jueves, 6 de septiembre de 2012

No hay dios más enemigo de la dignidad y libertad humana que el de las religiones judeocristianas

«La Biblia, que es un libro muy interesante y a veces muy profundo cuando se lo considera como una de las más antiguas manifestaciones de la sabiduría y de la fantasía humanas que han llegado hasta nosotros, expresa esta verdad de una manera muy ingenua en su mito del pecado original. Jehová, que de todos los buenos dioses que han sido adorados por los hombres es ciertamente el más envidioso, el más vanidoso, el más feroz, el más injusto, el más sanguinario, el más déspota y el más enemigo de la dignidad y de la libertad humanas, que creó a Adán y a Eva por no sé qué capricho (sin duda para engañar su hastío, que debía de ser terrible en su eternamente egoísta soledad, o para procurarse nuevos esclavos), había puesto generosamente a su disposición toda la Tierra, con todos sus frutos y todos los animales, y no había puesto a ese goce completo más que un límite. Les había prohibido expresamente que tocaran los frutos del árbol de la ciencia. Quería que el hombre, privado de toda conciencia de sí mismo, permaneciese un eterno animal, siempre de cuatro patas ante el dios eterno, su creador y su amo. Pero he aquí que llega Satanás, el eterno rebelde, el primer librepensador y el emancipador de los mundos. Avergüenza al hombre de su ignorancia y de su obediencia animales; lo emancipa e imprime sobre su frente el sello de la libertad y de la humanidad, impulsándolo a desobedecer y a comer del fruto de la ciencia».

Dios y el Estado (1882)
[Extracto del libro escrito por Mijaíl Bakunin]

Enlace permanente
PensadorMijaílBakunin

······Entradas relacionadas:


3 comentarios:

Artemio Estrella dijo...

El pecado de Adán y Eva no fue haber consumido el fruto.

No creer en Dios fue la falta y tratar de no hacerse responsables por sus acciones.

El plan del Dios judeocristiano, es que el hombre se haga responsable de sus acciones. El plan de la serpiente, era generar desconfianza del hombre hacía Dios.

Esto que escribo lo hago desde un punto de vista ateo, que trata de entender a la Biblia como un libro que contiene algo de sabiduría.

El engaño no está en la Biblia, el engaño viene a partir de las religiones que trangiversan las escrituras.

¿A qué religión le conviene que la gente común se libere?

Las religiones están más dispuestas enseñar a un Dios enemigo del conocimiento. Cuando lo único que hay que entender de los primeros capítulos del Génesis, es que Dios dice "quiero que tengas conocimiento, pero te va a costar"

Escribí una reflexión corta en mi blog, espero se den una vuelta:

http://www.artemusstella.com/2012/08/14/el-arbol-del-conocimiento-del-bien-y-del-mal/

¡Saludos!

Vicent dijo...

Siempre pasa que el discurso del amo se une al religioso, que no al de la espiritualidad, que puede haber y de hecho la hay como esencia natural del Hombre, y forma un nuevo amo, el amo religioso, lo que pasó es que tras pulsos del discurso histérico contra ese discurso del amo y del amo religioso en occidente llegó el discurso capitalista, que ahora se ha aliado o se intenta aliar en las últimas fases de su existencia con otro discurso religioso, el universitario, la única diferencia es que se impone lo que "creemos" evidente, pero hay que ver que no todo el mundo lo ve tan evidente, el método científico, y en esta alianza ha surgido el siglo XXI y finales del XX, ahora esperemos que cuando caiga el discurso capitalista no volvamos otra vez al antiguo discurso del amo con el de la religión.
Y es que cuando la espiritualidad dicta normas o caminos evidentes para todos es cuando hace religión, ya sean basados en una fe en los sentidos, el caso del método científico o la fe en el corazón, el caso del discurso religioso. La verdad es que hay camino para conjugar pero normalmente todos o casi todos ya están trillados, excepto la burbuja de alimentos en el ámbito financiero o la burbuja de la construcción también en el ámbito financiero, y es que el discurso capitalista ya delira, pero nos proporcionaba democracia, el poder de la palabra, y pobreza, mucha pobreza, pero ahora ¿qué nos viene? si el hombre necesita un malentendido para encontrar el amor o la comunicación, y una crisis o guerra para encontrar la paz. Yo no lo sé, pero mi horizonte es muy negro. Espero que al menos podamos seguir hablando, escribiendo y espiritualizándonos individualmente cada uno, si no otra vuelta de tuerca y otra guerra y vuelta a empezar.
En resumen: Sí al discurso del amo, sí al discurso capitalista en el que todos estamos en algún momento como en los otros cuatro y que es una perversión del del amo, sí al discurso histérico, sí al discurso universitario o de la ciencia, y sí al discurso del analista o del que intenta des del reconocimiento explicar la realidad para que otros desde el discurso histérico la cambién. Sí a todo el mundo, sí a la concepción oriental por la cual todos somos necesarios en el mundo y eliminar una raza, un credo, una utopía o una idea obsesiva es castrar el engranaje del universo.
Todo es necesario, pero hemos de encontrar el equilibrio, busquémos, pues el equilibrio.

Un abrazo

Vicent

omar polanco dijo...

Artemio, entonces no fue la desobediencia lo que motivó la ira del dios en el Génesis de la biblia?

Es el acto de desobediencia un acto de no creencia a quien ordena?