martes, 11 de diciembre de 2012

La filantropía de las grandes empresas es un intento por humanizar el capitalismo

«Más allá de este caso específico, el cuestionamiento de este sistema de deducción de impuestos, limpieza de reputación y autopromoción velada común a la filantropía corporativa es algo que habría que poner sobre la mesa. El filósofo esloveno Slavoj Zizek ha hablado largamente sobre esto. Zizek ve en la filantropía de las grandes empresas un intento por humanizar el capitalismo y por mantener el statu quo, que es justamente lo que de entrada hace necesario que se hagan estas donaciones. Es decir, en el fondo Televisa o Nike o BP, son la causa de la desiguladad y la pobreza —que motivan estas asistencias sociales— y por lo tanto la solución que proponen es solo una solución en apariencia, porque de proponer una verdadera solución irían en contra de ellos mismos. Para que Televisa (o Coca-Cola o Goldman Sachs, etc.) pueda seguir incrementando sus ganancias y detentando el poder que le otorga un privilegio para hacer negocios, necesita que “los jodidos” (citando a Azcárraga) sigan jodidos y, aunque parezca contradictorio, el Teletón y este sistema de filantropía capitalista contribuye a que esto permanezca así».

El Teletón de Televisa: chantaje emocional, manipulación mediática y deducción de impuestos
[Extracto del artículo del portal de noticias alternativas PijamaSurf]

Enlace permanente

······Entradas relacionadas:


2 comentarios:

Vicent dijo...

Totalmente de acuerdo con Zizek i con usted, conviene no dar la posibilidad de que el pescador pesque sino darle algún que otro pescado, así lo tenemos en la nómina de nuestros esclavos o nuestros pobres, i esto es sencillamente nada más que el márketing de estas empresas a las que les conviene que todo siga igual, que no haya una democratización del consumo o un racionalización o espiritualización de la vida humana, porque el señor Sachs no podría haber ganado su dinero a costa de la muerte de tantos africanos, necesitamos hacer el mal como en usando el antiguo pecado original sin saber o sabiendo que nuestro bien representa el mal ajeno.

Me ha gustado su artículo. Y ya le anticipo unas felices Navidades desde España.

Vicent

AKELARRE dijo...

A los ricos les salen sarpullidos por pagar impuestos, por eso prefieren hacerlo via obras de caridad, les alivia el sarpullido y les lava la conciencia; y sobre todo, les sale mucho más barato, ellos eligen la cantidad y a quien hacer de benefactor, quedando incluso este colectivo o sujeto en deuda, aunque sea moralmente. Pandilla de fariseos... :-(