jueves, 5 de abril de 2012

A los ricos no les gusta tolerar mucho

«Ángel dice que a los ricos no les gusta tolerar mucho. El dinero te da permiso para alejarte de todo lo que no es bonito y perfecto. Y ya no soportas nada que no sea maravilloso. Te pasas la vida alejándote, esquivando, huyendo.

Esa búsqueda de lo bonito. Es una trampa. Un cliché. Las flores y las luces de Navidad son lo que estamos programados para amar. La gente joven y encantadora. Esas mujeres hispanas de la televisión que tienen las tetas grandes y una cintura estrecha como si se la hubieran retorcido tres veces. Las esposas decorativas que almuerzan en el hotel Waytansea.

Las pintadas de las paredes dicen: "... vosotros, con vuestras ex esposas e hijastros, con vuestros matrimonios fallidos y vuestras familias con hijos de distintas parejas, habéis arruinado vuestro mundo y ahora queréis arruinar el mío..."

El problema, dice Ángel, es que se nos están acabando los sitios para escondernos. Por eso Will Rogers le decía a la gente que comprara terrenos: porque ya no se fabrican. Por eso este verano todos los ricos han descubierto la isla de Waytansea.

Antes fue Sun Valley, Idaho. Luego fueron Sedona, Nuevo México. Aspen, Colorado. Cayo Hueso, Florida. Lahaina, Maui. Todos esos lugares quedaron atiborrados de turistas y los nativos fueron relegados al papel de camareros. Ahora es la isla de Waytansea, la escapada perfecta. Para todo el mundo salvo para la gente que ya vivía allí.

Las pintadas dicen: "... vosotros con vuestros coches veloces atrapados en atascos, vuestra comida deliciosa que os pone gordos, vuestras casas tan grandes que siempre os sentís solos..."»

Diario. Una novela (2003)
[Extracto del libro escrito por Chuck Palahniuk]

Enlace permanente
PensadorChuckPalahniuk

······Entradas relacionadas:


4 comentarios:

Don_Mingo dijo...

Muy interesante, pensar en la belleza en términos de evasión es aslgo a lo que ya no sólo aspiran los ricos... y es algo bastante trágico

Piedra dijo...

Más que ricos, habría que hablar de estúpidos, con dinero, eso si. Pero cualquier imbécil con suficiente solvencia, encaja en el cliché.
Por desgracia este es el modelo al que muchos aspiran y dedican su existencia en conseguir, aun sabiendo que muy pocos lograrán alcanzarlo y que de ellos ninguno será más feliz, que el más infeliz de todos estos seres superficiales deshumanizados.

Waltherhoffman dijo...

"Como el surfero que siempre busca la gran ola; ninguna es perfecta y siempre ansía la siguiente y la siguiente. Solo se siente bien en el agua, en la acción de coger una y otra ola, sintiéndose muy incómodo en la arena, de la que huye porque está atestada de plebe".

Vicent dijo...

Sí, la verdad es esa, ricos que invaden más y más pueblos que permanecían en su miseria feliz y que a partir del hecho toman el cariz de pueblos "enriquecidos" por la estulticia.

Vicent