lunes, 25 de noviembre de 2013

Las religiones retrasan el progreso de la ciencia

«Didier:: Porque esos desgraciados han estado atrasando todo por años.

¿Pero con qué derecho lo hacen?

Se hacen llamar pro-vida.

La tecnología para asesinar gente no tiene límites, pero la tecnología para curarlas, es una historia diferente. Porque los embriones crecerán fuera del matrimonio. Embriones del tamaño de la cabeza de un alfiler. ¡Bastardos hipócritas!

¿Pro-vida? ¡Mis bolas, hijo de puta!

¡Montón de fundamentalistas extremos!

¡Métanse su cruz en el culo!

Junto con su cerebro. ¡Por el amor de Dios!

Elise: Didier...

No.

Didier: Maldita sea, Elise.

El mundo entero está obsesionado con la religión. ¡El mundo entero se ha vuelto loco! Y tú también».

Conversación entre Didie y Elise —los protagonistas de la película—, mientras en la televisión se señalaba que el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, había ejercido su derecho a veto para rechazar una ley aprobada por el senado que ampliaba los fondos públicos para la investigación con células madre embrionarias (hecho ocurrido en julio de 2006).

Alabama Monroe (The Broken Circle Breakdown) (2012)
[Extracto de la película]

Enlace permanente