lunes, 28 de enero de 2013

Es mejor conocer la realidad tal cual es

Simpático cortometraje que hace a reflexionar sobre lo fundamental que es para las personas conocer y reconocer la realidad tal cual es y no la que más les acomoda.

Nota del autor del blogPara entender mejor a qué me refiero con el título y la descripción de esta entrada, lean primero la que publiqué el 9 de diciembre de 2008: "No hay nada más supremo que la verdad". (Cuando subí esta entrada no había puesto esta nota, sin embargo, el comentario de Vicent —el primero— me motivó a escribirla.)


El Vendedor de Humo from PrimerFrame on Vimeo.


El vendedor de humo (2012)
[Cortometraje producido por PrimerFrame]

Enlace permanente

······Entradas relacionadas:


5 comentarios:

Vicent dijo...

Yo lamento no estar de acuerdo con usted esta vez, pues para mí la realidad la hacemos cada uno para el otro y para nosotros mismos en una contradicción paradójica, en definitiva que la verdad no es lo importante del discurso, de hecho cada uno tiene la suya, sino que lo importante es la intención, la verdad es la intención.
Ahora es una apreciación personal, tan válida como la del comunista, capitalista, socialista, fascista, humanista, homosexual, nacionalista, feminista, como de los otros con diferentes realidades o verdades, y con las que se me ha confundido y en más de una ocasión.
Pero es solo mi verdad, la suya será no lo dudo, otra, y así ha de ser, lógicamente, ese es el verdadero espíritu de la libertad.

Un abrazo tolerante desde España

Vicent

Vicent dijo...

Pero el lazo social hay, de todas formas que hacerlo de una u otra manera, y yo dentro de esta realidad encuentro un lugar para él, siempre.
Aunque siempre y a cada ocasión hay quien me diga que me he salvado por los pelos, de la soledad, de la catástrofe, de la derrota, etc.

Vicent dijo...

Gracias "Ser pensador" por su comentario y por tenerme en cuenta, lo que yo quise decir es que ha de haber de todo, y que el mundo, el universo, para mí y sólo para mí, y admito que otros vean sólo su realidad o la de su yo, que no es nuestro, sino que se construye con libros, padres, amigos, hermanos, etc. Pues que el mundo, el universo, la digámosle realidad, más que verdad es dar un lugar a la de los que no la miran con el discurso x, ni el y, ni el z, sino que incluso los locos tienen una realidad, usted quizá no le dé crédito, pero lo único que a esa realidad le falta es eso, crédito, pues para ellos es su realidad, la realidad.
Mire, no quisiera convencerle ni con-ganarle, no es mi intención llevar la responsabilidad de cambiar a nadie, pero mi deseo me incita a explicarme, usted ve un lápiz, el que tiene en la mesilla de trabajo, si lo divide por la mitad infinitamente puede estar dividiéndolo, usted dirá que habrá un punto donde es imposible, yo le conmino a que haga una lupa cada vez más grande con el agua inmensa de los océanos y que luego, y no me estoy riendo sino hablando en serio, luego con el agua del Cosmos, pues ese bolígrafo o lápiz es finito en lo macro, e infinito en lo micro, con lo cual su realidad es una contradicción, luego está la paradoja de que hay un "resto" del lenguaje que no podemos explicar, la de Zenón, con ello la realidad que yo saco de este experimento u observación o si quiere llamarlo experimento metafísico, también lo admito, de hecho yo existo como poeta, la realidad que yo saco es una contradicción paradójica, y así con todo lo que usted quiera llegar a imaginar o a pensar, Platón ya dijo que todo lo que podamos imaginar existe en aquel mundo de las ideas, pero ese ya es otro tema.
En fin, que sin ánimo de convencer ni con-ganar hemos hablado, y eso ya es un logro del ser humano, la comunicación y el amor.

Un abrazo a toda Chile

Vicent

Vicent dijo...

Y finalmente en esa contradicción entre los hombres fríos (que están la mayor parte del tiempo en el discurso capitalista y del amo) y los hombres calientes y cómo resuelvan sus diferencias en un materialismo dialéctico, en una identificación contra el padre, el hombre frío o en crisis periódicas o en el milagro, pero siempre en el vaivén de fuerzas residirá nuestro equilibrio, un equilibrio siempre inestable y en el que entramos todos, el milagro es la parte de paradoja del enunciado primero.

Saludos desde España

Vicent

Angol Mamalcahuello dijo...

MUY BUENO EL VENDEDOR DE ILUSIONES.