la educación de calidad; que la vivienda digna sea un derecho así como el trabajo, etc., son todas iniciativas que chocan con nuestros impulsos arcaicos.

Para los reptiles y los mamíferos lo que existe y es válido es la competencia, la jerarquía, la imposición abusiva de los que tienen poder, la agresión; la indiferencia por el otro, si soy reptil; indiferencia por el otro que no es de mi clan, si soy mamífero; disputa feroz por los bienes; cazar y ser cazado, etc.

En el fondo, el sistema económico neoliberal, imperante en el mundo de hoy, se basa en estos principios que emanan de los cerebros arcaicos.

Lamentablemente, los que en el pasado lucharon por un cambio en el sistema, respetando de verdad la escala de valores neocortiana, no lo hicieron mejor, porque cometieron errores garrafales y sobre todo, se olvidaron de algo fundamental:

Los líderes revolucionarios no son vulcanos.

Son tan mamíferos y reptilianos como los opresores capitalistas».

Travesía a Vulcano (2011)
[Extracto del libro escrito por Nolberto Salinas]

Enlace permanente

PensadorNolbertoSalinas

······Entradas relacionadas:


1 comentarios:

Angol Mamalcahuello dijo...

Quiero este libro!!!
Bien buena la entrada Bayo.
Hoy apagaré la TV todo el día para no mamarme el show de la caridad.
Saludos y muerte a la caridad!!!
Larga vida a la solidaridad!!!